‘‘

Mu­chas ve­ces he es­ta­do a pun­to de dar un por­ta­zo y lar­gar­me como mi pro­ta­go­nis­ta. Pe­ro sé que lue­go vol­ve­ría muer­ta de ver­güen­za”

AR - - TESTIMONIO -

Di­fe­ren­te. La pro­ta­go­nis­ta del li­bro ha­bla de los via­jes con ami­gas, por ejem­plo. An­tes dor­mía­mos las ocho jun­tas en li­te­ras y aho­ra, si pue­des, in­ten­tas dor­mir so­la. Aho­ra tus ma­nías son di­fe­ren­tes, y la con­vi­ven­cia es más di­fí­cil.

¿Y en pa­re­ja?

Cuan­do al­guien me di­ce que se quie­re se­pa­rar, siem­pre le pre­gun­to: “¿Le quie­res o no le quie­res?”. Si le quie­res des­pués de 23, 25 o 30 años, creo que hay que acep­tar que el amor de aho­ra no tie­ne na­da que ver con el del prin­ci­pio. Es di­fe­ren­te, pe­ro no me­nos va­lio­so y me­re­ce la pe­na ali­men­tar­lo.

La pro­ta­go­nis­ta se de­ba­te en­tre de­cir adiós a to­do y que­dar­se. ¿Te ha su­ce­di­do al­go pa­re­ci­do?

Sí, mu­chas ve­ces he es­ta­do a pun­to de dar un por­ta­zo e ir­me a un ho­tel como se va ella. Se me ocu­rrió lo Mar­ta Ba­rro­so, au­to­ra de A la ma­du­ra Dios no la ayu­da. del ho­tel por­que me ha ten­ta­do ha­cer­lo, pe­ro sé que vol­ve­ría muer­ta de ver­güen­za. Mu­chas ve­ces me he en­fa­da­do y he co­gi­do el co­che sin rum­bo, y tras mu­chos ki­ló­me­tros he vuel­to a ca­sa aver­gon­za­da.

¿Te has sen­ti­do apri­sio­na­da en una vi­da tan or­ga­ni­za­da?

Una vez Min­go­te me di­jo: “La li­ber­tad es pen­sar que el otro pue­de te­ner tam­bién razón”. Y me en­can­ta esa fra­se. Es muy sa­bia.

¿Qué es pa­ra ti la ma­du­rez?

Creo que ser in­ma­du­ro sig­ni­fi­ca pro­fun­di­zar un po­co en los sen­ti­mien­tos. No avan­zar en el amor o en la amistad, por ejem­plo.

¿Al­go bueno que has des­cu­bier­to a los 50?

Te im­por­ta mu­cho me­nos la so­le­dad. Me en­can­ta leer, ver pe­lí­cu­las, es­cri­bir... mu­chas co­sas que pue­do ha­cer so­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.