Una vi­da de pe­lí­cu­la

AR - - TENDENCIA -

En el año 2000, el ac­tor Ed Ha­rris pro­ta­go­ni­zó y di­ri­gió Po­llock, un bio­pic so­bre la vi­da del pin­tor na­ci­do en Cody (Wyo­ming). Es­te fan­tás­ti­co fil­me nos acer­ca mu­cho más a la fi­gu­ra del con­tro­ver­ti­do ar­tis­ta, pues ve­mos no so­lo su fa­ce­ta de crea­dor, sino tam­bién la de ma­ri­do, ami­go y hom­bre ator­men­ta­do

lle­ga a Es­pa­ña.

Jack, The Drip­per

por su ar­te y sus du­das exis­ten­cia­les. El guión se ba­sa en la bio­gra­fía Jack­son Po­llock: An Ame­ri­can Sa­ga, de Ste­ven Nai­feh y Gre­gory Whi­te Smith, que el pa­dre de Ed Ha­rris le re­ga­ló cuan­do era ni­ño. Pa­ra su mag­ní­fi­ca in­ter­pre­ta­ción, el ac­tor creó un es­tu­dio pa­ra ‘apren­der’ a pin­tar como su al­ter ego en la fic­ción.

3 pro­pues­tas pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra ve­rano. No son los úni­cos, pe­ro la lis­ta es tan lar­ga que re­sul­ta­ría te­dio­sa, así que da­re­mos un par de pin­ce­la­das más pa­ra mos­trar que no es la ro­pa la úni­ca que se usa como lien­zo. Tam­bién to­da una am­plia ga­ma de com­ple­men­tos en­tre los que des­ta­can el bol­so de Za­dig & Vol­tai­re, los icó­ni­cos que Lou­bou­tin le de­di­có al ar­tis­ta en la pri­ma­ve­ra de 2012 y las ‘tu­nea­das’ Con­ver­se que, jun­to a muy di­fe­ren­tes ob­je­tos, pue­den en­con­trar­se has­ta el 10 de abril en la Po­llock­ma­nia Sto­re de la ga­le­ría Kunst­ha­lle de Ber­lín, con mo­ti­vo de

la ex­po­si­ción que es­te mes Tras fir­mar un con­tra­to con la mul­ti­mi­llo­na­ria me­ce­nas y co­lec­cio­nis­ta de ar­te Peggy Gug­gen­heim en 1943, Po­llock

1 1. Po­llock y su esposa Lee Kras­ner,

4 creó pa­ra es­ta la que es­tá con­si­de­ra­da como su pri­me­ra obra de ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to, Ya con di­ne­ro en el bol­si­llo, el pin­tor pu­do tras­la­dar­se jun­to con su esposa, la tam­bién pin­to­ra Lee Kras­ner, a una ca­sa con gra­ne­ro en el East Ham­pton (Nue­va York). Fue en aquel enor­me gra­ne­ro don­de vie­ron la luz sus me­jo­res obras, todos esos lien­zos cu­bier­tos de ‘sal­pi­ca­du­ras’ que po­nía en el sue­lo pa­ra pin­tar­los: “Así me sien­to más cer­ca, for­mo más par­te de la pin­tu­ra, ya que de es­ta ma­ne­ra pue­do ca­mi­nar al­re­de­dor de ella, tra­ba­jar des­de cua­tro la­dos y es­tar li­te­ral­men­te en la obra”, ex­pli­ca­ba el ar­tis­ta.

En es­ta nue­va fa­ce­ta desa­rro­lló la fa­mo­sa téc­ni­ca del Con ella, él se con­ver­tía en el pin­cel que pa­re­cía bai­lar so­bre la su­per­fi­cie de­jan­do go­tear pin­tu­ra des­de los bo­tes agu­je­rea­dos o a tra­vés de pa­los y je­rin­gas: “Con­ti­núo ale­ján­do­me de las he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les de los pin­to­res, como los ca­ba­lle­tes, las pa­le­tas y pin­ce­les,

Sunny Po­llock, sti­let­tos Vul­cano

Mu­ral. Energy Ma­de Vi­si­ble,

Jack­son Po­llock’s

drip­ping.

Mu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.