¿Por qué to­das ha­blan de él?

Com­ba­te las arru­gas y la des­hi­dra­ta­ción, y lu­cha con­tra la fla­ci­dez o el tono apa­ga­do, en­tre otros fac­to­res, como ex­pli­ca Mer­ce­des Abar­que­ro, Res­pon­sa­ble Cien­tí­fi­ca de La­bo­ra­to­rios Vichy.

AR - - BELLEZA -

Qué ten­drá el áci­do hia­lu­ró­ni­co que no hay fór­mu­la cos­mé­ti­ca que no lo con­ten­ga, ni der­ma­tó­lo­go que no lo es­co­ja como ac­ti­vo es­tre­lla pa­ra lu­char con­tra el en­ve­je­ci­mien­to. La res­pues­ta la tie­ne Mer­ce­des Abar­que­ro, Res­pon­sa­ble Cien­tí­fi­ca de La­bo­ra­to­rios Vichy. La fir­ma aca­ba de crear una fór­mu­la pa­ra com­ba­tir diez sig­nos de la edad con el ac­ti­vo es­tre­lla, el áci­do hia­lu­ró­ni­co: “No hay otro igual a la ho­ra de res­tau­rar la piel: su to­le­ran­cia es ex­ce­len­te por­que es­tá pre­sen­te na­tu­ral­men­te en el or­ga­nis­mo, y cap­ta mil ve­ces su pe­so en agua, así que sus apli­ca­cio­nes son in­fi­ni­tas”, ex­pli­ca la ex­per­ta.

Pe­ro pri­me­ro hay que te­ner cla­ro en qué con­sis­te el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo: “Exis­ten di­fe­ren­tes acep­cio­nes, pe­ro la más acep­ta­da lo si­túa como el con­jun­to de mo­di­fi­ca­cio­nes mor­fo­ló­gi­cas, fun­cio­na­les y psi­co­ló­gi­cas que apa­re­cen como con­se­cuen­cia del pa­so del tiem­po. El or­ga­nis­mo de­ja de te­ner ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a los cam­bios in­ter­nos y ex­ter­nos”, ex­pli­ca la cien­tí­fi­ca. Es de­cir, se pro­du­cen múl­ti­ples cam­bios en las di­fe­ren­tes es­truc­tu­ras de la piel, y es­ta em­pie­za a pe­dir a gri­tos una ru­ti­na cos­mé­ti­ca con ac­ti­vos ca­pa­ces de com­ba­tir­los.

¿La no­ve­dad? En pa­la­bras de Abar­que­ro, es “la com­bi­na­ción de áci­do hia­lu­ró­ni­co frag­men­ta­do, que pe­ne­tra a más pro­fun­di­dad (tres ve­ces más) que el de al­to pe­so mo­le­cu­lar por­que su ta­ma­ño es mu­cho más pe­que­ño, y de Rham­no­se, una mo­lé­cu­la que pro­vie­ne del abe­dul y que po­see pro­pie­da­des an­ti­en­ve­je­ci­mien­to. Y es­to es lo que la com­bi­na­ción pro­di­gio­sa pue­de ha­cer por nues­tra piel pa­ra que en­ve­jez­ca­mos, sí, pe­ro bien y sin pri­sa”.

A me­di­da que pasan los años, la piel pierde agua. Es­te es el pun­to de par­ti­da, se­gún nue­vas teo­rías, del en­ve­je­ci­mien­to, y tie­ne bue­na cul­pa de que apa­rez­can las arru­gas, uno de sus sig­nos: “Pe­ro hay otras evi­den­cias de que la piel es­tá per­dien­do ju­ven­tud. Y hay que com­ba­tir­las en su con­jun­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.