PÉR­DI­DA DE FIR­ME­ZA

AR - - BELLEZA -

Cuan­do pa­sa el tiem­po dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de co­lá­geno, elas­ti­na y áci­do hia­lu­ró­ni­co. En­ton­ces apa­re­ce la fla­ci­dez, por­que los te­ji­dos se des­cuel­gan. El hia­lu­ró­ni­co que apor­ta­mos des­de fue­ra com­pen­sa la fal­ta na­tu­ral y lu­cha con­tra ello y con­tra la pér­di­da de tur­gen­cia. Un ros­tro tur­gen­te es­tá re­lleno, ju­go­so y en su si­tio. Así es has­ta los 25 años, pe­ro a par­tir de ese mo­men­to co­mien­za el en­ve­je­ci­mien­to y los te­ji­dos ‘se va­cían’. Por tan­to, tam­bién se pierde tono. Y si la epi­der­mis o ca­pa ex­te­rior de la piel cae, lo mis­mo pa­sa a un ni­vel pro­fun­do, en la mus­cu­la­tu­ra. Hay que apli­car cre­mas y sue­ros con mo­vi­mien­tos sua­ves des­de el cen­tro del ros­tro ha­cia fue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.