Co­me bien pa­ra dor­mir me­jor

La ca­li­dad y can­ti­dad del sue­ño de­pen­den de mu­chos fac­to­res. Al­guno, no po­drás con­tro­lar­lo. Otros, como la ali­men­ta­ción, sí.

AR - - BELLEZA -

Mien­tras dor­mi­mos, el me­ta­bo­lis­mo ba­sal des­cien­de y dis­mi­nu­yen el rit­mo car­dia­co, la ten­sión ar­te­rial o el tono mus­cu­lar, y se pro­du­ce una di­la­ta­ción de los va­sos san­guí­neos de la piel, ade­más de un au­men­to de la ac­ti­vi­dad di­ges­ti­va. De ahí la es­tre­cha re­la­ción en­tre un sue­ño re­pa­ra­dor y una co­rrec­ta ali­men­ta­ción.

El mo­ti­vo es que hay nu­trien­tes que con­tie­nen sus­tan­cias que afec­tan al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral e im­pi­den des­can­sar bien, como la ca­feí­na, que pro­vo­ca una hi­per­se­cre­ción de ju­gos gás­tri­cos. Tam­bién, las co­mi­das muy con­di­men­ta­das con es­pe­cias pi­can­tes per­ju­di­can el sue­ño, ya que au­men­tan la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral.

Por el con­tra­rio, exis­ten ali­men­tos y su­ple­men­tos ali­men­ti­cios que pue­den fa­ci­li­tar el sue­ño. Son aque­llos ri­cos en se­ro­to­ni­na, melatonina, hi­dra­tos de car­bono, vi­ta­mi­na B6 y mag­ne­sio. Ha­bla­mos de ce­rea­les y sus de­ri­va­dos, le­gum­bres, pes­ca­dos ri­cos en ome­ga 3 –como el sal­món–, fru­tas, le­che, nue­ces, miel, azú­car, in­fu­sio­nes –como ti­la o man­za­ni­lla– y ‘ca­pri­chos’, como el cho­co­la­te.

Pe­ro, ade­más, des­can­sar mal pue­de afec­tar­te a la ho­ra de intentar man­te­ner­te en tu pe­so. Las per­so­nas que duer­men me­nos tie­nen ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de con­su­mir al le­van­tar­se más ali­men­tos ri­cos en ener­gía, como las gra­sas o los hi­dra­tos de car­bono re­fi­na­dos, pa­ra intentar com­pen­sar ese can­san­cio.

La miel, las nue­ces o el sal­món te ayu­da­rán a con­ci­liar el sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.