¿Por qué to­dos to­man chía?

Por­que es­tas se­mi­llas tie­nen más cal­cio que la le­che, más ome­ga 3 que el sal­món y, ade­más, sa­cian y no en­gor­dan.

AR - - GASTRO -

Como son in­sí­pi­das (so­lo tie­nen un li­ge­ro ma­tiz a nuez), com­bi­nan con to­do. Es­tas son las for­mas más co­mu­nes de to­mar­las:

Como bro­tes.

Pa­ra aña­dir a las en­sa­la­das, se pue­den com­prar o ger­mi­nar en ca­sa. Pa­ra ello so­lo ha­ce fal­ta es­pol­vo­rear­las en un re­ci­pien­te so­bre una ser­vi­lle­ta de pa­pel, ro­ciar­las con agua tres ve­ces al día y es­pe­rar una se­ma­na.

Hi­dra­ta­das.

Vier­te una cu­cha­ra­da en un va­so de agua o zu­mo y ve­rás có­mo do­blan su ta­ma­ño. y con­vier­ten el lí­qui­do en una sus­tan­cia ge­la­ti­no­sa. Con agua y limón es la for­ma clá­si­ca de to­mar­las: hi­dra­tan, sa­cian y apor­tan ener­gía. Si las de­jas re­po­sar una no­che con Es­ta se­mi­lla mi­le­na­ria que to­ma­ban los ma­yas se ha ga­na­do un pues­to de ho­nor en la lis­ta de los mo­der­nos su­pe­ra­li­men­tos. Su nom­bre sig­ni­fi­ca ‘fuer­za’, lo que no re­sul­ta ex­tra­ño da­do su po­ten­cial nu­tri­cio­nal. Los es­tu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos en los años no­ven­ta lla­ma­ron la aten­ción so­bre sus pro­pie­da­des y se reac­ti­vó el cul­ti­vo de la plan­ta (la sal­via), ca­si ol­vi­da­do. Se­gún la fir­ma de ali­men­ta­ción eco­ló­gi­ca So­ria Na­tu­ral, con dos cu­cha­ra­das de se­mi­llas ob­te­ne­mos na­da me­nos que 11 g de fi­bra, cua­tro de pro­teí­na, cin­co de ome­ga 3, 18% de cal­cio, 30% dc mag­ne­sio y 27% de fós­fo­ro. ¡Y to­do eso en 125 ca­lo­rías! Son mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra al­go tan pe­que­ño, pe­ro lo que le ha gran­jea­do su fa­ma in­ter­na­cio­nal es su po­der sa­cian­te y la fi­bra que con­tie­ne, lo que la con­vier­te en la alia­da per­fec­ta pa­ra las die­tas. le­che de al­men­dra se con­vier­ten en un pu­din per­fec­to pa­ra de­sa­yu­nar.

Cru­das, en ba­ti­dos y yo­gu­res.

Apor­tan un to­que cru­jien­te y una gra­cia adi­cio­nal. A al­tas tem­pe­ra­tu­ras no pier­den su va­lor pro­tei­co, así que es fá­cil en­con­trar­las aña­di­das en re­ce­tas de ga­lle­tas y biz­co­chos, por­que les dan con­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.