L.S. HIL­TON, ES­CRI­TO­RA

AR - - TENDENCIAS -

“La mo­no­ga­mia es­tá so­bre­va­lo­ra­da”

Es la au­to­ra del li­bro del ve­rano, ese del que to­dos van a ha­blar. L.S. Hil­ton, his­to­ria­do­ra inglesa, es la última en lle­gar al trono de los li­bros más ven­di­dos en el mun­do. Su no­ve­la es un con un gran pe­so eró­ti­co am­bien­ta­do en las ca­sas de subas­tas. El li­bro ha si­do ca­li­fi­ca­do como “el via­gra li­te­ra­rio” del ve­rano, un tí­tu­lo que a la se­ma­na de sa­lir se en­ca­ra­mó en el pues­to de los más ven­di­dos de Es­pa­ña y ya no pa­re­ce que­rer ba­jar­se de ahí.

Tu li­bro se va a pu­bli­car en 38 paí­ses es­te año. ¿Có­mo ex­pli­cas es­te fe­nó­meno edi­to­rial?

Mi no­ve­la no se ajus­ta al con­ven­cio­nal don­de un de­tec­ti­ve o po­li­cía de­be en­con­trar al cul­pa­ble de un cri­men. Mez­cla gé­ne­ros. Y su pro­ta­go­nis­ta, Ju­dith Rash­leigh, tie­ne una for­ma de en­ten­der la vi­da po­co con­ven­cio­nal ca­paz de lle­gar a lec­to­ras de dis­tin­tas eda­des.

Es­ta no­ve­la es el pri­mer vo­lu­men de una tri­lo­gía. ¿Có­mo evo­lu­cio­na­rá tu pro­ta­go­nis­ta en las dos pró­xi­mas en­tre­gas?

Ju­dith irá cre­cien­do, por su­pues­to, pe­ro no pue­do ade­lan­tar có­mo lo ha­ce. Sí que ya ten­go es­cri­to el fi­nal de la tri­lo­gía. Y pue­do revelar otro pun­to in­tere­san­te. En el se­gun­do li­bro doy res­pues­ta a la si­guien­te pre­gun­ta: ¿qué es lo que ocu­rre si con­si­gues lo que deseas?

Ju­dith sien­te una atrac­ción muy fuer­te por el se­xo. ¿Por qué?

Ade­más de la sen­sa­ción de pla­cer que pro­vo­ca el or­gas­mo, prac­ti­car el se­xo le per­mi­te li­be­rar­se de to­das las eti­que­tas que le im­po­ne la so­cie­dad. Lo prac­ti­ca con per­so­nas des­co­no­ci­das pa­ra sen­tir­se una mu­jer anó­ni­ma.

Eres ma­dre de una ni­ña y aho­ra vi­ves con tu pa­re­ja da­ne­sa en una ca­ba­ña. ¿Cuán­tas ve­ces te has enamo­ra­do en la vi­da?

De­ma­sia­das y nun­ca su­fi­cien­tes. Pa­ra mí, el amor re­pre­sen­ta el sen­ti­mien­to de for­tu­na que sur­ge cuan­do dos per­so­nas sien­ten la fe­li­ci­dad de ha­ber­se en­con­tra­do. Es una de­fi­ni­ción un tan­to idí­li­ca, pe­ro así lo veo yo.

¿Có­mo te gus­ta se­du­cir a un hom­bre?

Cuan­do que­das con al­guien que te gus­ta, tie­nes que lo­grar ha­cer­le reír. So­lo con eso ya tie­nes mu­cho ga­na­do. Y lue­go hay una con­di­ción im­por­tan­tí­si­ma: hay que sa­lir siem­pre de ca­sa con unas bra­gas bo­ni­tas. Nun­ca se sa­be lo que pue­de pa­sar.

¢4Xp RSLQL­yQ WH PHUHFH OD LQ¿GHOLGDG"

En­tien­do que la mo­no­ga­mia es­tá so­bre­va­lo­ra­da, pe­ro sin la mo­no­ga­mia no exis­ti­ría la in­fe­li­ci­dad, y sin la in­fe­li­ci­dad se­ría im­po­si­ble en­ten­der bue­na par­te de las obras de ar­te de la hu­ma­ni­dad.

¿Cuán­do ha si­do la última vez que has men­ti­do pa­ra no he­rir los sen­ti­mien­tos de la per­so­na que te­nías de­lan­te?

Ayer mis­mo lo hi­ce. No des­ve­la­ré los mo­ti­vos. En las re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce­mos con los de­más, siem­pre de­ci­mos men­ti­ras con los me­jo­res pro­pó­si­tos.

Des­ve­la un se­cre­to que no co­no­cen ni tus ami­gos más ín­ti­mos.

Me en­can­ta apos­tar a las ca­rre­ras de ca­ba­llos que dan por te­le­vi­sión. En mi épo­ca uni­ver­si­ta­ria iba a las ca­sas de apuestas más cu­tres de Lon­dres pa­ra lo­grar un di­ne­ro ex­tra y no me fue na­da mal.

El abrazo más re­con­for­tan­te que re­cuer­das.

th­ri­ller Maes­tra th­ri­ller

To­dos los de mi ma­dre sin ex­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.