ANTONIO OROZ­CO

AR - - TENDENCIAS - Weon Glasses

“Quie­ro dis­fru­tar mu­chas no­ches de re­cuer­doe­terno”

Pa­ra el can­tan­te bar­ce­lo­nés el cam­bio de es­ta­ción sig­ni­fi­ca in­ten­sí­si­ma gi­ra de con­cier­tos. Es­te año, su dis­co le es­tá tra­yen­do bue­nas crí­ti­cas, mu­cha co­ne­xión con sus fans y un sin­fín de con­cier­tos por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Es­tá vi­vien­do un mo­men­to dul­ce, a lo que ase­gu­ra no es­tar acos­tum­bra­do.

Las pri­me­ras ac­tua­cio­nes de tu gi­ra han re­ca­ba­do crí­ti­cas bue­ní­si­mas. Es­tás en un mo­men­to muy dul­ce.

Lo que más fe­liz me ha­ce es que la gen­te es­tá en­ten­dien­do lo que yo que­ría de­cir, el men­sa­je de mi ál­bum. No siem­pre me ha pa­sa­do, y me emo­cio­na.

Des­tino

¿Y cuál es ese men­sa­je?

Que des­pués de re­co­rrer­me medio mun­do con la gui­ta­rra he vuel­to a gra­bar con mi gen­te, en mi ca­sa, en Bar­ce­lo­na, y he con­ta­do his­to­rias que creía que nun­ca po­dría con­tar, can­cio­nes que ha­blan de gen­te anó­ni­ma que ha­ce co­sas gran­des.

Pe­ro siem­pre has si­do muy com­pro­me­ti­do con las cau­sas hu­ma­ni­ta­rias. No pa­re­ce al­go nue­vo.

Ven­go de una fa­mi­lia hu­mil­de y he te­ni­do mu­cha suer­te. Sien­to la res­pon­sa­bi­li­dad de de­vol­ver lo que he re­ci­bi­do. Y quie­ro con­tár­se­lo así a la gen­te y a mi hi­jo, de 9 años.

Te es­pe­ra un ve­rano du­ro, a ve­ces con cin­co con­cier­tos men­sua­les. ¿Qué evi­ta que aca­bes ex­te­nua­do?

A mis cua­ren­ta años he en­tra­do en un es­ta­do de vi­da so­brio, con ma­yor con­trol so­bre lo que me ro­dea. El de­por­te me ha sal­va­do mu­cho, me ayu­da a cen­trar­me y me lle­na de bue­nas sen­sa­cio­nes. In­ten­to co­rrer ca­da día y ha­cer bo­xeo.

Un ve­rano de gi­ra per­fec­to, ¿có­mo es?

Aquel en el que vi­ves no­ches de con­cier­to que se que­dan en el re­cuer­do eterno.

Y en­tre con­cier­to y con­cier­to, ¿te da­rás al­gún lu­jo?

Quie­ro re­co­rrer al­gu­na eta­pa más del ca­mino de Santiago, por­que he he­cho ya al­gún tramo y me vie­ne bien pa­ra re­en­con­trar­me con­mi­go.

Una sen­sa­ción que quie­res con­se­guir a to­da cos­ta...

Na­dar en el mar an­tes de que se ca­lien­te el agua. Me en­can­ta zam­bu­llir­me con un neo­preno y sen­tir el agua fría en la ca­ra.

¿Qué vas a leer?

Aca­bo de em­pe­zar un li­bro de Coel­ho:

On­ce mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.