LAU­RA BAE­NA

AR - - 100 % AR - Fun­da­do­ra del Club de Ma­las­ma­dres

“Las ac­tua­les me­di­das de con­ci­lia­ción no be­ne­fi­cian en na­da a la mu­jer ni a la igual­dad de gé­ne­ro”

Eta ma­la­gue­ña, crea­ti­va de pu­bli­ci­dad y ma­dre de dos ni­ñas, ha he­cho del hu­mor su ca­ba­llo de Tro­ya, y de la con­ci­lia­ción su cam­po de ba­ta­lla par­ti­cu­lar. La aven­tu­ra co­men­zó ha­ce cua­tro años como un desaho­go per­so­nal, y aca­bó crean­do una co­mu­ni­dad emo­cio­nal que no pa­ra de cre­cer. El club tam­bién cuen­ta con su pro­pio li­bro, tien­da

y va­rias cam­pa­ñas en ac­ti­vo en pro de la con­ci­lia­ción. Una pla­ta­for­ma des­de la que da voz a ‘ma­las ma­dres’ y pin­ta la reali­dad de la so­cie­dad es­pa­ño­la con fi­nas pin­ce­la­das de iro­nía y el to­que ne­ce­sa­rio de reivin­di­ca­ción.

Y tú so­lo pre­ten­días desaho­gar­te en Twit­ter...

Cuan­do me que­dé em­ba­ra­za­da de la Bue­na Hi­ja 1, que aho­ra tie­ne ya cua­tro años, creé

una página de Fa­ce­book en la que, con hu­mor, iba con­tan­do mis anéc­do­tas dia­rias, có­mo des­de el em­ba­ra­zo te sien­tes en­ga­ña­da, que no es to­do tan idí­li­co... Cuan­do vol­ví al tra­ba­jo me di cuen­ta de que la con­ci­lia­ción era un cuen­to chino... Ahí co­mien­zo ese “dia­rio de ma­la ma­dre”, don­de cuen­to que no lle­go a to­do, que ser ma­dre pro­fe­sio­nal es una lo­cu­ra .... Yo era su­per­vi­so­ra crea­ti­va en una agen­cia de pu­bli­ci­dad y em­pe­cé a con­tar mis mo­men­tos de des­va­río en Twit­ter (@ma­las­ma­dres). Le pre­gun­té a la gen­te: “¿Cuál es tu mé­ri­to de ma­la ma­dre?”, y em­pe­za­ron a con­tar­me anéc­do­tas su­per­di­ver­ti­das que yo com­par­tía a las diez de la no­che en las re­des so­cia­les. Esos tips dia­rios, que aún con­ti­núan, lo hi­cie­ron vi­ral. Y ese es el ob­je­ti­vo del club: des­mi­ti­fi­car la ma­ter­ni­dad, rom­per el mi­to de la ma­dre per­fec­ta y reír­nos de es­ta ma­la vi­da con hu­mor. ¡No es lo mis­mo que se te que­men a ti las cro­que­tas que a 150.000 per­so­nas!

Ese es uno de vues­tros le­mas: “No soy ni quie­ro ser­lo”.

Nos sen­ti­mos una ge­ne­ra­ción en­ga­ña­da por el men­sa­je de “si quie­res, pue­des”. Es el gran en­ga­ño, nos li­mi­ta. Te das cuen­ta de que no lle­gas a to­do y lo que lle­ga es la frus­tra­ción y la cul­pa. El club na­ce de ese sen­ti­mien­to que yo te­nía de ma­la ma­dre por­que no pue­do lle­gar a co­sas a las que lle­ga­ba mi ma­dre en la ge­ne­ra­ción an­te­rior... Y es­cu­cho fra­ses como: “Pa­ra qué eres ma­dre si tra­ba­jas tan­to”, o: “Es­ta ni­ña es­tá fal­ta de ma­dre”. Ese sen­ti­mien­to co­nec­tó con una ne­ce­si­dad so­cial: la gen­te ne­ce­si­ta­ba que se di­je­ra que lo que se ven­de de la ma­ter­ni­dad es una gran men­ti­ra, que esa ma­dre ideal que nos ven­den dis­ta mu­cho de lo que vi­vi­mos to­das a dia­rio. Al fi­nal, ser bue­na ma­dre no lo dic­ta que ha­gas las cro­que­tas ca­se­ras. Es otra co­sa. Como di­ce otra fra­se em­ble­má­ti­ca del club: “Mi ma­dre no sa­be ha­cer cro­que­tas pe­ro de no­che me lle­va a la lu­na”.

Ha­béis crea­do un len­gua­je pro­pio. ¿En qué con­sis­te exac­ta­men­te eso de ‘ma­la­ma­drear’?

To­do es­tá he­cho con mu­cha iro­nía. Como di­ce el ma­ni­fies­to: “De­trás de to­da ma­la ma­dre hay un buen pa­dre que co­ci­na mal, pe­ro lo in­ten­ta. Que no com­bi­na los co­lo­res y es sor­do como una ta­pia por las no­ches. De­trás de to­da ma­la ma­dre hay una bue­na abue­la que lo cri­ti­ca to­do con amor...”. Tam­bién hay una par­te im­por­tan­te de reivin­di­ca­ción: “De­trás de to­da ma­la ma­dre hay una so­cie­dad que te mi­ra de reojo por­que no cum­ples las nor­mas, tie­nes me­tas en la vi­da y pla­nes en los que no en­tra tu hi­jo”. Yo soy ma­dre, pe­ro no quie­ro per­der mi iden­ti­dad como mu­jer. Si tú es­tás bien, lo trans­mi­tes a tus hi­jos. De ese sen­ti­mien­to de bus­car nues­tro es­pa­cio, ya sea pa­ra leer, pa­ra du­char­te a so­las, pa­ra sa­lir con tus ami­gas o pa­ra to­mar­te un na­ce ese con­cep­to de ma­la­ma­drear.

54 mi­nu­tos. Es es el tiem­po li­bre al día que tie­nen las ma­dres pro­fe­sio­na­les, se­gún se des­pren­de de la en­cues­ta #con­ci­lia13f que rea­li­zas­teis en 2015. No pa­re­ce mu­cho. Son los que so­bran si le qui­tas el tiem­po de tra­ba­jo fue­ra de ca­sa, dor­mir... Tie­nes que de­ci­dir si lo pier­des en un atas­co, si te du­chas o co­mes... Hay más da­tos: el 80 % de las ma­las ma­dres ma­ni­fies­tan que no pue­den con­ci­liar, y el 57 % han vi­vi­do ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas en el tra­ba­jo de­ri­va­das de su ma­ter­ni­dad, como que te re­le­guen de pues­to o de fun­cio­nes. So­mos pe­na­li­za­das la­bo­ral­men­te por ser ma­dres. Es­to no lo di­ce so­lo la en­cues­ta, sino la pro­pia bre­cha sa­la­rial: hay una di­fe­ren­cia de un 5 % de cuan­do eres ma­dre a cuan­do no lo eres.

Soy bue­na ma­la ma­dre, on­li­ne sin nom­bre, La ni­ña “Ese es el ob­je­ti­vo del Club: des­mi­ti­fi­car la ma­ter­ni­dad, rom­per el mi­to de la ma­dre per­fec­ta gin-to­nic,

Se­gún da­tos de la OIT, nos que­dan 70 años pa­ra pa­liar la igual­dad sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res.

Se es­tá de­jan­do de la­do a la mu­jer en el te­rreno la­bo­ral, y no pa­re­ce im­por­tar­le a na­die. Te­ne­mos que lu­char no­so­tras mis­mas por ello. Las me­di­das de con­ci­lia­ción hoy día no be­ne­fi­cian en na­da a la mu­jer ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.