LU­CÍA GA­LÁN BER­TRAND

AR - - 100 % AR -

“No de­be­ría­mos pe­dir per­mi­so pa­ra desa­rro­llar nues­tra pro­fe­sión en ar­mo­nía con­nues­tra fa­mi­lia”

La em­pa­tía a gran­des do­sis es el po­de­ro­so pla­ce­bo que es­ta pe­dia­tra as­tu­ria­na y ma­dre de dos hi­jos de 9 y 7 años ad­mi­nis­tra sin re­ce­ta en su con­sul­ta de Ali­can­te a tra­vés su blog (lu­cia­mi­pe­dia­tra.com) y aho­ra en su pri­mer li­bro,

(Ed. Pla­ne­ta). Se tra­ta de un ma­nual pa­ra ayu­dar­nos a en­ten­der las emo­cio­nes de los ni­ños y criar hi­jos sa­nos y fe­li­ces: “Una lec­tu­ra pa­ra no des­per­di­ciar ni un so­lo mi­nu­to de la vi­da de nues­tros hi­jos. ¿Qué te gus­ta­ría que re­cor­da­ran tus hi­jos de ti y de su in­fan­cia cuan­do sean ma­yo­res?”.

“Con­ci­lia­ción es una pa­la­bra que no de­be­ría ha­ber exis­ti­do”, se­ña­las ta­jan­te en un ar­tícu­lo de tu blog.

Ape­nas se ha­bla de con­ci­lia­ción en el mun­do mas­cu­lino. Pa­re­ce que no­so­tras te­ne­mos que lu­char por al­go que no es­ta­ba le­gi­ti­mi­za­do. Una mu­jer tie­ne el mis­mo de­re­cho a tra­ba­jar que a ser ma­dre. Yo no pi­do de­re­cho pa­ra tra­ba­jar, y tam­po­co de­be­ría­mos pe­dir per­mi­so pa­ra desa­rro­llar nues­tra pro­fe­sión en li­ber­tad y ar­mo­nía con nues­tra fa­mi­lia. Des­gra­cia­da­men­te, los hom­bres es­tán en otra di­men­sión. Ni lo vi­ven igual ni tie­nen el mis­mo sen­ti­mien­to por la ma­ter­ni­dad y nues­tra pro­fe­sión. Yo con­fío en que cuan­do nues­tras hi­jas sean ma­yo­res no ha­bla­re­mos de con­ci­lia­ción.

Ni de te­ner que re­nun­ciar a na­da.

Pa­re­ce que si vas mu­chas ho­ras a tra­ba­jar y vas con­ten­ta eres ma­la ma­dre. Pues no, yo a ve­ces tra­ba­jo más ho­ras y no voy a sen­tir­me cul­pa­ble. Soy mu­jer y quie­ro que mi hi­ja se sien­ta plena tan­to en el mun­do la­bo­ral como en el fa­mi­liar. No te­ne­mos que des­cui­dar nues­tras la­bo­res como ma­dres por ser me­jo­res tra­ba­ja­do­ras ni a la in­ver­sa. ¿Y cul­pa? Nin­gu­na. ¿De qué? ¿De que­rer dar­le lo me­jor a tus hi­jos, de que­rer des­pun­tar en tu tra­ba­jo? Lo que exi­gi­mos es na­tu­ral y le­gí­ti­mo. La cul­pa nos qui­ta las alas.

de nues­tras vi­das Lo me­jor

Tú di­jis­te adiós a esas guar­dias in­ter­mi­na­bles y jor­na­das ex­ten­sas...

Yo era el bi­cho ra­ro, pe­ro mis jor­na­das era in­com­pa­ti­bles con dos ni­ños, y yo que­ría ver cre­cer a mis hi­jos. An­tes que pe­dia­tra soy ma­dre, así que in­ten­té reha­cer mi vi­da pro­fe­sio­nal en torno a sus ne­ce­si­da­des. Aho­ra ges­tiono mi tra­ba­jo y mi tiem­po.

Qué di­fí­cil es en­con­trar tiem­po.

Mi­ra, mis hi­jos vi­ven con mu­cha ilu­sión to­da la pro­mo­ción del li­bro, con el pun­to egoís­ta de los ni­ños: “Ma­mi, an­tes es­ta­bas más tiem­po con­mi­go”... ¡Me de­ja­ron he­cha pol­vo! Pe­ro me sa­cu­dí la cul­pa y les di­je: “Es­te es un sue­ño que ma­má es­tá cum­plien­do. A ve­ces los sue­ños son de to­dos, otras ve­ces son de una per­so­na, y es­te es el sue­ño de ma­má. ¿Me ayu­dáis?”. Ahí es­ta­mos, ha­cién­do­les par­tí­ci­pes de to­do y adap­tán­do­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.