Ma­má Kar­das­hian La­je­fa clan del

Es mu­cho más que una ma­dre en­tre­ga­da. La ma­triar­ca de los Kar­das­hia­nJen­ner ejer­ce de má­na­ger de sus cin­co hi­jas y con­tro­la to­dos los hi­los pa­ra que su fa­mi­lia sea un fe­nó­meno pla­ne­ta­rio y un lu­cra­ti­vo ne­go­cio.

AR - - PERSONAJE - Tex­to: A. SAN­TOS

La tar­de del 17 de ju­nio de 1994, 90 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses vie­ron en di­rec­to a tra­vés de la te­le­vi­sión có­mo la po­li­cía per­se­guía por una au­to­pis­ta de Los Án­ge­les un Ford Bron­co de co­lor blan­co. En él via­ja­ba la exes­tre­lla de fútbol ame­ri­cano O.J. Sim­pson, sos­pe­cho­so de ma­tar a su ex­mu­jer, Ni­co­le Brown, y su ami­go Ro­nald L. Gold­man. La per­se­cu­ción más me­diá­ti­ca de la his­to­ria co­men­zó cuan­do Sim­pson, an­te su in­mi­nen­te de­ten­ción, hu­yó de ca­sa de su abo­ga­do e ín­ti­mo ami­go Ro­bert Kar­das­hian. Esa fue la pri­me­ra vez que el mun­do en­te­ro es­cu­chó es­te so­no­ro ape­lli­do ar­me­nio. Dos dé­ca­das des­pués, es ca­si im­po­si­ble en­con­trar a al­guien que no co­noz­ca al clan más po­pu­lar y es­tram­bó­ti­co del pla­ne­ta. Por­que si exis­te al­go o al­guien que pue­da de­mos­trar que la reali­dad su­pera la fic­ción, esos son los Kar­das­hian. Y al fren­te de to­dos, la ma­triar­ca Kris Jen­ner, an­tes Kris Kar­das­hian y, de sol­te­ra, Kris Hough­ton. Ella, que aca­ba de ce­le­brar su 60 cum­plea­ños, es la ar­tí­fi­ce de que su pro­le, pro­ta­go­nis­ta des­de ha­ce diez años del

en Es­pa­ña, en Fox Li­fe), con­vier­ta en dó­la­res to­do lo que to­ca. Con su ma­qui­lla­je siem­pre im­pe­ca­ble, sus con­tra­dic­to­rias ob­se­sio­nes –Cha­nel fren­te a la ca­de­na de hi­per­mer­ca­dos ba­ra­tos Cost­co–, sus pre­fe­ren­cias –su hi­ja Kim, por su­pues­to– y su afán con­tro­la­dor, que na­die du­de de que su fa­mi­lia no se­ría lo mis­mo sin ella.

Des­cu­brien­do Be­verly Hills

Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio: como si se tra­ta­ra del guion de un te­le­fil­me de la so­bre­me­sa del do­min­go, Kris na­ció en un ba­rrio hu­mil­de de San Die­go, don­de vi­vió has­ta que su pa­dre aban­do­nó a su ma­dre cuan­do ella y su her­ma­na eran pe­que­ñas. En­ton­ces, las tres se fue­ron a vi­vir con sus abue­los ma­ter­nos, pro­pie­ta­rios de un ne­go­cio de ve­las. A los 17 años co­no­ció en el hi­pó­dro­mo ca­li­for­niano Del Mar a Ro­bert Kar­das­hian, un acau­da­la­do abo­ga­do y em­pre­sa­rio on­ce años ma­yor, que se enamo­ró lo­ca­men­te de ella. Pe­ro Kris que­ría co­no­cer mun­do y tra­ba­jó como aza­fa­ta de Ame­ri­can Air­li­nes an­tes de acep­tar, con 22, su enési­ma pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio. En­ton­ces co­men­zó su se­gun­da y prós­pe­ra vi­da, un an­ti­ci­po de lo que ven­dría des­pués.

Ya con­ver­ti­da en Kris Kar­das­hian, se mu­dó a una man­sión de Be­verly Hills, tu­vo cua­tro hi­jos en ocho años y ejer­ció de ab­ne­ga­da y ri­ca es­po­sa que pa­sa las ho­ras en­tre el club de te­nis, sa­lo­nes de be­lle­za y lu­jo­sas fies­tas. Una exis­ten­cia en­vi­dia­ble­men­te ocio­sa, de la que pre­su­mió en el pro­gra­ma pe­ro te­rri­ble­men­te abu­rri­da. De he­cho, cuan­do su ma­tri­mo­nio co­men­za­ba a ha­cer aguas, Kris man­tu­vo un so­na­do con el ju­ga­dor de fútbol Todd Wa­ter­man, del que siem­pre se ha sos­pe­cha­do –aun­que sin prue­bas– que po­dría ser el pa­dre de la me­nor de las Kar­das­hian, Kh­loé. En su au­to­bio­gra­fía,

la ma­triar­ca pre­fie­re re­fe­rir­se a él como Ryan, pe­ro des­cri­be su re­la­ción como “pro­pia de una cri­sis de la me­dia­na edad con lar­gas y alo­ca­das se­sio­nes de se­xo”.

La his­to­ria ter­mi­nó cuan­do en una ci­ta a cie­gas co­no­ció al ex­cam­peón olím­pi­co de de­catlón Bru­ce Jen­ner, y el fle­cha­zo fue mu­tuo. So­lo un mes des­pués de fir­mar los pa­pe­les de un di­vor­cio que Ro­bert Kar­das­hian se re­sis­tía a con­ce­der­le en re­pre­sa­lia por

Kar­das­hian, reality Kee­ping Up with the Kar­das­hians (Las af­fai­re and All Things Kar­das­hian, Real Hou­se­wi­ves, Kris Jen­ner...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.