Icíar Bo­llaín

Re­co­no­ce que no pue­de po­ner­se en mar­cha sin un ca­fé, y ser aman­te del ar­te, de un buen li­bro y de dis­fru­tar del cam­po. Op­ti­mis­ta, te­naz, in­te­li­gen­te y di­ver­ti­da.A sus 48 años,es una mu­jer enamo­ra­da has­ta la mé­du­la de sus dos pa­sio­nes: el ci­ne y su fa­mi­lia

AR - - PERSONAJE - Tex­to: BE­LÉN RO­BLES

Cas­tings, en­sa­yos, ro­da­jes, fes­ti­va­les... Te­ner una fa­mi­lia y ser ci­neas­ta no le ha re­sul­ta­do es­pe­cial­men­te fá­cil: “He te­ni­do la enor­me suer­te de con­tar con mi ma­dre, que siem­pre me ha se­gui­do allá don­de he ido, y aho­ra con mi her­mano, que tam­bién nos echa una mano. Sin su apo­yo, yo no hu­bie­ra po­di­do ha­cer mi tra­ba­jo. Y aun­que es cier­to que siem­pre te acom­pa­ña esa sen­sa­ción de cul­pa por­que fal­tas en al­guno de los dos si­tios, sí creo que el tra­ba­jo y la fa­mi­lia se en­ri­que­cen mu­tua­men­te. Ha­cer am­bas co­sas tie­ne sus pros y sus con­tras, y des­de lue­go con­lle­va un pre­cio, pe­ro creo que va­le la pe­na”.

En­con­tra­mos a Icíar in­mer­sa en su día a día en la ca­pi­tal de Es­co­cia, Edim­bur­go, don­de vi­ve ac­tual­men­te jun­to a sus tres hi­jos y su pa­re­ja, el guio­nis­ta es­co­cés Paul La­verty. Des­de allí nos ha­bla de sus co­mien­zos, de sus re­cuer­dos, de lo que echa de me­nos Ma­drid, de su fa­mi­lia y, có­mo no, de su última pe­lí­cu­la: “Una his­to­ria apa­ren­te­men­te sen­ci­lla, pe­ro lle­na de su­ti­le­za, que tra­ta de ha­cer ver al es­pec­ta­dor la im­por­tan­cia de va­lo­rar y cui­dar lo que es­tá al­re­de­dor, lo nues­tro, nues­tras raí­ces. Nues­tro pai­sa­je so­mos no­so­tros. Si ha­ce­mos da­ño a to­do eso, nos es­ta­mos ha­cien­do da­ño a no­so­tros mis­mos. De­be­mos dar­nos cuen­ta de que te­ne­mos en nues­tra vi­da co­sas be­llí­si­mas”.

Re­sul­ta cu­rio­so que es­ta fra­se re­su­ma la sen­sa­ción que nos que­da tras con­cluir la en­tre­vis­ta: la de que es­ta­mos an­te una mu­jer fe­liz y afor­tu­na­da, ca­paz de ver y va­lo­rar con op­ti­mis­mo to­das esas co­sas be­llas que la vi­da le si­gue re­ga­lan­do.

Cuan­do en 1983, con so­lo 16 años, Icíar Bo­llaín de­bu­tó como ac­triz a las ór­de­nes de Víc­tor Eri­ce en

tu­vo cla­ro que no po­dría de­di­car­se a otra co­sa. Des­de en­ton­ces ha pro­ta­go­ni­za­do una enor­me lis­ta de lar­go­me­tra­jes, al­gu­nos ba­jo las ór­de­nes de gran­des como José Luis Cuer­da, José Luis Bo­rau o Ken Loach. El bri­tá­ni­co su­pu­so un pun­to de in­fle­xión en su ca­rre­ra, pues su tra­ba­jo en (1995) le sir­vió no so­lo pa­ra es­cri­bir al año si­guien­te un li­bro so­bre el rea­li­za­dor sino pa­ra enamo­rar­se de Paul La­verty, quien ha­bía fir­ma­do el guion de la pe­lí­cu­la.

Fue en 2010 cuan­do di­ri­gió su pri­me­ra pe­lí­cu­la con guion de La­verty, que me­re­ció tres pre­mios Go­ya. Cin­co años des­pués ha re­pe­ti­do la ex­pe­rien­cia en su nue­va cin­ta. En ella, con la mis­ma pa­sión, emo­ción y poe­sía que nos ha mos­tra­do en películas como o

la rea­li­za­do­ra ma­dri­le­ña nos cuen­ta con­mo­ve­do­ras his­to­rias de gen­te real que su­fre, ama, vi­ve, y nos ha­bla de sen­ti­mien­tos, de he­ri­das sin ce­rrar, de lo com­pli­ca­do y apa­sio­nan­te de las re­la­cio­nes hu­ma­nas o de la bús­que­da de uno mis­mo. Y to­do cá­ma­ra en mano, como si fue­ra una ven­ta­na que de­ja bien abier­ta pa­ra que po­da­mos en­trar a su mun­do.

El oli­vo, El sur, Kat­man­dú, Tie­rra y li­ber­tad (Ken Loach, un ob­ser­va­dor so­li­da­rio), Tam­bién la lluvia, Ho­la, ¿es­tás so­la?, Te doy mis ojos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.