“Me gus­ta po­ner tu­li­pa­nes en ca­sa”.

AR - - PERSONAJE -

4 “Ten­go un re­cuer­do ma­ra­vi­llo­so del ro­da­je de la pe­lí­cu­la mi de­but como ac­triz. Sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra mí. Sin esa pe­lí­cu­la, aho­ra no se­ría quien soy, y po­si­ble­men­te tam­po­co es­ta­ría ha­cien­do ci­ne” (1).

“Aquí, en Es­co­cia, es ha­bi­tual te­ner flo­res fres­cas en ca­sa. ¡Hay tan­tas...! Las en­cuen­tras en to­das par­tes y, ade­más, no son ca­ras. Las sue­lo com­prar cuan­do voy al su­per­mer­ca­do: las po­nen jus­to al la­do de las ca­jas al sa­lir, y no pue­do evi­tar­lo. La ver­dad es que me es­toy afi­cio­nan­do a po­ner­las por ca­sa. Es al­go que an­tes, en Ma­drid, nun­ca ha­cía. Me gus­tan to­das. En es­pe­cial, los tu­li­pa­nes ama­ri­llos” (2).

“Con Paul he con­se­gui­do un do­ble re­to: ha­ber for­ma­do una fa­mi­lia, ¡que bas­tan­te re­to es por sí so­lo!, y po­der dis­fru­tar tra­ba­jan­do jun­tos. Con pen­sé: ‘Si su­pe­ra­mos es­to, lo su­pe­ra­mos to­do’ [ríe]. Creo que es­tá muy bien que ha­ya­mos lle­ga­do al tra­ba­jo jun­tos des­pués de que ca­da uno tu­vie­se muy he­cha su vi­da pro­fe­sio­nal. Es una ex­pe­rien­cia es­tu­pen­da. Ca­da uno te­ne­mos nues­tro pro­pio es­pa­cio. Sien­to que con­fía to­tal­men­te en mí, que me res­pe­ta mu­chí­si­mo” (3). “Re­co­noz­co que no pue­do pa­sar sin ellos. Sin to­mar­me un ca­fé por la ma­ña­na no pue­do pen­sar. Es como si tu­vie­ra una nu­be en la ca­be­za. Y el mó­vil siem­pre va con­mi­go allá don­de voy. Cuan­do sal­go de via­je, no lle­vo or­de­na­dor, así que ten­go to­do en el mó­vil. De he­cho, una de las co­sas que más uti­li­zo es What­sapp, la red so­cial de los po­bres, como di­ce un ami­go [ríe]. Es la úni­ca que uso. Me gus­ta mu­cho In­ter­net pa­ra leer la pren­sa e in­for­mar­me, pe­ro no ten­go per­fi­les en re­des so­cia­les. Me pa­re­cen muy in­tere­san­tes, pe­ro exi­gen un tiem­po que aho­ra mis­mo no ten­go” (4).

“‘El sur’ es mi pe­lí­cu­la más es­pe­cial”. El sur,

“Si me pre­gun­tas cuál es mi lu­gar ideal pa­ra des­co­nec­tar, es el cam­po. Me da igual dón­de. El cam­po, un bo­ca­ta y un sen­de­ro en fa­mi­lia... ¡me pa­re­ce lo más! In­ten­to que mis hi­jos ven­gan con no­so­tros cuan­do sa­li­mos al cam­po, y a me­di­da que se ha­cen ma­yo­res, ya sa­bes, les con­ven­ces me­nos... Pe­ro to­da­vía con­si­go que se apun­ten” (5).

“Ten­go dos pa­re­jas en una”. Tam­bién la lluvia “Sin mó­vil y ca­fé no soy na­da”. “Me gus­ta ir al cam­po con mi fa­mi­lia”.

“Hay dos olo­res y dos pai­sa­jes que me han acom­pa­ña­do siem­pre, des­de que era pe­que­ña. Uno es del bos­que de en­ci­nas y el tomillo, muy tí­pi­co del pai­sa­je de Ma­drid, con su pie­dra de gra­ni­to. Y otro es el del Me­di­te­rrá­neo, esa mez­cla tan es­pe­cial en­tre el aro­ma de los pi­nos y el mar. Me re­cuer­dan a los ve­ra­nos de mi in­fan­cia, en el cam­po y en la pla­ya. Me trans­mi­ten mu­chí­si­ma paz” (6).

“Me en­can­tan Ma­drid y el Me­di­te­rrá­neo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.