Si es­tu­vié­ra­mos en gue­rra, ¿adón­de irías?

La da­ne­sa Jan­ne Te­ller nos po­ne en la piel de un re­fu­gia­do en su nue­vo li­bro, ‘Gue­rra’. Una ex­pe­rien­cia te­rri­ble y una lec­tu­ra obli­ga­da pa­ra com­pren­der me­jor qué sien­ten aque­llos a los que las fron­te­ras del bie­nes­tar re­cha­zan.

AR - - TESTIMONIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

Si las bom­bas hu­bie­ran re­du­ci­do a rui­nas gran par­te de Es­pa­ña, gran par­te de tu ciu­dad... Si el pi­so don­de vi­vís tú y tu fa­mi­lia tu­vie­ra las pa­re­des agu­je­rea­das por las ba­las, to­das las ven­ta­nas re­ven­ta­das, el bal­cón arran­ca­do... Ima­gi­na...». Así co­mien­za la pe­que­ña no­ve­la de Ja­ne Te­ller que, página a página, nos va de­jan­do caer en una es­pi­ral de so­le­dad, frío, mie­do, muer­te y de­sola­ción en la que lo peor es la in­com­pren­sión de to­dos los que nos ro­dean. Por­que ¿dón­de es­tá tu ho­gar cuan­do te has que­da­do aban­do­na­do en los lí­mi­tes de una frontera? Y ¿cuan­do lo­gras en­trar en la que creías la tie­rra pro­me­ti­da? La es­cri­to­ra, que ya de­mos­tró con

ser ca­paz de con­mo­cio­nar­nos has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos, sa­be muy bien de qué ha­bla. Y no so­la­men­te por­que, has­ta que de­jó su ca­rre­ra en las Na­cio­nes Uni­das, vi­vió y tra­ba­jó re­sol­vien­do con­flic­tos hu­ma­ni­ta­rios en lu­ga­res tan di­ver­sos como Tan­za­nia, Mo­zam­bi­que o Bangladesh. Ella mis­ma pro­ce­de de una fa­mi­lia de in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos aus­troa­le­ma­nes que se es­ta­ble­cie­ron en Di­na­mar­ca: “La idea de que los acon­te­ci­mien­tos geo­po­lí­ti­cos pue­den po­ner pa­tas arri­ba la vi­da de cual­quie­ra ha si­do siem­pre al­go muy real y tan­gi­ble pa­ra mí», ex­pli­ca.

Por ello, y por su sen­si­bi­li­dad ha­cia un te­ma que des­gra­cia­da­men­te es­tá de plena ac­tua­li­dad, es­cri­bió en 2001 es­te li­bro que aho­ra ve la luz en Es­pa­ña. En aquel mo­men­to, el de­ba­te so­bre los re­fu­gia­dos en su país le hi­zo dar­se cuen­ta de que ese Pri­mer Mun­do, tan con­for­ta­ble, ol­vi­da­ba dos va­lo­res im­pres­cin­di­bles: “To­dos los se­res hu­ma­nos na­cen igua­les” y “hay que tra­tar a los de­más como te gus­ta­ría que te tra­ta­ran a ti”. Im­per­do­na­ble.

Na­da Gue­rra,

Em­pe­zar de ce­ro

Pe­ro, como apun­ta Te­ller, pa­ra mu­chos la idea de con­ver­tir­se en re­fu­gia­dos “es tan des­ca­be­lla­da como la idea de vi­vir en Mar­te”. Fue de es­te mo­do como la no­ve­lis­ta da­ne­sa co­men­zó a fan­ta­sear con la idea de es­cri­bir como una in­vi­ta­ción a co­no­cer la vi­da de quien tie­ne que huir de su país. Pe­ro Te­ller no que­ría ha­cer es­to a tra­vés de la mi­ra­da de los re­fu­gia­dos, sino a tra­vés de la de los pro­pios lec­to­res. Es a ellos a quie­nes obli­ga a ima­gi­nar un es­ce­na­rio en el que, como he­mos vis­to, es su mun­do el que se des­mo­ro­na. De es­te mo­do, en la edi­ción es­pa­ño­la de

Egip­to pa­sa a con­ver­tir­se en el

Gue­rra, Gue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.