El pla­cer de la lim­pie­za

Nos apli­ca­mos con mi­mo los tra­ta­mien­tos, com­prar­nos una cre­ma es un re­ga­lo... Sin em­bar­go, eli­mi­nar el ma­qui­lla­je y la su­cie­dad del ros­tro su­po­ne un cas­ti­go, ¿ver­dad? Cam­bia el chip y con­viér­te­lo en tu mo­men­to de re­lax. Es la be­lle­za ‘slow’.

AR - - Y NIVEA -

Las es­ta­dís­ti­cas no en­ga­ñan. En Es­pa­ña, un 49 % de las mu­je­res re­co­no­cen com­prar al me­nos una vez al año un pro­duc­to de ma­qui­lla­je, y sin em­bar­go so­lo un 19% ad­quie­ren un cos­mé­ti­co es­pe­cí­fi­co pa­ra re­ti­rar­lo. Pe­ro, por mu­cho que cui­des la ali­men­ta­ción, ha­gas ejer­ci­cio, bebas agua o si­gas a ra­ja­ta­bla el ma­nual de uso de los tra­ta­mien­tos hi­dra­tan­tes o an­ti­edad, si no pre­pa­ras la piel pa­ra re­ci­bir­los tus es­fuer­zos pue­den ser en vano. Una piel bo­ni­ta pa­sa por es­tar li­bre de ma­qui­lla­je e im­pu­re­zas. Es lu­mi­no­sa cuan­do res­pi­ra; apa­re­ce lisa si no tie­ne su­cie­dad. Como re­co­mien­dan los der­ma­tó­lo­gos, des­ma­qui­llar­te en pro­fun­di­dad y lim­piar la piel ma­ña­na y no­che de­be­ría ser la prio­ri­dad. Y no so­lo por be­lle­za. Tam­bién por sa­lud, pues­to que ha­cién­do­lo es­tás fa­vo­re­cien­do la re­no­va­ción ce­lu­lar, equi­li­brán­do­la, y con ello pue­des evi­tar ec­ce­mas, ac­né y otros pro­ble­mas cu­tá­neos.

Los es­tu­dios de­mues­tran que el pro­ble­ma ra­di­ca en que con­ce­bi­mos es­te ri­tual de be­lle­za como una obli­ga­ción, como una ta­rea que no nos gus­ta rea­li­zar y que por tan­to iden­ti­fi­ca­mos como la pri­me­ra de la que se pue­de pres­cin­dir. Y, ade­más, tra­di­cio­nal­men­te ha­bía que se­guir va­rios pa­sos pa­ra li­brar­nos por com­ple­to del ma­qui­lla­je, por lo que nues­tro cerebro la iden­ti­fi­ca como te­dio­sa y des­agra­da­ble.

Pe­ro hay que cam­biar el chip. La nue­va co­rrien­te de be­lle­za lla­ma­da (tra­duc­ción de la pa­la­bra inglesa ‘len­to’) apues­ta por con­ver­tir el de­ber en pla­cer, por to­mar­nos nues­tro tiem­po pa­ra mi­mar­nos, por op­ti­mi­zar los es­fuer­zos y no de­jar lo más pe­sa­do pa­ra última ho­ra. Una bue­na fór­mu­la se­ría des­can­sar del es­trés dia­rio dán­do­te una ducha o pre­pa­rán­do­te un buen ba­ño. Po­ner tu mú­si­ca, en­cen­der las ve­las, tu aro­ma fa­vo­ri­to y dis­fru­tar mien­tras ac­túa tu mascarilla de pe­lo o re­ti­ras allí mis­mo su­cie­dad y ma­qui­lla­je.

slow

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.