Agua po­de­ro­sa

Una piel fuer­te lo so­por­ta to­do: se sien­te con­for­ta­ble y no se irri­ta.Y es así por­que es­tá hi­dra­ta­da y equi­li­bra­da, tie­ne agua. Cuan­do be­ber­la no es su­fi­cien­te, los ex­per­tos de Vichy re­co­mien­dan apli­car­la tam­bién des­de fue­ra.

AR - - Y VICHY -

Cuál es el se­cre­to de una piel bo­ni­ta? Ex­per­tos en der­ma­to­lo­gía te di­rán que el agua. Y no mien­ten: dar­le de be­ber al cu­tis es im­por­tan­tí­si­mo pa­ra te­ner­lo hi­dra­ta­do y, por tan­to, fuer­te. Pe­ro no es su­fi­cien­te con in­ge­rir­la: tam­bién hay que apor­tár­se­la al or­ga­nis­mo des­de fue­ra. No es una idea o una creen­cia nue­va. Ya los ro­ma­nos uti­li­za­ban las ter­mas y los ba­ños como fuen­te de sa­lud. Y las ci­vi­li­za­cio­nes me­di­te­rrá­neas bus­ca­ban al­ter­nar ba­ños de agua ca­lien­te con fría pa­ra me­jo­rar su piel y su cir­cu­la­ción. De ahí se pa­só a los bal­nea­rios con aguas ter­ma­les, que son las que sa­len del sue­lo con más de 5°C que la tem­pe­ra­tu­ra de la su­per­fi­cie. Son ri­cas en com­po­nen­tes mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos, tie­nen po­de­res cal­man­tes, ci­ca­tri­zan­tes y des­en­si­bi­li­zan­tes. Ade­más, ayu­dan a la piel a con­ser­var su equi­li­brio.

Te­so­ro de be­lle­za

De to­das ellas, son es­pe­cial­men­te ‘cu­ra­ti­vas’ las que pro­vie­nen de los vol­ca­nes, como apun­ta Mer­ce­des Abar­que­ro, res­pon­sa­ble cien­tí­fi­ca de Vichy: “Lo tie­nen to­do. Cal­man las pie­les sen­si­bles y re­fuer­zan las de­fen­sas cu­tá­neas, ali­vian la fal­ta de con­fort, re­fres­can, oxi­ge­nan a ni­vel ce­lu­lar por­que con­tie­nen hie­rro, re­ge­ne­ran gra­cias al si­li­cio y el mag­ne­sio, son an­ti­oxi­dan­tes por el man­ga­ne­so y son un pro­tec­tor ti­su­lar por su can­ti­dad de cal­cio”, ase­gu­ra. Son un te­so­ro de be­lle­za pa­ra to­do ti­po de pie­les, es­pe­cial­men­te pa­ra las más sen­si­bles. Y una ex­ce­len­te for­ma de apli­cár­se­las es pul­ve­ri­zar­la so­bre el ros­tro: “Exis­ten de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes en las que la piel la re­ci­be con más ga­nas: tras la ru­ti­na de lim­pie­za, des­pués de un de una que­ma­du­ra so­lar, a con­ti­nua­ción del afei­ta­do, al ter­mi­nar de ha­cer de­por­te, de de­pi­lar­se o du­ran­te un via­je pa­ra re­fres­car­se”, pun­tua­li­za la ex­per­ta.

pee­ling,

Más es más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.