1

AR - - SALUD -

El día pa­re­ce nor­mal, pe­ro el do­lor de es­pal­da sa­cu­de tu cuer­po y tie­nes mi­les de co­sas por ha­cer. ¿Có­mo ac­tuar?: “Lo más efec­ti­vo es evi­tar el re­po­so en ca­ma y man­te­ner el ma­yor gra­do de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que per­mi­ta el do­lor”. Así lo ase­gu­ra Fran­cis­co Ko­vacs, di­rec­tor de la Red Es­pa­ño­la de In­ves­ti­ga­do­res en Do­len­cias de la Es­pal­da (REIDE), en Y es que se­gún nos cuen­ta, “el re­po­so, es­pe­cial­men­te si su­pera las 48 ho­ras, re­du­ce el tono mus­cu­lar y au­men­ta la po­si­bi­li­dad de que la es­pal­da due­la más y de que las mo­les­tias se re­pi­tan más ade­lan­te”. Ade­más, pro­po­ne la prác­ti­ca del ejer­ci­cio dia­rio como un há­bi­to vi­tal pa­ra las per­so­nas que su­fren do­lo­res de es­pal­da de ma­ne­ra crónica o in­clu­so pun­tual.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos apor­ta­dos por F.a.s.t., em­pre­sa lí­der en en­tre­na­mien­tos per­so­na­les y reha­bi­li­ta­ción fun­cio­nal de le­sio­nes (www.fast­fit­ness.es), más de la mi­tad de los es­pa­ño­les su­fren do­lor de es­pal­da lum­bar, aun­que en mu­chos ca­sos el cul­pa­ble po­dría ser el es­trés. María Isa­bel He­ra­so, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal del Do­lor (FID) y au­to­ra de

nos ex­pli­ca que “el es­trés po­ne los múscu­los en ten­sión y los acor­ta, lo que aca­ba ori­gi­nan­do con­trac­tu­ras”. Pa­ra evi­tar­lo nos pro­po­ne prac­ti­car re­la­ja­ción o me­di­ta­ción.

Mé­to­do Gds

Pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de la es­pal­da es vi­tal que la mus­cu­la­tu­ra es­té en­tre­na­da y coor­di­na­da. Sin em­bar­go, la ten­den­cia al se­den­ta­ris­mo ha­ce que es­to no sea así. Por suer­te, uno de los mé­to­dos más aplau­di­dos cien­tí­fi­ca­men­te ha si­do el de ca­de­nas mus­cu­la­res y ar­ti­cu­la­res GDS. Su ob­je­ti­vo es en­con­trar el equi­li­brio en el cuer­po. No bus­ca la le­sión de la es­pal­da, sino el por­qué la es­pal­da due­le. Es de­cir, se cen­tra en la cau­sa del pro­ble­ma y no en el sín­to­ma. Es­to es fá­cil de en­ten­der si ima­gi­na­mos que nues­tro cuer­po es una po­lea: un la­do tira ha­cia aba­jo y el otro tira ha­cía arri­ba, de mo­do que si un la­do se atas­ca el otro no pue­de mo­ver­se. Pa­ra ir a la raíz del pro­ble­ma pro­po­ne ana­li­zar y ex­plo­rar la pos­tu­ra del pa­cien­te cuan­do es­tá de pie y cuan­do es­tá an­dan­do, y así de­ter­mi­nar qué gru­pos mus­cu­la­res han tra­ba­ja­do de­ma­sia­do, es­tán so­bre­car­ga­dos o acor­ta­dos, y que gru­pos es­tán de­ma­sia­do dé­bi­les. A par­tir de ahí se di­se­ña un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da pa­cien­te, con ejer­ci­cios que es­ti­ren los múscu­los más acor­ta­dos y for­ta­lez­can los más de­bi­li­ta­dos. (os­teo­fi­siogds.com)

El li­bro de la es­pal­da. sin do­lor de es­pal­da, Vi­vir bien

Neu­ro­rre­fle­jo­te­ra­pia

Sí, prac­ti­cas de­por­te con re­gu­la­ri­dad, pe­ro tu do­lor de es­pal­da su­pera los 14 días y no des­apa­re­ce. Los fár­ma­cos tam­po­co ayu­dan y no ves la so­lu­ción. ¿Es­tás con­de­na­da a vi­vir con do­lor de es­pal­da? La res­pues­ta es... no. Exis­te una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.