4

AR - - SALUD -

Si vas a per­ma­ne­cer sen­ta­da mu­chas ho­ras, la si­lla de­be te­ner apo­yo en la par­te baja de la es­pal­da, pa­ra que se man­ten­ga de­re­cha. Re­cuer­da le­van­tar­te y cam­biar de po­si­ción ca­da 45 mi­nu­tos. AL CAR­GAR PE­SO “Fle­xio­na las ro­di­llas y man­tén la es­pal­da lo más de­re­cha que pue­das, y

Mind­ful­ness

Mu­chos de los do­lo­res de es­pal­da tie­nen so­lu­ción y pue­den cu­rar­se o me­jo­rar­se. En pa­la­bras de Fran­cis­co Ko­vacs, “en­fren­tar­se al do­lor es más efi­caz que de­jar­se de­rro­tar”. Uno de los pro­ble­mas que tie­nen los pa­cien­tes con do­lor de es­pal­da es que no se ve y pue­den sen­tir­se cues­tio­na­dos por el en­torno. Por eso, do­mar el Las ta­reas do­més­ti­cas su­po­nen un gran es­fuer­zo pa­ra la es­pal­da. Sin em­bar­go, exis­te una se­rie de man­da­mien­tos cla­ve pa­ra pro­te­ger­la y ayu­dar­la a per­ma­ne­cer lo más rec­ta po­si­ble. Pa­ra ello, al ba­rrer y fre­gar el sue­lo, “la lon­gi­tud de la es­co­ba o fre­go­na tie­ne que ser lo su­fi­cien­te­men­te lar­ga pa­ra que no ha­ya que in­cli­nar­se”. Y si tie­nes que aga­char­te, haz­lo “do­blan­do y apo­yan­do una de las ro­di­llas en el sue­lo”. A la ho­ra de lim­piar los cris­ta­les, “cuan­do uses la mano de­re­cha, ade­lan­ta el pie de­re­cho y apo­ya la mano iz­quier­da so­bre el mar­co de la ven­ta­na a la al­tu­ra de los hom­bros”. De es­ta ma­ne­ra el pe­so que­da­rá re­par­ti­do en los pies y la es­pal­da no su­fri­rá. Al plan­char, “la ta­bla tie­ne que lle­gar a la al­tu­ra del om­bli­go o li­ge­ra­men­te por en­ci­ma”. EN LA CA­MA Lo ideal es dor­mir bo­ca arri­ba o en po­si­ción fe­tal. El col­chón tie­ne que te­ner una fir­me­za in­ter­me­dia; es­to es, 5,6 pun­tos en la es­ca­la del Co­mi­té Eu­ro­peo de Es­tan­da­ri­za­ción. Por su par­te, la al­moha­da de­be ase­gu­rar­nos que “la co­lum­na cer­vi­cal for­me con la co­lum­na dor­sal el mis­mo án­gu­lo que cuan­do es­ta­mos de pie”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.