6

AR - - SALUD -

do­lor con psi­co­lo­gía te per­mi­te re­la­cio­nar­te con él de ma­ne­ra in­te­li­gen­te. Los tra­ta­mien­tos más efi­ca­ces son los cog­ni­ti­vo­con­duc­tua­les y la aten­ción cons­cien­te (o Los pri­me­ros pre­ten­den mo­di­fi­car la ac­ti­tud y el com­por­ta­mien­to del pa­cien­te, con el ob­je­ti­vo de pa­liar su do­lor y es­ta­do fun­cio­nal. Es­to es, cam­biar un pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo (“Me due­le la es­pal­da y no pue­do ha­cer na­da”) por un pen­sa­mien­to op­ti­mis­ta (“Po­dré li­diar con es­to por­que el re­po­so no es la so­lu­ción”). Los pi­la­res fun­da­men­ta­les de es­tas te­ra­pias son la mo­di­fi­ca­ción del com­por­ta­mien­to, el ejer­ci­cio fí­si­co y las téc­ni­cas de re­la­ja­ción mus­cu­lar. Se­gún Ko­vacks, así “se ayu­da al pa­cien­te a que vea por sí mis­mo que pue­de ha­cer co­sas que pen­sa­ba que no po­día, por mie­do al do­lor”. Por su par­te el se prac­ti­ca a tra­vés de la me­di­ta­ción, con el fin de cen­trar la aten­ción en el pre­sen­te y no de­jar que los pen­sa­mien­tos de fu­tu­ro ne­ga­ti­vos lo con­ta­mi­nen. La ga­nan­cia en au­to­es­ti­ma y con­fian­za es enor­me.

Gim­na­sia en el agua

La na­ta­ción es el de­por­te idó­neo pa­ra lu­char con­tra los do­lo­res de es­pal­da, pe­ro si no te gus­ta, no im­por­ta por­que hay vi­da más allá de na­dar. La al­ter­na­ti­va es­tá en tres pa­la­bras:

e hi­dro­ci­ne­si­te­ra­pia. Son ejer­ci­cios pa­ra rea­li­zar en la pis­ci­na y en­fo­ca­dos a for­ta­le­cer, es­ti­rar y re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra de la es­pal­da, sin ne­ce­si­dad de na­dar. María Ma­da­ria­ga, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en Anes­te­sio­lo­gía y Tra­ta­mien­to del Do­lor y coor­di­na­do­ra del blog

ase­gu­ra que es­te ti­po de ejer­ci­cios “me­jo­ran el do­lor de la es­pal­da a tra­vés del ade­cua­do con­trol pos­tu­ral y el equi­li­brio al ca­mi­nar de nues­tro cuer­po: se apren­de den­tro del agua y sir­ve pa­ra cam­biar la pos­tu­ra fue­ra de ella”.

Mar­cha nór­di­ca

Echar­le un pul­so al do­lor de es­pal­da y ga­nar­lo es más fá­cil si ejer­ci­ta­mos los múscu­los ab­do­mi­na­les, obli­cuos y lum­ba­res, pec­to­ra­les y dor­sa­les, ade­más de la mus­cu­la­tu­ra de bra­zos y pier­nas. Pa­ra con­se­guir­lo, una de las prác­ti­cas más re­co­men­da­das es la ca­mi­na­ta nór­di­ca, que con­sis­te en ca­mi­nar er­gui­do ayu­da­do de bas­to­nes, y ade­lan­tan­do el bra­zo con­tra­rio al pie que da el pa­so: “Pue­de prac­ti­car­se so­bre as­fal­to, en par­ques, pis­tas fo­res­ta­les o la pla­ya”, re­sal­ta la doc­to­ra Ma­da­ria­ga. Pa­ra ello so­lo ne­ce­si­tas za­pa­ti­llas có­mo­das y bas­to­nes es­pe­cia­les: no va­len los tra­di­cio­na­les de pa­seo ni los de es­quí. Ade­más, en In­ter­net pue­des en­con­trar ví­deos ex­pli­ca­ti­vos y gru­pos or­ga­ni­za­dos que lo prac­ti­can muy cer­ca de ca­sa. (nw­ma­drid.es)

mind­ful­ness mind­ful­ness). aquagym, aqua­fit­ness Tu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.