Y con ella lle­gó el es­cán­da­lo

La vi­da se­xual de la du­que­sa de Argyll lle­nó las pá­gi­nas de la pren­sa ama­ri­lla bri­tá­ni­ca de los se­sen­ta.Aho­ra,sube al es­ce­na­rio con­ver­ti­da en ópe­ra.

AR - - PLANES -

Co­no­ci­da como ‘la chi­ca de oro’ du­ran­te los años trein­ta, Et­hel Mar­ga­ret Whig­ham era hi­ja de un mi­llo­na­rio de la in­dus­tria tex­til y una de las sol­te­ras más co­di­cia­das en Gran Bre­ta­ña y EE.UU. Cla­ro que, ade­más de ri­ca, era una be­llí­si­ma jo­ven, tan­to que el can­tan­te Co­le Por­ter le de­di­có su can­ción You Are the Best. Pe­ro no fue eso lo que la hi­zo fa­mo­sa, sino su se­gun­do ma­tri­mo­nio con el de­ci­mo­pri­mer du­que de Argyll o, me­jor di­cho, el di­vor­cio que le se­gui­ría. Y es que la pren­sa de la dé­ca­da de los se­sen­ta lo ca­li­fi­có de “es­can­da­lo­so”, so­bre to­do por­que fue ella quien fue in­fiel a un miem­bro de la aris­to­cra­cia. Tam­po­co ayu­dó mu­cho que el ma­ri­do pre­sen­ta­ra como prue­ba de adulterio unas fo­to­gra­fías en las que su es­po­sa apa­re­cía sin más ves­ti­men­ta que un co­llar de per­las y abra­za­da a un va­rón con el tor­so des­nu­do, al que no se veía la ca­be­za. Fue así como el mis­te­rio­so hom­bre se con­vir­tió en el in­te­rro­gan­te más per­se­gui­do: ¿se­ría el ac­tor Dou­glas Fair­banks? ¿Un mi­nis­tro bri­tá­ni­co? A pe­sar de las hi­pó­te­sis no se lle­gó a sa­ber, aun­que sí se fue­ron des­ve­lan­do los de­ta­lles más es­ca­bro­sos de la vi­da se­xual de la que pa­só a ser apo­da­da The Dirty Du­chess (‘la du­que­sa su­cia’).

Tho­mas Adès, uno de los mas des­ta­ca­dos com­po­si­to­res in­gle­ses, es­cri­bió su pri­me­ra ópe­ra ba­sán­do­se en es­ta his­to­ria. Pow­der her Fa­ce, o la ‘ópe­ra de la fe­la­ción’, como la han lla­ma­do, ha re­co­rri­do di­ver­sos es­ce­na­rios des­de 1995, aun­que por su len­gua­je y de­ta­lles ex­plí­ci­tos no lo ha te­ni­do na­da fá­cil a pe­sar de las bue­nas crí­ti­cas re­ci­bi­das. Pa­re­ce men­ti­ra, con to­do lo que ve­mos, que el pu­ri­ta­nis­mo si­ga con­de­nan­do hoy cier­tos te­mas. Afor­tu­na­da­men­te, Pow­der her Fa­ce lle­ga a Es­pa­ña por pri­me­ra vez y po­drás ser tú mis­ma la que juz­gue el que sin du­da es el es­pec­tácu­lo más lla­ma­ti­vo de la tem­po­ra­da. Pa­ra no­ta, el di­rec­tor es­cé­ni­co, Car­los Wag­ner, quien na­rra es­plén­di­da­men­te la pe­no­sa es­ca­la­da so­cial de una mu­jer ator­men­ta­da por la so­le­dad. Un to­que dra­má­ti­co que no so­lo apor­ta dig­ni­dad a la du­que­sa, sino tam­bién com­pa­sión por ella.

Del 6 al 8 de mayo en el Tea­tro Arria­ga de Bil­bao.

A la iz­quier­da, la du­que­sa de Argyll. A la de­re­cha, es­ce­na de la ópe­ra Pow­der her Fa­ce, que cuen­ta su es­can­da­lo­sa in­fi­de­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.