POR LAS TA­LLAS REALES

AR - - EDITORIAL -

To­das po­de­mos ser be­llas a cual­quier edad o con cual­quier ta­lla. En AR, des­de ha­ce 15 años, in­ten­ta­mos ha­cer una re­vis­ta pa­ra mu­je­res reales, con pre­su­pues­tos nor­ma­les y vi­das au­tén­ti­cas. Te­ne­mos pro­ble­mas y ale­grías, pa­sa­mos ra­chas bue­nas y, a ve­ces, la vi­da nos gol­pea, pe­ro no nos ren­di­mos, so­bre to­do por­que no po­de­mos. Nues­tros hi­jos, nues­tros tra­ba­jos y mul­ti­tud de res­pon­sa­bi­li­da­des nos im­pi­den ti­rar la toa­lla. He­mos lu­cha­do des­de ha­ce mu­chos años por que no nos co­man el ta­rro con que la fe­li­ci­dad es­tá en la ta­lla 38. No nos cree­mos que los años ha­cen a las mu­je­res in­vi­si­bles, ni per­se­gui­mos la eter­na ju­ven­tud y otras as­pi­ra­cio­nes im­po­si­bles que so­lo traen frus­tra­ción. Ca­da vez hay más ejem­plos pú­bli­cos de mu­je­res que en­cuen­tran el gran amor pa­sa­da la ju­bi­la­ción. Ya sa­be­mos que la be­lle­za de la ma­du­rez es tre­men­da­men­te atrac­ti­va si en­con­tra­mos nues­tro es­ti­lo, con ki­los y sin ki­los, con pe­que­ñas ru­ti­nas de be­lle­za, ejer­ci­cio y ali­men­ta­ción sa­na, pe­ro, so­bre to­do, con ac­ti­tud.

La ac­ti­tud es la cla­ve: se­guir sin­tien­do cu­rio­si­dad, apa­sio­nar­te por las co­sas, no per­der el bri­llo en la mi­ra­da y gus­tar­te. Una de las co­sas bue­nas de cum­plir años es que te sien­tes más se­gu­ra. Por eso, en es­te nú­me­ro ha­bla­mos con mu­je­res be­llas que han em­pren­di­do una cru­za­da con­tra los es­te­reo­ti­pos, que nos de­mues­tran que el atrac­ti­vo y la fe­li­ci­dad no tie­nen na­da que ver con la bás­cu­la.

Po­déis pen­sar que en­tro en con­tra­dic­ción con mi an­te­rior edi­to­rial, en que ha­bla­ba de mi plan de cho­que de pues­ta a pun­to, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. He fre­na­do una de­ri­va que no me be­ne­fi­cia­ba y que­ría vol­ver a re­co­no­cer­me. Ni más del­ga­da que mi na­tu­ra­le­za, ni una ta­lla im­po­si­ble. Sen­ci­lla­men­te, que­ría de­jar aque­llo que no me be­ne­fi­cia­ba. Aho­ra co­mo me­jor, ha­go más ejer­ci­cio, es­toy más sa­na y he vuel­to a mi ta­lla, ni una me­nos. Ha­ce tiem­po que de­ci­dí man­te­ner la cur­va en lu­gar de la lí­nea, pe­ro sin co­les­te­rol.

Nues­tras he­roí­nas no se re­sig­nan a que nos im­pon­gan un pro­to­ti­po que no tie­ne na­da que ver con la reali­dad. To­das he­mos com­pro­ba­do, es­pe­cial­men­te en re­ba­jas, que cuan­do pi­des las ta­llas 42, 44 o 46 siem­pre son las pri­me­ras que se ago­tan. El mo­ti­vo es bien cla­ro: hay más de­man­da. Y no di­ga­mos cuan­do la ro­pa que te gus­ta no se fa­bri­ca más allá de la 44, con mu­cha suer­te, o que la 42 en reali­dad es una 40. Me uno a la re­cla­ma­ción de que las ta­llas sean las reales y no ca­da vez más pe­que­ñas. Os de­seo un fe­liz mes ju­nio.

“To­das he­mos com­pro­ba­do, es­pe­cial­men­te en re­ba­jas, que cuan­do pi­des las ta­llas 42, 44 o 46, siem­pre son las pri­me­ras que se ago­tan”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.