Por un fu­tu­ro

EN IGUAL­DAD

AR - - EN NUESTRO BUZÓN - M.ª Eu­ge­nia Gon­zá­lez Na­ta­lia Mo­ra­tal

Co­mo di­ce Lu­cía Ga­lán en el re­por­ta­je so­bre con­ci­lia­ción de ma­yo, esa es una pa­la­bra que no de­be­ría exis­tir. ¿Cuán­do nos da­re­mos cuen­ta de que la con­ci­lia­ción no es so­lo asun­to de mu­je­res/ma­dres? ¿Cuán­tos hom­bres pi­den re­duc­ción de jor­na­da por cui­da­do de hi­jos? ¿Cuán­tos pi­den per­mi­so en el tra­ba­jo pa­ra ir al mé­di­co o a la reunión con la tu­to­ra? Ha­bría que de­jar de de­cir: “A mí por suer­te mi ma­ri­do me ayu­da mu­cho”. Lo que ten­go cla­ro es que no hay ma­las ma­dres: to­das lo ha­ce­mos lo me­jor que po­de­mos. Y no de­be­mos sen­tir­nos cul­pa­bles por que­rer ha­cer otras ac­ti­vi­da­des ade­más de la de ejer­cer de ma­dres. es­pec­tro au­tis­ta) ¡no os po­déis ni ima­gi­nar qué em­pu­je me han da­do las pa­la­bras de ca­da una de ellas!. Fra­ses co­mo: “Ese es el ob­je­ti­vo del club: des­mi­ti­fi­car la ma­ter­ni­dad, rom­per el mi­to de la ma­dre per­fec­ta” o “no se tra­ta de pa­dres im­pli­ca­dos, pa­dres que echan una mano, ¡es que el hi­jo es tu­yo!” me ani­man a se­guir en las ba­rri­ca­das de mi ho­gar; de ma­ne­ra si­len­cio­sa, pe­ro va­lien­te... sin ce­der ni un mi­lí­me­tro en lo que por de­re­cho nos co­rres­pon­de a las mu­je­res tan­to co­mo a ellos: el tiem­po, nues­tro tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.