“No exis­te el me­jor mo­men­to pa­ra ser ma­dre: so­lo exis­te el mo­men­to”

AR - - PSICO -

Pe­rio­dis­ta, crea­do­ra la pla­ta­for­ma on­li­ne pa­ra ma­dres sol­te­ras ma­so­la.org y au­to­ra de tres cuen­tos in­fan­ti­les so­bre re­pro­duc­ción asis­ti­da y donación de óvu­los, Ro­sa Maes­tro es una de esas mu­je­res con­ven­ci­das de que no exis­te una úni­ca for­ma de vi­vir, y tam­po­co un úni­co mo­de­lo de fa­mi­lia. Hoy es la or­gu­llo­sa ma­má de Al­ba y Na­bi­la. ¿A qué edad de­ci­des no es­pe­rar más y dar el pa­so de ser ma­dre? Yo siem­pre qui­se ser ma­dre más bien tar­de que tem­prano... ¡Te­nía mu­chas co­sas que ha­cer! Con 33 o 34 años, re­cuer­do que mi abue­la me di­jo: “¿Hi­ja, por qué no vas a una de esas clí­ni­cas y te traes al hi­jo pues­to en el bol­si­llo?”. Esa fra­se se me que­dó gra­ba­da... A los 38, y des­pués de un par de re­la­cio­nes que no fun­cio­na­ron, de esas que aho­ra lla­ma­mos tó­xi­cas..., de­ci­dí dar el pa­so y ha­cer mi de pri­me­ra in­se­mi­na­ción. ¿Có­mo te sen­tis­te al to­mar es­ta de­ci­sión? Al­go así te ha­ce de­jar atrás tan­tos pre­jui­cios, tan­tas co­sas es­ta­ble­ci­das... To­dos esos planes de vi­da que has he­cho y que tie­nes tan bien pen­sa­dos: una pa­re­ja, los ni­ños, las com­pras del fin de se­ma­na, las va­ca­cio­nes en fa­mi­lia, etc. Y te das cuen­ta de que, a lo me­jor, en ese plan no en­ca­jan to­dos... Pe­ro cam­biar to­dos es­tos es­que­mas y planes no es fá­cil: su­po­ne un pro­ce­so. Y so­la es más du­ro. ¿Qué du­das son las que más asus­tan en un pri­mer mo­men­to? Me preo­cu­pa­ba so­bre to­do la ex­clu­sión de la fi­gu­ra pa­ter­na y có­mo po­día afec­tar a mi hi­jo, no a mí. Me pre­gun­ta­ba có­mo iba a ser lle­var es­to so­la, có­mo se lo con­ta­ría a la fa­mi­lia, a los ami­gos... Lue­go, pa­sé a la fa­se de: “¿Y si me que­do sin tra­ba­jo? ¿Y si cai­go en­fer­ma? ¿Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.