“Si quie­res ser ma­dre, con­ge­lar tus óvu­los es un se­gu­ro pa­ra el fu­tu­ro”

AR - - PSICO -

que te veas en esa nue­va si­tua­ción, ima­gi­nar có­mo te vas a ver y sen­tir ejer­cien­do el pa­pel de ma­dre sin pa­re­ja, y des­cu­brir có­mo de ca­paz te sien­tes pa­ra ha­cer fren­te a to­do es­to tu so­la. Es un aná­li­sis ne­ce­sa­rio an­tes de to­mar la de­ci­sión”.

Por otra par­te, ser ma­dre sol­te­ra no es una de­ci­sión que res­pon­da (ex­cep­to en ca­sos pa­to­ló­gi­cos) a un im­pul­so, sino que es fru­to de un pro­fun­do aná­li­sis y de un de­seo muy fuer­te, ca­si vis­ce­ral, de que­rer vi­vir esa ex­pe­rien­cia. Co­mo ex­pli­ca Eva Ma­ría Ber­nal, “aun­que tú sien­tas que ya lo has de­ci­di­do, da­te unos me­ses más pa­ra que sea un sen­ti­mien­to que es­té muy asen­ta­do en ti. Es­to es pa­ra siem­pre y vas a ser res­pon­sa­ble de un ni­ño so­la. Tie­nes que te­ner­lo muy cla­ro”.

Sol­te­ra, sí; so­la, no

Tie­ne muy cla­ro que quie­re ser ma­dre a me­dio pla­zo, pe­ro, mien­tras lle­ga el mo­men­to, Nor­ma ha de­ci­di­do con­ge­lar sus óvu­los pa­ra ase­gu­rar su fu­tu­ra ma­ter­ni­dad. Co­mo ella mis­ma afir­ma, to­do un re­ga­la­zo que se ha he­cho a sí mis­ma. Des­de tus re­des so­cia­les y tu nue­vo blog per­so­nal (nor­ma­pa­ra­la­vi­da.com) apo­yas y ani­mas a las mu­je­res a apos­tar por es­ta op­ción. ¿Qué te lle­vó a to­mar la de­ci­sión de ha­cer­lo? Si tie­nes cla­ro que vas a ser ma­dre, es un se­gu­ro pa­ra el fu­tu­ro. Nun­ca sa­bes si vas a te­ner pro­ble­mas o no pa­ra te­ner ni­ños has­ta que no te po­nes a ello. No sa­bes si la ca­li­dad de tus óvu­los es la ade­cua­da pa­ra ges­tar un hi­jo. Pue­des no te­ner pro­ble­mas en el pri­mer em­ba­ra­zo, pe­ro sí en el se­gun­do... Es­ta fue una de ¿Es al­go que ha­ya que con­tar? ¿Es me­jor es­pe­rar pa­ra com­par­tir­lo? ¿Có­mo se ges­tio­na con la fa­mi­lia y con el en­torno? Co­mo nos ex­pli­ca Eva Ma­ría Ber­nal, le­jos de su­po­ner un es­trés aña­di­do, con­tar­lo es fun­da­men­tal pa­ra ob­te­ner el apo­yo emo­cio­nal que esa per­so­na ne­ce­si­ta: “La so­lu­ción es con­tar­lo, pe­ro ges­tio­nán­do­lo las ra­zo­nes que me lle­va­ron a con­ge­lar mis óvu­los. ¿Te has da­do al­gún pla­zo pa­ra te­ner tu pri­mer hi­jo? La ver­dad es que no, pe­ro lo veo a me­dio pla­zo. Lle­ga un día en que lo sa­bes, que tu re­loj bio­ló­gi­co em­pie­za a so­nar. Ha­ber con­ge­la­do mis óvu­los me da mu­cha tran­qui­li­dad, y creo que me ayu­da­rá a to­mar la de­ci­sión de for­ma más me­di­ta­da. Lle­ga­do el mo­men­to, ¿es­ta­rías dis­pues­ta a ha­cer­lo en so­li­ta­rio si no tie­nes a tu la­do a la per­so­na ade­cua­da? Me en­can­ta­ría te­ner hi­jos en pa­re­ja. La ver­dad es que ese es mi sue­ño, pe­ro tam­po­co me con­for­ma­ría con cual­quier pa­re­ja por que­rer ser ma­dre: eso me pa­re­ce una tram­pa. En ese ca­so, creo que sí po­dría ser ma­dre sol­te­ra. Es una op­ción tan vá­li­da y tan bue­na co­mo otra cual­quie­ra. des­de la aser­ti­vi­dad: yo com­par­to es­to con­ti­go, pe­ro pon­go lí­mi­tes. Si quie­ro que me eches una mano, te lo pe­di­ré, pe­ro no ne­ce­si­to que me lla­mes to­dos los días. Cuén­ta­lo y com­pár­te­lo siem­pre que el en­torno sea res­pe­tuo­so, que se­pan es­cu­char­te sin juz­gar, que te apo­yen. Esa se­ría la me­jor de las ayu­das”.

Y es que dar el pa­so de con­ver­tir­te en ma­dre sol­te­ra no sig­ni­fi­ca te­ner que afron­tar­lo to­do so­la. Los ex­per­tos coin­ci­den: in­fór­ma­te, pre­gun­ta, apó­ya­te en tu fa­mi­lia y tu en­torno, y pro­cu­ra dar res­pues­ta a to­das esas pre­gun­tas y te­mo­res an­tes de to­mar la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va. In­ter­net pue­de ser una bue­na fuen­te de in­for­ma­ción pa­ra em­pe­zar a indagar, y se­rá fun­da­men­tal re­cu­rrir al ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal de psi­có­lo­gos, es­pe­cia­lis­tas en apo­yo emo­cio­nal, clí­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da... Y no de­jes de co­no­cer otras per­so­nas en la mis­ma si­tua­ción acu­dien­do, por ejem­plo, a aso­cia­cio­nes de ma­dres sol­te­ras, por­que te­ner en cuen­ta la ex­pe­rien­cia de aque­llas que ya han pa­sa­do an­tes por lo que tú vas a vi­vir aho­ra se­rá mu­chas ve­ces la ayu­da más im­por­tan­te. ¿Dis­pues­ta a ha­cer reali­dad tu sue­ño de ser ma­dre? ¿Quién di­jo mie­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.