Ri­co am­bien­te cul­tu­ral

AR - - TENDENCIA -

de su con­ti­nen­te. Un re­la­to que mues­tra que los pro­gre­sos so­cia­les y cul­tu­ra­les en Áfri­ca no se li­mi­tan a co­piar ten­den­cias glo­ba­les. Así ha su­ce­di­do con el flo­re­ci­mien­to de sub­cul­tu­ras co­mo los de la Re­pú­bli­ca del Con­go, hom­bres que vis­ten ro­pas ele­gan­tes ins­pi­ra­das en el es­ti­lo oc­ci­den­tal, pe­ro que han re­in­ter­pre­ta­do los có­di­gos es­té­ti­cos has­ta ha­cer­los su­yos. Pe­ro tam­bién es al­go que en cier­to mo­do su­ce­de en las pa­sa­re­las con ves­ti­dos rea­li­za­dos en tex­ti­les wax afri­ca­nos (pie­zas de al­go­dón 100% te­ñi­das con ce­ras), que, adap­ta­dos a las exi­gen­cias oc­ci­den­ta­les, han tras­pa­sa­do fron­te­ras, y que, por su­pues­to, el res­to del mun­do ha co­pia­do.

El año del ‘boom’

Se ha ne­ce­si­ta­do más de una dé­ca­da pa­ra que el ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano co­men­za­ra a ser co­no­ci­do, pe­ro des­de 2007, cuan­do la em­pre­sa in­ter­na­cio­nal de subas­tas y ven­tas de ar­te Bon­hams op­tó por él, no ha pa­ra­do de ga­nar vi­si­bi­li­dad, y el pre­cio me­dio de sus obras se ha quin­tu­pli­ca­do, tal y co­mo nos ex­pli­ca So­re­lla Acos­ta, di­rec­to­ra de la ga­le­ría Out of Afri­ca (Bar­ce­lo­na) y nues­tra El ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano ha sa­bi­do lla­mar la aten­ción in­ter­na­cio­nal gra­cias al apo­yo de im­por­tan­tes mer­ca­dos lo­ca­les, co­mo los de Ni­ge­ria y Su­dá­fri­ca, na­ci­dos de un po­ten­te am­bien­te ar­tís­ti­co. En la ima­gen, ci­ce­ro­ne por es­te nue­vo panorama ar­tís­ti­co: “Ac­tual­men­te, el mer­ca­do del ar­te mi­ra ha­cia el con­tem­po­rá­neo afri­cano, lo que ha su­pues­to un au­men­to de vi­si­bi­li­dad de sus ar­tis­tas y de sus ex­po­si­cio­nes”, afir­ma.

Así, y aun­que son los co­lec­cio­nis­tas sud­afri­ca­nos y ni­ge­ria­nos los que si­guen do­mi­nan­do es­te mer­ca­do, el in­te­rés de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es cre­cien­te. Matt­hew Par­trid­ge es el di­rec­tor de Ca­pe Town Art Fair, una fe­ria que el pa­sa­do mes de fe­bre­ro aco­gió a co­lec­cio­nis­tas de to­do el con­ti­nen­te en Ciu­dad del Ca­bo. Se­gún su ex­pe­rien­cia, la pre­sen­cia de co­lec­cio­nis­tas de La­gos o Nai­ro­bi, así co­mo de ins­ti­tu­cio­nes de Zim­ba­bue y Na­mi­bia, mues­tra que se va am­plian­do la ba­se de co­lec­cio­nis­tas, es­pe­cial­men­te don­de la eco­no­mía es fuer­te y prós­pe­ra. Es­te cre­ci­mien­to, la pro­fe­sio­na­li­za­ción del sec­tor lo­cal y tam­bién las fluc­tua­cio­nes de di­vi­sas atraen a los co­lec­cio­nis­tas, siem­pre en bus­ca de al­go nue­vo: “El ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano tie­ne al­go que nun­ca ha­bía vis­to has­ta aho­ra”, afir­ma Par­trid­ge. En es­te mis­mo sen­ti­do se ex­pre­sa Han­nah O’Leary, es­pe­cia­lis­ta en ar­te de Su­dá­fri­ca de Bon­hams: “Los co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos y las ins­ti­tu­cio­nes se vuel­ven

sa­peurs

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.