La be­lle­za del re­ci­cla­je

AR - - TENDENCIA -

así mo­ti­var a los ar­tis­tas afri­ca­nos pa­ra que in­ven­ten nue­vas pis­tas pa­ra re­en­can­tar a su con­ti­nen­te y al mun­do, y es­to re­sul­ta una se­ñal muy po­si­ti­va pa­ra nues­tra ga­le­ría, Out of Afri­ca, por­que, des­de nues­tro na­ci­mien­to en 2011, de­ci­di­mos pre­sen­tar a los afi­cio­na­dos al ar­te y a los co­lec­cio­nis­tas el la­do po­si­ti­vo de es­te con­ti­nen­te. Un Áfri­ca li­bre y res­pon­sa­ble de ella mis­ma, que es el sue­ño que per­si­gue. Creo que el en­tu­sias­mo y la crea­ti­vi­dad de los ar­tis­tas pue­den ayu­dar a cam­biar las co­sas”, afir­ma So­re­lla.

A es­te res­pec­to, hay vi­sio­nes au­da­ces, co­mo la re­fle­ja­da en un co­lec­ción de fu­la­res de la mar­ca ame­ri­ca­no­ni­ge­ria­na Iki­ré Jo­nes, que mues­tra una vi­sión fu­tu­ris­ta en el París de 2081. En él, los vi­si­tan­tes de la Nue­va Áfri­ca des­pier­tan más ad­mi­ra­ción que la pro­pia To­rre Eif­fel: “Co­mo in­mi­gran­tes, fue­ron ri­di­cu­li­za­dos y des­pre­cia­dos [...], pe­ro de eso ha­ce ya mu­cho tiem­po”, se ex­pli­ca en la web de la mar­ca.

Com­pro­me­ti­do y so­cial

Es im­po­si­ble pre­ten­der mos­trar las ca­rac­te­rís­ti­cas del ar­te afri­cano con­tem­po­rá­neo, tal y co­mo in­di­can los ex­per­tos. Pri­me­ro, por­que no lo ha­ría­mos con nin­gún Me­ta­les re­cu­pe­ra­dos de ba­rri­les de pe­tró­leo usa­dos pa­ra fa­bri­car mue­bles, y si­llas es­co­la­res que se re­di­se­ñan sir­ven co­mo me­tá­fo­ra de un con­ti­nen­te que se rein­ven­ta.

de Ha­med Ouat­ta­ra, de Bur­ki­na Fa­so. otro ar­te, ya que es­to es más pro­pio de co­rrien­tes pic­tó­ri­cas, cri­te­rios per­so­na­les, pers­pec­ti­vas... Y, en se­gun­do lu­gar, por­que Áfri­ca es un con­ti­nen­te don­de con­flu­yen 54 paí­ses y mil mi­llo­nes de per­so­nas con una exa­ge­ra­da mul­ti­pli­ci­dad de vo­ces, cul­tu­ras y et­nias y una vas­tí­si­ma y he­te­ro­gé­nea ri­que­za: “Ca­da obra, sea afri­ca­na o eu­ro­pea, se ori­gi­na en la es­pon­ta­nei­dad y la inspiración de su crea­dor, así co­mo en la lec­tu­ra del ob­ser­va­dor. Lo vi­vi­do, la per­cep­ción del mun­do, el re­fle­jo de su al­ma... To­do in­flu­ye. El ar­te afri­cano pue­de na­cer en to­dos los lu­ga­res; su per­te­nen­cia es más pro­fun­da, emo­cio­nal y sen­si­ble que un sim­ple con­cep­to de per­te­nen­cia geo­grá­fi­ca ofi­cial”, afir­ma So­re­lla. Con to­do, y co­mo agre­ga la ga­le­ris­ta, se tra­ta por lo ge­ne­ral de un ar­te muy so­cial. En la fo­to­gra­fía, la pin­tu­ra, los ví­deos, las ins­ta­la­cio­nes, los ar­tis­tas ex­pre­san las de­sigual­da­des so­cia­les, la co­rrup­ción, la gue­rra, etc. Por ejem­plo, el fo­tó­gra­fo Bou­ba­car Tou­ré Man­de­bory, de Se­ne­gal, reali­zó un in­tere­san­te tra­ba­jo,

don­de cap­tó a la gen­te de la ca­lle, la su­cie­dad y la po­bre­za. Y la sud­afri­ca­na Lu­cin­da Mu­ge uti­li­za sus ja­rro­nes ins­pi­ra­dos en la

Ru­fis­que, re­gards sur la vi­lle,

Mue­ble Lu­xe TV,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.