De fren­te al sol

AR - - ESPECIAL VERANO -

Cui­dar de una ma­ne­ra dis­tin­ta la piel del ros­tro tie­ne un buen mo­ti­vo: “Es más fi­na que la del cuer­po, tie­ne cé­lu­las más pe­que­ñas, más po­ros y de­bi­do al ma­yor nú­me­ro de glán­du­las se­bá­ceas, se­gre­ga más lí­pi­dos. Tam­bién es­tá más ex­pues­ta a los fac­to­res ex­ter­nos, co­mo el vien­to, el hu­mo y, por su­pues­to, los ra­yos”, acla­ran des­de Eu­ce­rin. Por eso, las con­se­cuen­cias de la ex­po­si­ción so­lar en la ca­ra son más vi­si­bles y van des­de el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, apa­ri­ción de arru­gas, man­chas o pér­di­da de elas­ti­ci­dad, has­ta la apa­ri­ción de her­pes u otros pro­ble­mas ma­yo­res. Y los nue­vos so­la­res de ros­tro, ade­más de pro­tec­ción, in­clu­yen fór­mu­las an­ti­edad, antimanchas, tex­tu­ras li­ge­ras e hi­poa­ler­gé­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.