Aque­lla chi­ca del ví­deo de Sa­bi­na

La ac­triz, que se dio a co­no­cer tras la ba­rra de un bar en ‘Y nos die­ron las 10’, re­gre­sa al ci­ne en uno de sus pa­pe­les más com­pli­ca­dos.

AR - - CINE -

Han pa­sa­do vein­ti­cua­tro años des­de que una jo­ven­cí­si­ma Go­ya To­le­do pro­ta­go­ni­za­ra uno de los ma­yo­res éxi­tos de Joa­quín Sa­bi­na. Hoy, aque­lla ca­ma­re­ra que con sus ojos de ga­ta le man­te­nía des­pier­to has­ta el ama­ne­cer, ha de­mos­tra­do que te­nía ta­len­to pa­ra ha­cer aquel ví­deo y mu­cho más. Bas­ta con echar un vis­ta­zo a sus mag­ní­fi­cas in­ter­pre­ta­cio­nes en fil­mes co­mo Ma­ra­ría, Mak­tub o Mar­se­lla.

Pe­ro es es­te mes cuan­do la ac­triz se en­fren­ta al que pro­ba­ble­men­te es uno de los pa­pe­les más com­pli­ca­dos de su ca­rre­ra, el de una ins­pec­to­ra de po­li­cía de ca­rác­ter que in­ves­ti­ga el sui­ci­do co­lec­ti­vo de una sec­ta en Ca­na­rias. He­le­na Ta­ber­na, di­rec­to­ra de Acan­ti­la­do (fil­me que adap­ta la no­ve­la de Lu­cía Et­xe­ba­rría El con­te­ni­do del si­len­cio), afir­ma so­bre su in­ter­pre­ta­ción que es “uno de sus ma­yo­res lo­gros co­mo ac­triz”, gra­cias a la ri­que­za de ma­ti­ces que apor­ta a un per­so­na­je du­ro. Qui­zás es­ta vez ga­ne el Go­ya pa­ra el que tan­tas ve­ces ha si­do no­mi­na­da y que tan­to se me­re­ce.

A sus 45 años, Go­ya, que de­jó de ser mo­de­lo pa­ra que la vie­ran co­mo una in­tér­pre­te de ver­dad, que es lo que es, se sien­te con ga­nas de con­tra­de­cir a quie­nes afir­man que las ac­tri­ces a es­ta edad tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des: “El pe­li­gro es que eso se te me­ta en la ca­be­za y te ha­gas ma­yor”, afir­ma. No es su ca­so, y no por­que fí­si­ca­men­te es­té es­tu­pen­da, sino por­que ca­da vez tra­ba­ja me­jor. Que si­ga así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.