Por qué hay que ir a ver­los

La pro­di­gio­sa voz de Ar­cán­gel y los pa­sos de bai­le que Is­rael Gal­ván con­vier­te en ar­te son los pro­ta­go­nis­tas de dos es­pec­tácu­los im­pa­ga­bles.

AR - - PLANES - AR­CÁN­GEL IS­RAEL GAL­VÁN

Una re­fe­ren­cia en el mun­do del fla­men­co El can­taor onu­ben­se ha lo­gra­do un dis­co so­bre­sa­lien­te es­te año, Ta­blao, del que los crí­ti­cos di­cen que es una ex­pe­rien­cia pio­ne­ra y un re­fe­ren­te en el fla­men­co. Gra­ba­do en di­rec­to en es­ce­na­rios de di­fe­ren­tes ciu­da­des de Es­pa­ña, es­te nue­vo tra­ba­jo mues­tra una vez más por qué es­te can­taor es tan re­co­no­ci­do. Pre­cur­sor de la sa­ga de jó­ve­nes fla­men­cos que, con res­pe­to a la tradición, apor­tan nue­vas ideas, Ar­cán­gel ha si­do pre­mia­do en va­rias oca­sio­nes por su pro­di­gio­sa voz, y su va­lía ar­tís­ti­ca ha si­do re­co­no­ci­da en fes­ti­va­les tan im­por­tan­tes co­mo la Bie­nal de Se­vi­lla. Aho­ra la gi­ra de Ta­blao pro­me­te ser una de las me­jo­res del ve­rano, y es que el can­taor ha ele­gi­do es­pa­cios em­ble­má­ti­cos o sin­gu­la­res re­la­cio­na­dos con el mun­do de la cul­tu­ra pa­ra unos con­cier­tos ín­ti­mos, sin am­pli­fi­car, pa­ra afo­ros de me­nos de 200 per­so­nas. Una de­li­ca­tes­sen be­llí­si­ma pa­ra pa­la­da­res muy exi­gen­tes. De gi­ra. El 27 de ma­yo en el pa­tio del Mu­seo Pi­cas­so Má­la­ga y el 4 de ju­nio en la Azo­tea de la Ca­sa Pe­mán, en Cá­diz. Más fe­chas y en­tra­das en www.tick­tack­tic­ket.com Un ar­te po­co con­ven­cio­nal que se­du­ce al mun­do Una ra­ra avis ca­paz de ha­cer un so­lo de 40 mi­nu­tos sin mú­si­ca y vol­ver lo­co a crí­ti­ca y pú­bli­co (ade­más de ex­hi­bir­lo en mu­seos co­mo la Fun­da­ción Cal­der de Nue­va York). De eso y de más es ca­paz es­te bai­laor que, en­tre otros mu­chos re­co­no­ci­mien­tos, tie­ne el Pre­mio Na­cio­nal de Dan­za, seis Max y la Me­da­lla de las Ar­tes y las Le­tras que con­ce­de el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Fran­cia. Su fla­men­co no tie­ne na­da de con­ven­cio­nal: sus pa­sos de bai­le se trans­for­man en com­pli­ca­dos mo­vi­mien­tos y su len­gua­je ex­pre­si­vo, for­tí­si­mo, se ba­sa en frag­men­ta­cio­nes y su­mas ges­tua­les que le han he­cho fa­mo­so en el mun­do. “El más vie­jo de los bai­lao­res jó­ve­nes”, co­mo le de­fi­nió Mo­ren­te, tie­ne su re­su­men en Fla.Co.Men, un es­pec­tácu­lo en el que con­ver­gen to­das sus ten­den­cias y ver­tien­tes. Una de­cons­truc­ción del fla­men­co que ma­ra­vi­lla y emo­cio­na por la per­fec­ción de su eje­cu­ción y su pa­sión des­bor­da­da. 3 de ju­nio en el Tea­tro Prin­ci­pal de Vitoria. En­tra­das a la ven­ta en tic­ket.kut­xa­bank.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.