“Ten­go la dis­ci­pli­na de un le­gio­na­rio”

Amo­res, in­tri­gas de pa­la­cio, lu­cha de gla­dia­do­res.‘La le­gión per­di­da’ es una no­ve­la que cie­rra una tri­lo­gía su­per­ven­tas de­di­ca­da al em­pe­ra­dor Tra­jano.

AR - - LIBROS -

San­tia­go Pos­te­gui­llo sien­te de­bi­li­dad por Ro­ma y la Co­lum­na Tra­ja­na. La des­cu­brió du­ran­te su via­je de no­vios y, cuan­do em­pe­zó a es­cri­bir so­bre Tra­jano, el em­pe­ra­dor que la man­dó cons­truir, se que­dó fas­ci­na­do por las ba­ta­llas que se re­pre­sen­ta­ban en sus 18 blo­ques de már­mol de Ca­rra­ra. Pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra en la Uni­ver­si­tat Jau­me I de Cas­te­llón, sus lec­to­res se cuen­tan por de­ce­nas de mi­les. La le­gión per­di­da cie­rra la tri­lo­gía de Tra­jano y se ha con­ver­ti­do en un su­per­ven­tas. ¿Có­mo en­tien­des tú el éxi­to? A mí me in­tere­sa en­tre­te­ner a la gen­te y que, al mis­mo tiem­po, apren­dan his­to­ria y se vuelvan más re­fle­xi­vos. Un pue­blo que pien­sa exi­ge más a sus go­ber­nan­tes. Así ha­go yo mi re­be­lión fren­te a las in­jus­ti­cias. El pa­so del tiem­po di­rá si mis obras me­re­cen per­du­rar. Al hi­lo del ar­gu­men­to de tu no­ve­la, ¿al­gu­na vez has es­ta­do a pun­to de co­me­ter al­gún cra­so error? Ca­si de­jo de es­cri­bir. Al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra li­te­ra­ria, me re­cha­za­ron vein­te edi­to­ria­les. Se­guí in­sis­tien­do y aho­ra me sien­to fe­liz de te­ner tan­tos lec­to­res. Creo que aque­llas edi­to­ria­les no eva­lua­ron de for­ma co­rrec­ta mi tra­ba­jo. Es evi­den­te el in­te­rés del pú­bli­co por la no­ve­la his­tó­ri­ca. Sin em­bar­go, to­das las fuen­tes clá­si­cas son hom­bres y la mu­jer pa­re­ce que no exis­te en la An­ti­güe­dad. Exac­to. Siem­pre hay ex­cep­cio­nes, co­mo Cleo­pa­tra, pe­ro vi­vie­ron otras mu­je­res im­por­tan­tes de las que ca­si no sa­be­mos na­da. En mi bús­que­da de per­so­na­jes fe­me­ni­nos me di cuen­ta de que Ro­ma y Par­tia es­tán co­nec­ta­das con In­dia y Chi­na a tra­vés de la Ru­ta de la Se­da. ¿Quién go­ber­na­ba en Chi­na en ese mo­men­to? Pues la em­pe­ra­triz Deng, una mu­jer muy po­de­ro­sa que se preo­cu­pa­ba por su pue­blo. En La le­gión per­di­da mues­tro un gran cui­da­do en el desa­rro­llo de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos. Cuan­do pu­bli­qué mi pri­me­ra obra, Afri­ca­nus, una lec­to­ra me ad­vir­tió de que ha­bía po­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.