Ál­bum de re­cuer­dos

AR - - PERSONAJES -

Sus per­fi­les so­cia­les nos sor­pren­den a me­nu­do con es­ce­nas de su in­fan­cia: imá­ge­nes de sus pa­seos com­par­ti­dos por el Ha­ye­do de la Pe­dro­sa, en Ria­za, don­de aho­ra vi­ven sus pa­dres; de una Ma­nue­la que ejer­cía de her­ma­na ma­yor, pe­ro tam­bién de se­gun­da ma­dre; de las so­bre­me­sas ame­ni­za­das por las can­cio­nes y bai­les de Carlota; de esa pe­cu­liar sies­ta en­tre ma­dre e hi­jas (y que aún si­guen re­me­mo­ran­do). Ha­ce po­co nos sor­pren­die­ron con es­ta di­ver­ti­da re­crea­ción de un mo­men­to de sies­ta con su ma­dre.

Son co­mo el yin y el yang, los opues­tos que, sin em­bar­go, se equi­li­bran, se ne­ce­si­tan pa­ra exis­tir, se com­ple­men­tan. Ma­nue­la es la her­ma­na ma­yor: ac­triz, 40 años, ex­tro­ver­ti­da, sen­si­ble y apa­sio­na­da. Carlota, la pe­que­ña: pe­rio­dis­ta, 27 años, más ra­cio­nal, di­rec­ta e in­de­pen­dien­te. Se las ve re­la­ja­das, fe­li­ces de com­par­tir es­te mo­men­to, es­te día, aho­ra que sus vi­das pro­fe­sio­na­les es­tán en ple­na ebu­lli­ción y cues­ta tan­to en­con­trar un hue­co pa­ra ver­se.

es par­te del equi­po de re­dac­ción de An­te­na 3 De­por­tes del fin de se­ma­na, y Ma­nue­la es­tá in­mer­sa en la cuar­ta tem­po­ra­da de y tie­ne dos obras de tea­tro en car­tel: (a par­tir de sep­tiem­bre en el Tea­tro Fí­ga­ro, en Ma­drid) y (de gi­ra por Es­pa­ña). Eso sí, en cuan­to con­si­guen cua­drar sus agen­das se lan­zan a la bús­que­da y cap­tu­ra de nue­vos si­tios don­de co­mer o ce­nar, el plan con el que más dis­fru­tan jun­tas. Y así, fren­te a unos re­fres­cos y un bol con unos irre­sis­ti­bles fru­tos se­cos, en­tre ri­sas y abra­zos cons­tan­tes en­tre ellas, ha­bla­mos de su in­fan­cia, su fa­mi­lia, sus pro­yec­tos ac­tua­les y de to­dos esos mo­men­tos es­pe­cia­les que com­par­ten.

Carlota Sois muy di­fe­ren­tes a pe­sar de ser her­ma­nas. ¿Cuál es el ras­go que más os sor­pren­de de la otra?

¡A mí me si­gue fas­ci­nan­do que nues­tros pa­dres sean las mis­mas per­so­nas! [ri­sas]. Me en­can­ta có­mo es Carlota. Sa­be lo que quie­re, lo que le con­vie­ne, lo que no. Tie­ne una frial­dad a la ho­ra de ele­gir que me fas­ci­na. Es ca­paz de re­nun­ciar a co­sas sin caer en la pe­na o la nos­tal­gia. Yo, en cam­bio, me pier­do en un mar de in­de­ci­sio­nes, soy pre­sa de las emo­cio­nes, de los sen­ti­mien­tos... Ella siem­pre in­ten­ta res­ca­tar­me y le po­ne tie­rra y reali­dad al asun­to, me or­ga­ni­za. Creo que aho­ra ejer­ce mu­cho más de her­ma­na ma­yor.

Pe­ro no to­do se­rá tan bo­ni­to, Carlota. ¿Cuál es ese de­fec­to o ma­nía que no so­por­tas de tu her­ma­na?

Vel­vet To­do es men­ti­ra Ba­jo te­ra­pia

So­bre to­do el des­or­den: pa­ra eso soy muy es­tric­ta. Y es­to lo he he­re­da­do de mi ma­dre. Cuan­do va­mos a co­mer jun­tas a ca­sa de mis pa­dres, Ma­nue­la siem­pre va de­jan­do sus co­sas es­par­ci­das por to­das par­tes: el bol­so, la cha­que­ta, las lla­ves... Mi ma­dre me mi­ra y me di­ce: “Mi­ra, ya ha lle­ga­do tu her­ma­na”.

Da la sen­sa­ción de que Carlota tie­ne ca­rác­ter…

Pe­ro mu­cho. Carlota me fas­ci­na. Sa­be po­ner a to­do el mun­do en su si­tio y de­cir sin pro­ble­mas lo que no le gus­ta. A mí me cues­ta mu­chí­si­mo de­cir que no. ¿Por qué no ha­bré sa­ca­do yo al­go de es­to? [Ri­sas].

¿Y qué tal an­dáis de sen­ti­do del hu­mor?

So­mos di­fe­ren­tes. Re­co­noz­co que soy un po­co bor­de, más iró­ni­ca. No me gus­ta de­ma­sia­do el con­tac­to fí­si­co, pre­fie­ro que no me to­quen mu­cho, que me de­jen tran­qui­la. La gen­te que tra­ta con­mi­go me sue­le de­cir: “Es que no sé si me estás ha­blan­do en se­rio o no... ¡Es que a ve­ces no te en­tien­do!”. Y es que al prin­ci­pio es nor­mal no lle­gar a co­ger­me el pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.