“Nues­tros pa­dres nos han ayu­da­do a desa­rro­llar una cu­rio­si­dad por la vi­da. Nos han en­se­ña­do a vo­lar”

AR - - PERSONAJES -

¿Có­mo en­ca­jas­te, Ma­nue­la, la no­ti­cia de que iba a lle­gar una her­ma­ni­ta? Por­que eras ca­si hi­ja úni­ca…

Fue una ale­gría. Aun­que no re­cuer­do ser la tí­pi­ca ni­ña que pe­día a sus pa­dres sin ce­sar un her­ma­ni­to. Yo ya te­nía uno ima­gi­na­rio, se lla­ma­ba Fer­nan­do..., no me pre­gun­tes por qué... [ri­sas]. Y, en mis fan­ta­sías, Fer­nan­do era el her­mano ma­yor, mi hé­roe, el que siem­pre me ayu­da­ba, me com­pren­día y me de­fen­día.

Y, en­ton­ces, lle­gó Carlota...

Es sin du­da lo más bo­ni­to que mis pa­dres han he­cho por mí, el me­jor re­ga­lo. No sé lo que es ser ma­dre. Es­pe­ro que el mo­men­to lle­gue pron­to, por­que siem­pre lo he te­ni­do muy cla­ro. Pe­ro con to­dos los pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les en los que estoy in­mer­sa, de mo­men­to no lo veo. Ima­gino que he sen­ti­do con Carlota lo más pa­re­ci­do a ese amor in­con­di­cio­nal de pa­dres a hi­jos. Cuan­do ella era pe­que­ña, me pre­gun­ta­ba si iba a so­por­tar ser ma­dre en el fu­tu­ro, y pen­sa­ba: “La quie­ro tan­to, que me due­le”. No po­día so­por­tar co­sas co­mo que se fue­ra de via­je, que sa­lie­ra de no­che... So­lía pen­sar: “Si le pa­sa al­go, me mue­ro”.

Así que Carlota te­nía dos ma­dres...

¡Y las si­go te­nien­do! [ri­sas]. Aun­que nun­ca se han con­fun­di­do los ro­les. Pa­ra mí, Ma­nue­la siem­pre ha si­do mi her­ma­na. No con­ci­bo mi exis­ten­cia sin ella. Era y es mi con­fi­den­te, a quien acu­día a con­tar­le to­dos mis se­cre­tos, to­do lo que no que­ría que mis pa­dres su­pie­ran, aun­que ella a ve­ces lo pa­sa­ra mal. Siem­pre he­mos es­ta­do muy uni­das. Re­cuer­do que, cuan­do yo era ado­les­cen­te, Ma­nue­la pre­sen­ta­ba y no pa­ra­ba de en­tre­vis­tar, via­jar y cu­brir los con­cier­tos de los gru­pos que me gus­ta­ban (El Can­to del Lo­co, las Spi­ce Girls). ¡Y me lle­va­ba con ella pa­ra que los co­no­cie­ra! Nos ha­cía mu­cha ilu­sión po­der vi­vir­lo jun­tas. Fue al­go muy bo­ni­to.

Y con tan­ta di­fe­ren­cia de edad, ¿ju­ga­bais mu­cho?

Más que ju­gar, Carlota en­re­da­ba, era un tras­to. Cuan­do na­ció, yo es­ta­ba en oc­ta­vo de EGB y pa­sa­ba al ins­ti­tu­to. Me veía es­tu­diar y tra­ba­jar, y siem­pre que­ría es­tar con­mi­go, en la me­sa, ha­cien­do lo mis­mo que yo. Re­cuer­do una tar­de que es­ta­ba lia­da con un tra­ba­jo de dibujo téc­ni­co, que es una de las co­sas, jun­to con las ma­te­má­ti­cas, que peor se me ha da­do en la vi­da, una pe­sa­di­lla. Era uno de los tra­ba­jos finales del cur­so, que con­ta­ba pa­ra la no­ta. Lo ter­mi­né y lo de­jé en­ci­ma de la me­sa. Y, cuan­do vol­ví, Carlota es­ta­ba pin­tan­do mi lá­mi­na...

¡Es­ta­ba muy so­so, le fal­ta­ba co­lor! [ri­sas] Con una ma­dre mo­de­lo y un pa­dre cámara de ci­ne, te­le­vi­sión y director de fo­to­gra­fía, es­ta­ba cla­ro que ten­dríais que de­di­ca­ros a es­te mun­do. ¿El “ma­má, quie­ro ser ar­tis­ta” lo en­to­na­bais las dos de pe­que­ñas?

Yo era la ar­tis­ta de pe­que­ña, pe­ro la voz des­gra­cia­da­men­te no me acom­pa­ñó. Re­cuer­do có­mo des­pués de co­mer sen­ta­ba a mi ma­dre y a mi her­ma­na al­re­de­dor de la me­sa y me pre­pa­ra­ba pa­ra el To­do el día dis­fra­za­da, to­do el día can­tan­do y bai­lan­do, hasta que caía ren­di­da de re­pen­te, sin tran­si­ción. ¡Me he lle­ga­do a que­dar dor­mi­da bai­lan­do, con el tra­je de gi­ta­na pues­to! Des­pués tu­ve otra eta­pa, en la que lo que­ría era ser ca­je­ra en El Cor­te In­glés [ri­sas]. Pe­ro es cier­to que uno tiende a re­pe­tir lo que ha vi­vi­do, así que sa­bía que mi pro­fe­sión es­ta­ría

Los 40 prin­ci­pa­les show.

Ves­ti­do de La Con­de­sa y za­pa­tos de Pu­ra López.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.