“El lu­jo es po­der te­ner la li­ber­tad de ha­cer lo que quie­ras y te­ner tiem­po”

AR - - EN PORTADA -

Con tan so­lo 28 años aca­ba de ser nom­bra­do director ge­ne­ral de la em­pre­sa de su ma­dre, Ágat­ha Ruiz de la Pra­da. Li­cen­cia­do en His­to­ria, sus es­tu­dios y pri­me­ros tra­ba­jos le lle­va­ron a vi­vir fue­ra de Es­pa­ña du­ran­te quin­ce años, y pa­sar los úl­ti­mos cin­co en In­dia y Chi­na con el gru­po In­di­tex. Ade­más de par­ti­ci­par en la ex­pan­sión de di­cha em­pre­sa, el hi­jo de Pe­dro J. Ra­mí­rez su­po apro­ve­char la cir­cuns­tan­cia y co­men­zó un via­je en mo­to por Asia: “Me ape­te­cía co­no­cer el la­do más ro­mán­ti­co de Chi­na. El re­to ha si­do ade­lan­tar­me a los y au­to­bu­ses de tu­ris­tas y po­der lle­gar a los si­tios más ru­ra­les y tra­di­cio­na­les”.

¿Hay al­go me­jor que via­jar?

Via­jar con cu­rio­si­dad, le­yen­do so­bre la his­to­ria y cul­tu­ra del si­tio en el que estás, apren­dien­do y de­ján­do­te afec­tar por lo que ves... Si no, so­lo te es­tas mo­vien­do de un ae­ro­puer­to a otro.

De to­do lo que ha­ces en la em­pre­sa, ¿con qué dis­fru­tas más?

Lo di­ver­ti­do es que no hay ru­ti­na: ca­da día ha­ce­mos al­gu­na lo­cu­ra nue­va. Un día pue­des es­tar dan­do una con­fe­ren­cia a unos em­pre­sa­rios, con­tro­lan­do pe­rros du­ran­te una se­sión de fo­tos o pre­pa­ran­do un des­fi­le en Co­cha­bam­ba. Va­ca­cio­nes per­fec­tas “Sa­lir de la zo­na de con­fort y ex­plo­rar un si­tio y una cul­tu­ra nue­vos”.

¿Qué es lo que peor lle­vas?

Lo que re­quie­ra ser or­ga­ni­za­do.

Lo apren­di­do en tus ra­tos de ocio ¿es útil pa­ra tu tra­ba­jo?

Sin du­da... Co­no­cer cul­tu­ras tan di­fe­ren­tes y es­tar en si­tua­cio­nes don­de de­pen­des so­lo de ti mis­mo te es­ti­mu­la a ana­li­zar y man­te­ner­te abier­to a pers­pec­ti­vas dis­tin­tas. Ade­más, he te­ni­do que li­diar con to­do ti­po de bu­ro­cra­cias y con­se­guir en­ten­der­me con gen­te sin te­ner un idio­ma co­mún.

¿Qué es pa­ra ti dis­fru­tar?

Apren­der co­sas nue­vas, lo cual, si tie­nes suer­te lo pue­des con­se­guir tra­ba­jan­do. La cla­ve es te­ner la suer­te de con­se­guir un tra­ba­jo que te di­vier­ta, o que por lo me­nos te lle­ve a en­tor­nos que lo ha­gan.

Di­nos al­gún pro­yec­to que te gus­ta­ría lle­var a ca­bo en un fu­tu­ro.

Vi­vir un tiem­po en To­kio, en Bue­nos Ai­res, en Es­tam­bul; ha­cer la ru­ta pa­na­me­ri­ca­na, dar la vuel­ta al mun­do en ve­le­ro... Ten­go mil aven­tu­ras pen­dien­tes. Otra co­sa es que pue­da en­con­trar el tiem­po y ten­ga la li­ber­tad pa­ra con­se­guir ha­cer­lo.

Si di­go que eres un ¿estoy en lo cier­to?

Lla­mo a mi mo­to Mr. Happy...

¿Qué es pa­ra ti el lu­jo?

La li­ber­tad de ha­cer lo que quie­ras. Pren­da in­dis­pen­sa­ble “Una ca­mi­se­ta de co­lo­res ex­plo­si­vos”. Tien­das fa­vo­ri­tas si­tio don­de he si­do un ‘sho­pal­coho­lic’”. Su im­pron­ta “He car­ga­do de ideas y he pues­to mu­cho ím­pe­tu en el ne­go­cio”.

bull­do­zers

Res­tau­ran­te y be­bi­da pre­fe­ri­dos “Chi­fa, en Ma­drid, y un buen whisky”.

“To­kio es el úni­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.