Adiós, com­ple­jos

AR - - PSICO - Lu­cía Taboada y Raquel Cór­co­les

pa­ra im­per­fec­tas Ho­la, fe­li­ci­dad

21 días. Ese es el tiem­po que se ne­ce­si­ta pa­ra apren­der a plan­tar­le ca­ra con hu­mor a los fan­tas­mas que nos ob­se­sio­nan, ser más fe­li­ces y que­rer­nos más. Así lo ase­gu­ran

NNa­da más co­no­cer­las, te das cuen­ta de la quí­mi­ca tan es­pe­cial que exis­te en­tre am­bas. Mi­ra­das de com­pli­ci­dad, ri­sas y un sen­ti­do del hu­mor y un op­ti­mis­mo que se con­ta­gian a los po­cos mi­nu­tos de sen­tar­nos a char­lar. Ellas son Lu­cía Taboada, pe­rio­dis­ta y escritora, y Raquel Cór­co­les, ilus­tra­do­ra, a la que co­no­ce­mos más por su seu­dó­ni­mo, Mo­der­na de Pue­blo. Y la mez­cla de es­tas dos trein­ta­ñe­ras ha da­do co­mo re­sul­ta­do

(Ed. Pla­ne­ta), un di­ver­ti­do ma­nual que nos plan­tea un cu­rio­so re­to: 21 días pa­ra li­brar­nos de to­das esas in­se­gu­ri­da­des y com­ple­jos que no nos per­mi­ten avan­zar ni vi­vir co­mo nos gus­ta­ría. Co­mo pro­ta­go­nis­ta, la Im­per­fec­ta, esa mu­jer que to­das lle­va­mos den­tro y con la que es fá­cil iden­ti­fi­car­se: car­ga­da de de­fec­tos pe­ro tam­bién con sus mu­chas vir­tu­des, que muy a me­nu­do tiende a no ver... Y su an­ta­go­nis­ta, la Ma­lé­vo­la, esa voz in­te­rior pe­si­mis­ta que nos ator­men­ta y que nos lo po­ne tan di­fí­cil. Un par de ejem­plos: “Pe­ro ¿de ver­dad crees que al­guien se fi­ja en ti?”, “Atis­bo cier­ta gra­sa en tu fle­qui­llo...”, “No con­si­gues es­tar co­mo cuan­do te­nías 18 años, ¿eh? El tiem­po pa­sa, pe­ro so­bre to­do pe­sa”, “Ator­mén­ta­te con esa ce­na en el me­xi­cano. ¿Hi­dra­tos de car­bono? ¿Te crees Eva Longoria?”. ¿Su ob­je­ti­vo? Ayu­dar a li­brar­nos de nues­tros com­ple­jos, apren­der a no exi­gir­nos tan­to y a que­rer­nos y mi­mar­nos más. To­do ello, ade­re­za­do con mu­cho hu­mor y acom­pa­ña­do de con­se­jos so­bre nutrición, be­lle­za, mo­da y psi­co­lo­gía, que nos ayu­dan a cui­dar­nos sin ob­se­sio­nes.

La pro­ta­go­nis­ta de vues­tro ma­nual, la Im­per­fec­ta, po­dría ser en reali­dad cual­quie­ra de no­so­tras...

To­das, no im­por­ta la edad. Des­de la ado­les­cen­cia hasta la edad ma­du­ra. Es cu­rio­so, por­que mi abue­la ha leí­do el li­bro y me de­cía que hay co­sas con las que ella tam­bién se sien­te iden­ti­fi­ca­da. To­dos esos com­ple­jos son te­mas tan uni­ver­sa­les en las mu­je­res que nos afec­tan a to­das. Tam­bién a no­so­tras dos. Si no fue­ra así, no creo que lo­grá­se­mos que tan­ta gen­te se iden­ti­fi­ca­ra con las pro­ta­go­nis­tas, la Im­per­fec­ta y la Ma­lé­vo­la, en esas si­tua­cio­nes del día a día: cuan­do te en­cuen­tras una ca­na, cuan­do te mi­ras en el es­pe­jo y no te ves na­da bien...

¿El sen­ti­do del hu­mor es la me­jor ar­ma pa­ra li­brar­nos de to­das esas in­se­gu­ri­da­des?

Es fun­da­men­tal. Si yo no tu­vie­ra na­da de lo que reír­me, si no fue­ra im­per­fec­ta, pa­to­sa, desas­tre... no po­dría desa­rro­llar ese sen­ti­do del hu­mor con el que sa­lir me­dio ai­ro­sa de cual­quier si­tua­ción. Tus de­fec­tos te ha­cen desa­rro­llar otras ha­bi­li­da­des pa­ra com­pen­sar­los. La úni­ca for­ma de po­der tra­tar es­ta au­to­exi­gen­cia es po­der reír­nos de no­so­tras mis­mas y de nues­tras im­per­fec­cio­nes. Si al­go ten­go cla­ro es que cuan­do te ríes de tus pro­pios de­fec­tos es cuan­do me­jor los asu­mes.

Fue­ra com­ple­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.