“Sien­do em­pren­de­do­ra me he en­con­tra­do a mí mis­ma”

AR - - A FONDO -

Es­ta ara­go­ne­sa es la fun­da­do­ra de Co­cu­nat, una em­pre­sa de cos­mé­ti­ca 100% libres de tó­xi­cos. ¿Có­mo na­ció Co­cu­nat? Cre­cer con una ma­dre que tie­ne sen­si­bi­li­dad quí­mi­ca múl­ti­ple (SQM) te cam­bia la vi­da: te ha­ce ver que exis­ten tó­xi­cos a nues­tro al­re­de­dor que mer­man nues­tra sa­lud. ¿Que te lle­vó a lan­zar­te? Por un la­do, el lla­ma­do te­cho de cris­tal: por mu­cho que qui­sie­ra evo­lu­cio­nar me aca­ba­ba en­con­tran­do con un to­pe. Y, por otro, la ne­ce­si­dad de en­con­trar cos­mé­ti­ca sa­lu­da­ble. Ser em­pren­de­do­ra ha sig­ni­fi­ca­do en­con­trar­me a mí mis­ma. ¿Al­gu­na vez has pen­sa­do en ti­rar la toa­lla? Quien di­ga que no, mien­te co­mo un be­lla­co. Em­pren­der es de las co­sas más du­ras que pue­das lle­gar a ha­cer. No so­lo te de­jas la vi­da, sino que pue­des per­der tu pa­tri­mo­nio. Pe­ro ahí es­tá el ca­rác­ter del em­pren­de­dor... Creas una em­pre­sa por­que tie­nes un sue­ño, en mi ca­so: cam­biar la in­dus­tria y te­ner un mun­do más sa­lu­da­ble. ¿Có­mo es el día a día de una em­pren­de­do­ra? Co­mo una ca­rre­ra de fon­do en al­ta mon­ta­ña. Ca­da día sa­le una nue­va tec­no­lo­gía que te exi­ge es­tar a la úl­ti­ma. Pe­ro es al­go muy gra­ti­fi­can­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.