Se ha­cen ma­yo­res

AR - - EDITORIAL -

En es­tos ca­si 15 años de vi­da de la re­vis­ta han ocu­rri­do mu­chas co­sas en nues­tras vi­das, gran­des ale­grías y al­gu­na tris­te­za, tam­bién en la mía. He com­par­ti­do con vo­so­tras los mo­men­tos más im­por­tan­tes de mi vi­da per­so­nal, por­que creo que es jus­to co­rres­pon­der a las ma­ra­vi­llo­sas car­tas, pro­ble­mas y so­lu­cio­nes que nos ha­béis re­ga­la­do.

Si tu­vie­ra que ele­gir tres edi­to­ria­les, tres mo­men­tos que han mar­ca­do mi vi­da en es­te tiem­po, sin du­da uno se­ría la por­ta­da de ha­ce do­ce años em­ba­ra­za­da de mis hi­jos pe­que­ños, un mo­men­to lleno de ilu­sión y de vi­da, una son­ri­sa del des­tino.

El otro edi­to­rial que me ha sa­li­do del al­ma ro­ta fue tam­bién por es­tas fe­chas, ha­ce dos años, la per­di­da de mi ma­dre, a quien echo de me­nos ca­da mi­nu­to, en es­pe­cial en es­tos mo­men­tos.

Y el ter­ce­ro se­ría es­te, por­que cuan­do ten­gáis es­te ejem­plar en las ma­nos, se aca­ba­rá de ca­sar mi hi­jo ma­yor. No ten­go que ex­pli­ca­ros a mu­chas de vo­so­tras la mez­cla de sen­ti­mien­tos que suben y ba­jan lle­nos de nos­tal­gia y, al mo­men­to, de es­pe­ran­za y de recuerdos.

Per­ple­ji­dad es la pa­la­bra. ¡¿Có­mo puede ser que de re­pen­te mi ni­ño sea un hom­bre que va a for­mar su pro­pia fa­mi­lia?! Ya ha­ce tiem­po que to­mó las rien­das de su vi­da: los es­tu­dios fue­ra de ca­sa, la uni­ver­si­dad, el pri­mer tra­ba­jo, el amor... Pe­ro hay un clic, un ac­to que es un sal­to cua­li­ta­ti­vo: de­jar de pen­sar que es tu­yo y un po­qui­to su­yo pa­ra cons­ta­tar que, co­mo he­mos he­cho no­so­tros, ha de­ci­di­do al­can­zar su pro­pio des­tino con la mu­jer que ha ele­gi­do co­mo com­pa­ñe­ra de vi­da.

Hay pe­que­ñas co­sas que no cam­bian na­da pa­ra que to­do sea dis­tin­to. A par­tir de aho­ra sus pro­ble­mas ya no se­rán los nues­tros, en­tre otras co­sas por­que no nos en­te­ra­re­mos de la mi­tad. A par­tir de aho­ra ha­bla­re­mos de ‘su ca­sa’ y ‘nues­tra ca­sa’.

Al fi­nal son días pa­ra re­fle­xio­nar so­bre no­so­tros mis­mos, so­bre lo rá­pi­do que pa­sa to­do, y mi­rar ha­cia atrás con or­gu­llo y ale­gría por la fe­li­ci­dad de tu hi­jo, un hom­bre bueno, in­de­pen­dien­te y fe­liz. Pe­ro tam­bién son días de des­pe­di­da por los mo­men­tos que ya no vol­ve­rán. Es lo que tie­ne que tus ‘ni­ños’ se ha­gan ma­yo­res. Sa­tis­fac­ción y nos­tal­gia.

emails, “Cuan­do ten­gáis es­te ejem­plar en las ma­nos se aca­ba­rá de ca­sar mi hi­jo ma­yor. No ten­go que ex­pli­ca­ros la mez­cla de sen­ti­mien­tos que suben y ba­jan lle­nos de nos­tal­gia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.