LAU­RA PONTE

AR - - 100 % AR -

s “Me he qui­ta­do la ca­re­ta y no le ten­go mie­do a na­da” show­room

i al­go ha apren­di­do a sus 43 años es que lo más im­por­tan­te no son los de­más, lo que pien­sen, lo que opi­nen... sino una mis­ma, en­con­trar el camino y dis­fru­tar de ca­da pa­so. Sin­ce­ra, di­ver­ti­da y na­tu­ral, aho­ra no te­me de­cir lo que pien­sa ni aven­tu­rar­se en nue­vos pro­yec­tos, siem­pre que con­si­gan ha­cer­le fe­liz. Sus hi­jos, la pin­tu­ra y la ne­ce­si­dad de sen­tir­se li­bre son los pi­la­res en los que la mo­de­lo Lau­ra Ponte ba­sa es­ta nueva eta­pa. Y aun­que re­co­no­ce que es­te úl­ti­mo año no ha si­do fácil, se sien­te fe­liz y muy agra­de­ci­da por ca­da ex­pe­rien­cia y mo­men­to vi­vi­do. Char­la­mos con ella en la inau­gu­ra­ción del de ocio y mo­da Ge­ne­ra­ción 43, de la mano de la fir­ma Li­cor 43, de la que es em­ba­ja­do­ra.

Cuén­ta­nos, ¿qué has apren­di­do a los cua­ren­ta?

So­bre to­do a estar mu­cho más tran­qui­la. Lle­gas a ese pun­to en el que lo que te im­por­ta de ver­dad eres tú. Ese egoís­mo que an­tes po­día estar tan mal vis­to, de re­pen­te es esen­cial en tu vi­da. Te das cuen­ta de que eres tú quien ti­ra de ti. Y ti­ran­do de ti mis­ma, ti­ras de to­do lo de­más... No me gus­ta la ex­pre­sión de que los cua­ren­ta son los nue­vos trein­ta. Yo aho­ra no me sien­to con trein­ta, me sien­to con 43, con­ten­ta, con ener­gía. Hay que dis­fru­tar­lo.

¿Es­pe­ra­bas que es­ta eta­pa fue­ra así, tal y co­mo la es­tás vi­vien­do? ¿Qué es lo que más te ha sor­pren­di­do?

Pa­re­ce que al lle­gar a es­ta edad se es­pe­ra que ten­ga­mos que te­ner la vi­da más o me­nos en­ca­mi­na­da. Pe­ro me he da­do cuen­ta de que es jus­to en es­te mo­men­to cuan­do pue­des en­con­trar el camino que real­men­te quie­res se­guir, y te atre­ves a rom­per con to­do lo es­ta­ble­ci­do, con lo que se su­po­ne que de­bes de man­te­ner, y es cuan­do te aven­tu­ras a lo que real­men­te te emo­cio­na.

¿Y cuá­les son esas co­sas que con­si­guen emo­cio­nar­te? ¿Con qué dis­fru­tas más?

Con mis hi­jos, la pin­tu­ra... in­ten­to ha­cer siem­pre lo que me gus­ta y me lle­na de ver­dad. Es­te año ha si­do un

en mi vi­da. Cuan­do se aca­bó mi eta­pa co­mo di­se­ña­do­ra de jo­yas ne­ce­si­ta­ba un mo­men­to de tran­qui­li­dad pa­ra cen­trar­me. Ne­ce­si­ta­ba pa­rar y pen­sar qué era lo que de ver­dad que­ría ha­cer. Y en la pin­tu­ra he en­con­tra­do una ac­ti­vi­dad que me en­ri­que­ce mu­chí­si­mo. Me en­can­ta ex­plo­rar nue­vos pla­nos, otros co­lo­res...

im­pas­se

¿Es­tás vi­vien­do un pe­rio­do de tran­si­ción?

Es­toy en un mo­men­to en el que veo que hay mu­chas co­sas nue­vas que me atraen o que mi­ro con otros ojos por­que ya he es­ta­do ahí y sé lo que im­pli­can. Y me di­go: “¿Ten­go ga­nas y ener­gía real­men­te pa­ra es­to?”. Y en­ton­ces qui­zás bus­co un per­fil o una ac­ti­vi­dad que pa­ra los de­más puede ser más ba­ja, pe­ro que sin em­bar­go re­sul­ta mu­cho más atrac­ti­va pa­ra mí. Me sien­to afor­tu­na­da de te­ner esa ca­pa­ci­dad de ele­gir.

Sin pen­sar tan­to en lo que pien­sen los de­más...

Im­por­ta lo que pien­ses tú, no lo que opine el res­to de la gen­te. Es aho­ra, en es­ta eta­pa, cuan­do em­pie­zas a re­fle­xio­nar, a asen­tar y ma­du­rar las co­sas, a ver­lo to­do más cla­ro. He con­se­gui­do qui­tar­me la ca­re­ta y no te­ner­le mie­do a na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.