MA­RA TO­RRES

AR - - 100 % AR -

n “Si a los 20 años te­nía du­das, a los 40 ten­go aún más”

¿Dis­fru­tar­la tam­bién más en pa­re­ja? ¿Te re­sul­ta más sen­ci­llo aho­ra que las ni­ñas van cre­cien­do?

Pues la ver­dad es que es­toy desean­do que lle­guen las va­ca­cio­nes, por­que cues­ta mu­cho en­con­trar tiem­po pa­ra estar en pa­re­ja. Me re­sul­ta más fácil con­se­guir tiem­po pa­ra mí so­la, pues los días que no tra­ba­jo me es­ca­po al gim­na­sio o a comer con al­gu­na ami­ga. Cual­quier plan, por sen­ci­llo que sea, una ex­cur­sión, un pa­seo con mi pe­rro o ver una pe­lí­cu­la en el ci­ne, si es en bue­na com­pa­ñía lo dis­fru­to el do­ble.

¿Cuál es el úl­ti­mo mi­mo que te has da­do?

El de en­ce­rrar­me to­da una ma­ña­na en mi cen­tro de be­lle­za, Oxi­gen, pa­ra de­jar­me mi­mar a ba­se de ma­sa­jes un­ca ha creí­do en la cri­sis de los cua­ren­ta, aun­que sí re­co­no­ce que cum­plir 41 años ha su­pues­to un pun­to de in­fle­xión en su vi­da, que ha­ce que vuel­van a es­ce­na vie­jas du­das que creía ya ol­vi­da­das... y al­gu­nas nue­vas. A Ma­ra To­rres el pe­rio­dis­mo le ha en­se­ña­do a desen­vol­ver­se en el mun­do. Y ga­nar el Pre­mio Pla­ne­ta con su pri­me­ra no­ve­la, que los sue­ños a ve­ces se ha­cen reali­dad cuan­do me­nos te lo es­pe­ras. Que­da­mos con ella en su ca­sa, re­fu­gio y pun­to de en­cuen­tro de sus mu­chos y bue­nos ami­gos, siem­pre a su la­do. Ta­za de ca­fé en mano, nos cuen­ta có­mo era la Ma­ra To­rres de ha­ce vein­te años y có­mo se ve y se sien­te aho­ra, cuan­do cree te­ner lo­ca­li­za­das to­das esas pie­dras del camino pa­ra que, si vuel­ve a tro­pe­zar, por lo me­nos con­si­ga man­te­ner­se en pie

¿Có­mo te ves res­pec­to a aque­lla chi­ca que a los vein­te años co­men­za­ba en la Ca­de­na SER?

Me veo bas­tan­te pa­re­ci­da, so­bre to­do emo­cio­nal­men­te. No­tas que ha cam­bia­do tu fí­si­co, que tam­bién has cam­bia­do y evo­lu­cio­na­do en tu pro­fe­sión... pe­ro emo­cio­nal­men­te me sien­to la mis­ma ¡o peor! Si a los vein­te te­nía du­das, aho­ra ten­go más. Si me pre­gun­ta­ba dón­de es­ta­ba la fe­li­ci­dad, aho­ra me lo pre­gun­to tam­bién. Soy la du­da cons­tan­te. Y pen­sa­ba que la ex­pe­rien­cia iba a acla­rar­me las ideas... pe­ro yo creo que no me es­tá acla­ran­do na­da de na­da. [Ri­sas].

¿Y cuá­les son esas du­das?

Me pre­gun­to si mi vi­da va a se­guir sien­do co­mo has­ta aho­ra, si quie­ro cam­biar­la, si la fe­li­ci­dad es la que re­la­jan­tes y un tra­ta­mien­to hi­dra­tan­te fa­cial. ¡Fue al­go ma­ra­vi­llo­so!

Cuan­do vuel­ves aho­ra la vis­ta atrás, ¿es­tás sa­tis­fe­cha de la mu­jer en la que te has con­ver­ti­do?

Me sien­to muy agra­de­ci­da por lo que ten­go, tan­to per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal­men­te, y por lo que es­tá por lle­gar. Creo que pue­do sen­tir­me a gus­to con­mi­go mis­ma, por­que to­do lo que he con­se­gui­do ha si­do gra­cias a mi es­fuer­zo. An­te to­do, una fa­mi­lia a la que ado­ro, de la que es­toy muy or­gu­llo­sa. Es lo más real que ten­go y siem­pre ten­dré. Y, por su­pues­to, una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal por la que he lu­cha­do des­de muy jo­ven y que en es­ta eta­pa más ma­du­ra sien­to que se res­pe­ta mu­cho. co­noz­co o pue­do te­ner otro ti­po de fe­li­ci­dad. Si el tra­ba­jo, aho­ra en la mi­tad de tu vi­da pro­fe­sio­nal, va a ser co­mo has­ta aho­ra o ten­go que dar un gi­ro ha­cia otro la­do pa­ra en­con­trar nue­vas mo­ti­va­cio­nes...

Es cu­rio­so, por­que hay psi­có­lo­gos que ase­gu­ran que a los cua­ren­ta ex­pe­ri­men­ta­mos una se­gun­da ado­les­cen­cia.

(La 2 No­ti­cias),

Pues es pro­ba­ble, por­que es­to no me pa­sa­ba a los trein­ta y cin­co. En los trein­ta es­ta­ba mu­cho más se­gu­ra de las de­ci­sio­nes que ha­bía to­ma­do, de có­mo iba or­ga­ni­zan­do mi vi­da, pe­ro pa­sar de los cua­ren­ta ha si­do co­mo un pun­to de in­fle­xión. Y re­cuer­do que me ha­cía mu­cha gra­cia cuan­do la gen­te ha­bla­ba de la cri­sis de los cua­ren­ta, por­que mi ma­dre nun­ca la vi­vió. Es una mu­jer muy po­si­ti­va y siem­pre ha ce­le­bra­do cum­plir años. Yo pen­sa­ba que eso lo iba a he­re­dar de ella, que me sen­ti­ría igual, pe­ro mi ex­pe­rien­cia es­tá sien­do dis­tin­ta.

La vi­da ima­gi­na­ria,

¿Y có­mo es?

Yo he si­do siem­pre bas­tan­te va­len­to­na, arries­ga­da. Te puede pa­re­cer de pri­me­ras que soy al­go mie­di­ca, pe­ro lue­go me lan­zo. He he­cho mu­chí­si­mos de­por­tes de ries­go, he to­ma­do de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en las que sa­bía o pen­sa­ba que igual me es­ta­ba lan­zan­do al va­cío, pe­ro no me ha im­por­ta­do. Aho­ra soy más cau­ta, an­tes creía que el mun­do no te­nía lí­mi­tes. Pen­sa­ba: “Igual hoy es­toy aquí y el año que vie­ne es­toy po­nien­do cai­pi­ri­ñas en un chi­rin­gui­to en la pla­ya”, y no me pa­re­cía na­da des­ca­be­lla­do. Y, aho­ra, aun­que me sigue pa­re­cien­do bue­na idea, creo que hay me­nos po­si­bi­li­da­des de que ocu­rra... Me pro­du­ce un po­co de desa­zón pen­sar que cre­cer es dar­se cuen­ta de que el mun­do tie­ne lí­mi­tes. No me gus­ta­ría pen­sar que es cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.