“Las mu­je­res han mar­ca­do mi ma­ne­ra de ver el mun­do”

El can­tau­tor ar­gen­tino, que hi­zo de ‘Co­lor es­pe­ran­za’ un can­to al op­ti­mis­mo, re­gre­sa con nue­vo dis­co y con­ver­ti­do en em­ba­ja­dor de HeFo­rShe, la ini­cia­ti­va de Na­cio­nes Uni­das li­de­ra­da por la ac­triz Em­ma Wat­son que per­si­gue in­vo­lu­crar a los hom­bres en la luc

AR - - PERSONAJE - Tex­to: A. SAN­TOS

Pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ar­gen­ti­nos, el ar­tis­ta Die­go To­rres so­lo es el hi­jo de Lo­li­ta To­rres, una ac­triz y can­tan­te muy po­pu­lar en­tre los años cua­ren­ta y los se­ten­ta, al­go así co­mo nues­tra Car­men Sevilla en ver­sión ar­gen­ti­na. Re­sul­ta ca­si im­po­si­ble en­con­trar una en­tre­vis­ta en la que Die­go To­rres no ha­ble de ella, no so­lo por­que su in­fluen­cia fue­ra de­fi­ni­ti­va pa­ra que él si­guie­ra sus pa­sos en el mun­do de la mú­si­ca y la in­ter­pre­ta­ción, sino por­que su arro­jo y ejem­plo con­vir­tie­ron a Die­go en un alia­do del se­xo fe­me­nino: “Des­de que na­cí he vis­to a mi ma­dre rea­li­zar­se pro­fe­sio­nal­men­te y dis­fru­tar por ha­ber he­cho reali­dad sus sue­ños. Y ade­más lo con­si­guió en una épo­ca es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da y ma­chis­ta en la que las mu­je­res no lo te­nían na­da fácil –cuen­ta a AR des­de Bue­nos Ai­res–. Des­de en­ton­ces, siem­pre me ha gus­ta­do estar al la­do de mu­je­res que tra­ba­jen y ten­gan in­quie­tu­des. Así han si­do mis pa­re­jas, mis dos her­ma­nas y una par­te im­por­tan­te de mi equi­po. Así es mi mu­jer, Dé­bo­ra Be­llo, y en esos va­lo­res edu­ca­mos a nues­tra hi­ja Nina, de tres años. To­das ellas han mar­ca­do mi ma­ne­ra de ver el mun­do y la vi­da”.

Pa­sar a la ac­ción

Por de­cla­ra­cio­nes co­mo es­ta, Die­go To­rres aca­ba de ser es­co­gi­do por Na­cio­nes Uni­das em­ba­ja­dor de la cam­pa­ña HeFo­rShe (‘el pa­ra ella’) pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Es­ta ini­cia­ti­va so­li­da­ria que dio co­mien­zo en 2014 tie­ne co­mo ob­je­ti­vo aca­bar con las de­sigual­da­des y es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro y pro­mo­ver el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res por me­dio de la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los hom­bres co­mo agen­tes del cam­bio. No es po­si­ble ha­blar de HeFo­rShe sin ha­blar de la bri­tá­ni­ca Em­ma Wat­son. Ac­ti­vis­ta y ac­triz a par­tes igua­les, la inol­vi­da­ble Her­mio­ne de la sa­ga de Harry Pot­ter pa­só a la his­to­ria de la lucha por los de­re­chos de las mu­je­res cuan­do ha­ce dos años pro­nun­ció, en la se­de de Na­cio­nes Uni­das, un emo­ti­vo y sen­ti­do dis­cur­so que su­pu­so el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a HeFo­rShe. Su in­ter­ven­ción, que pu­so al au­di­to­rio en pie y se pro­pa­gó co­mo la pól­vo­ra por las re­des so­cia­les –ame­na­zas in­clui­das–, abrió una nueva vía en la lar­ga ba­ta­lla por la igual­dad: in­vi­tar a los hom­bres a su­mar­se al de­ba­te y pa­sar a la ac­ción, en vez de ig­no­rar­los o, en el peor de los ca­sos, se­ña­lar­los co­mo cul­pa­bles. En de­fi­ni­ti­va, su­ge­rir­les que abra­cen el fe­mi­nis­mo co­mo si­nó­ni­mo de igual­dad: “¿Có­mo po­de­mos lo­grar el cam­bio en el mun­do cuan­do so­lo la mi­tad es­tá in­vi­ta­da a par­ti­ci­par en la conversación? –de­cía la ac­triz bri­tá­ni­ca–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.