“Ca­da vez hay más hom­bres que se im­pli­can en es­ta re­vo­lu­ción”

AR - - PERSONAJE -

Si al hom­bre no se le ha­ce creer que tie­ne que ser agre­si­vo, la mu­jer no se­rá su­mi­sa. Si al hom­bre no se le en­se­ña que tie­ne que ser con­tro­la­dor, la mu­jer no se­rá con­tro­la­da. Am­bos, hom­bres y mu­je­res, de­ben sen­tir­se li­bres de ser fuer­tes. Es ho­ra de que vea­mos los gé­ne­ros co­mo un con­jun­to en vez de co­mo un jue­go de po­los opues­tos. De­be­mos pa­rar de desafiar­nos los unos a los otros. Am­bos po­de­mos ser más li­bres y de es­to es de lo que tra­ta la cam­pa­ña: de li­ber­tad”, con­ti­nua­ba Wat­son.

Rein­ven­tar al hom­bre

Y Die­go To­rres no puede estar más de acuer­do con ese men­sa­je: “Es muy im­por­tan­te la fun­ción del hom­bre a la ho­ra de estar aten­to y dar vi­si­bi­li­dad a to­do lo que su­ce­de con las mu­je­res –ar­gu­men­ta–, ade­más de rein­ven­tar un nue­vo hom­bre que no so­lo se desa­rro­lle pro­fe­sio­nal­men­te, sino tam­bién en el as­pec­to per­so­nal, que par­ti­ci­pe de las car­gas del ho­gar. Eso tam­bién es dar­le de­re­chos a las mu­je­res y con­tri­buir al equi­li­brio; nues­tra ac­ti­tud es cla­ve pa­ra que ellas crez­can. Afor­tu­na­da­men­te, ya hay sig­nos de cam­bio: mu­chas mu­je­res tie­nen al­tos car­gos en em­pre­sas y ocu­pan la pre­si­den­cia en al­gu­nos paí­ses. Y es­to es gra­cias a que ca­da vez más hom­bres se im­pli­can en es­ta re­vo­lu­ción que no tie­ne mar­cha atrás, pe­ro no hay que ba­jar la guar­dia, por­que to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer. Pe­ro, por for­tu­na, hay mu­chos hom­bres que se han im­pli­ca­do”.

La tra­yec­to­ria vi­tal del ar­gen­tino ha ido del re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal al com­pro­mi­so so­cial. Die­go em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo ac­tor en una se­rie de te­le­vi­sión cuan­do so­lo era un ado­les­cen­te, pe­ro pron­to for­mó su pro­pio gru­po mu­si­cal, La Mar­ca, que se di­sol­vió po­co des­pués, tras lo cual dio pa­so a su ca­rre­ra en so­li­ta­rio. Aun­que en Ar­gen­ti­na es tam­bién muy co­no­ci­do por su fa­ce­ta in­ter­pre­ta­ti­va (el año pa­sa­do pro­ta­go­ni­zó, jun­to a Pa­blo Echa­rri y Die­go Pe­ret­ti,

un éxi­to en su país), la vi­da de Die­go To­rres co­mo can­tan­te dio un vuel­co en 2001 con la pu­bli­ca­ción del dis­co Su te­ma es­tre­lla,

se con­vir­tió en un himno al op­ti­mis­mo, tras­pa­só fron­te­ras y lo ca­ta­pul­tó al es­tre­lla­to in­ter­na­cio­nal. Ven­dió cin­co mi­llo­nes de co­pias del dis­co y ga­nó un pre­mio MTV La­ti­noa­mé­ri­ca y un Grammy la­tino: “Fue muy cu­rio­so lo que ocu­rrió con

Es la his­to­ria de al­guien que es­tá em­pan­ta­na­do, que ne­ce­si­ta re­ver­tir la si­tua­ción y tie­ne la es­pe­ran­za de con­se­guir­lo. Ha­bía mu­cha gen­te que es­ta­ba pa­sán­do­lo mal y se sin­tió re­fle­ja­da en la can­ción”, cuen­ta.

A par­tir de en­ton­ces, ya trans­for­ma­do en un ído­lo en Amé­ri­ca la­ti­na, To­rres co­men­zó a uti­li­zar su fa­ma al ser­vi­cio de cau­sas so­li­da­rias: “No es nin­gu­na obli­ga­ción ha­cer­lo, por su­pues­to, pe­ro a mí me apor­ta mu­cho a ni­vel per­so­nal sa­ber que es­toy ayu­dan­do a gen­te que lo ne­ce­si­ta; es muy gra­ti­fi­can­te”, re­co­no­ce. Miem­bro ac­ti­vo de la Fun­da­ción ALAS, una ins­ti­tu­ción

Pa­pe­les en el vien­to, mun­do di­fe­ren­te. Co­lor es­pe­ran­za, Un es­pe­ran­za. Co­lor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.