“Hay mu­chas co­sas por ha­cer.Voy a apo­yar el men­sa­je con en­cuen­tros con gen­te jo­ven”

AR - - PERSONAJE -

crea­da en 2006 por des­ta­ca­dos lí­de­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos (em­pre­sa­rios, ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les) preo­cu­pa­dos por el bie­nes­tar y de­sa­rro­llo de los ni­ños de la zo­na en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, en 2010 fue nom­bra­do em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad de la Unesco pa­ra cap­tar la aten­ción in­ter­na­cio­nal so­bre las ne­ce­si­da­des de los me­no­res y sus fa­mi­lias tras el te­rre­mo­to de Hai­tí. Am­bas ex­pe­rien­cias le lle­va­ron a acep­tar sin du­dar­lo la pro­pues­ta de po­ner ros­tro y voz a la ini­cia­ti­va HeFo­rShe, su­mán­do­se así a otros per­so­na­jes fa­mo­sos, co­mo los ac­to­res Matt Da­mon y Kie­fer Sut­her­land, que han he­cho de la equi­dad su ban­de­ra: “Me con­vo­ca­ron por lo que uno di­ce, es­cri­be y can­ta. Sen­tí al­go muy li­ga­do a mi vi­da y mi for­ma de pen­sar. Creo fir­me­men­te en la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res”, afir­ma con ro­tun­di­dad.

Con­tra la vio­len­cia se­xual

Pe­ro ¿qué es lo que preo­cu­pa es­pe­cial­men­te a Die­go To­rres? “Sin du­da, el pro­ble­ma más gra­ve que te­ne­mos en La­ti­noa­mé­ri­ca es la vio­len­cia se­xual que se ejer­ce con­tra las mu­je­res –afir­ma–. Des­gra­cia­da­men­te es­to ocu­rre en to­das las par­tes del mun­do, pe­ro en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na o Co­lom­bia es un te­ma es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te. En con­cre­to, he co­la­bo­ra­do mu­cho con Ji­neth Be­do­ya, periodista co­lom­bia­na del diario

que ha su­fri­do la vio­len­cia en car­ne pro­pia y de­di­ca su vi­da a com­ba­tir­la”.

A sus 45 años, To­rres es­tá in­mer­so en la gi­ra que le lle­va­rá por me­dio mun­do pa­ra pre­sen­tar su úl­ti­mo dis­co,

(So­ny), que vio la luz el pa­sa­do oc­tu­bre, on­ce can­cio­nes que “rin­den ho­me­na­je a la sim­pli­ci­dad y la com­ple­ji­dad de nues­tra exis­ten­cia, que re­fle­jan to­dos los as­pec­tos que es­ta nos de­pa­ra”. Y en­tre ellas des­ta­ca un te­ma lla­ma­do a des­per­tar con­cien­cias y lle­gar al co­ra­zón de la gen­te: “Ha­bla de los de­re­chos de los se­res hu­ma­nos, de acep­tar al otro más allá de las di­fe­ren­cias –ex­pli­ca Die­go–, de to­do es­to que es­ta­mos vi­vien­do, que apa­re­ce un lo­co en Or­lan­do y ma­ta a cin­cuen­ta per­so­nas por­que pien­san de for­ma di­fe­ren­te y los con­si­de­ra sus enemi­gos, de en­ten­der que el otro es tam­bién par­te de uno mis­mo, de tan­ta de­sigual­dad que uno ve en el mun­do y quie­re con­tar­lo en una can­ción”. “A to­dos se nos quie­bra la voz. En to­dos hay un po­co de Dios. Yo soy igual a ti, tú eres igual a mí. Y es uno so­lo el amor”, re­za un es­tri­bi­llo que To­rres com­pu­so “en un mo­men­to es­pe­cial­men­te re­fle­xi­vo y lu­mi­no­so, re­cién es­tre­na­do en la pa­ter­ni­dad.

Pe­ro en­tre con­cier­to y con­cier­to el can­tau­tor en­con­tra­rá tiem­po pa­ra la la­bor que le ha si­do en­co­men­da­da por Na­cio­nes Uni­das: “Voy a apo­yar el men­sa­je con pa­la­bras, ví­deos, char­las y en­cuen­tros con gen­te jo­ven en co­le­gios y uni­ver­si­da­des. Tam­bién he pro­pues­to ha­cer al­gu­nos que mues­tren si­tua­cio­nes que cla­ri­fi­quen la igual­dad de gé­ne­ro. Hay mu­chí­si­mas co­sas in­tere­san­tes por ha­cer”, cuen­ta con en­tu­sias­mo. Y tam­bién pa­ra re­en­con­trar­se con Dé­bo­ra, con la que com­par­te su vi­da des­de ha­ce do­ce años, y su hi­ja Nina: “Tra­to de trans­mi­tir­le el mis­mo va­lor que yo re­ci­bí en mi in­fan­cia, y pa­ra eso tam­bién es ne­ce­sa­rio in­vo­lu­crar­se, pe­ro sin ol­vi­dar­me de los lí­mi­tes”, con­clu­ye el can­tan­te.

Tiem­po, Bue­na vi­da tour, vi­da Igua­les, spots Bue­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.