So­lan­ge Know­les

AR - - PSICO -

Gosling, Adam Le­vi­ne, Mi­chael Jor­dan, Steve Jobs, Pa­blo Mo­tos o Chan­ning Ta­tum son co­mo tú. A al­gu­nos de ellos se les diag­nos­ti­có en la in­fan­cia, y otros, sin em­bar­go, han con­fe­sa­do sus sos­pe­chas en di­ver­sas en­tre­vis­tas To­dos ellos han apren­di­do a li­diar con su TDAH y tie­nen ca­rre­ras de éxi­to que han lo­gra­do con mu­cho es­fuer­zo. ¿Có­mo lo hi­cie­ron? Igual que tú, a ba­se de ri­ñas y com­pren­sión pa­ter­na y de un gol­pe de suer­te que les hi­zo en­con­trar su ver­da­de­ra vo­ca­ción.

Evo­lu­cio­na con­ti­go

Hay mu­cha con­tro­ver­sia con es­te tras­torno, que aho­ra se diag­nos­ti­ca a un 5 % de los ni­ños, des­de que en 1994 fue­ra re­co­no­ci­do ofi­cial­men­te, pe­ro lo cier­to es que, aun­que se tra­ta de una pa­to­lo­gía cró­ni­ca, se puede apren­der a lle­var una vi­da (ca­si) nor­mal con al­go de ayu­da. Pa­ra Steve Jobs, se­gún cuen­ta en su bio­gra­fía, esa ayu­da fue una pro­fe­so­ra, la se­ño­ri­ta Teddy, que su­po có­mo mo­ti­var­lo pa­ra que si­guie­ra apren­dien­do y desa­rro­llan­do sus ca­pa­ci­da­des.

“En­tre el 50% y el 70% de los ni­ños con TDAH si­guen ma­ni­fes­tan­do sus sín­to­mas cuan­do se ha­cen ma­yo­res, aun­que de for­ma di­fe­ren­te”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Ra­fael Gue­rre­ro, au­tor del li­bro

“Los sín­to­mas prin­ci­pa­les en la in­fan­cia son la inaten­ción, la im­pul­si­vi­dad y la hi­per­ac­ti­vi­dad. Al cre­cer, la inaten­ción y la im­pul­si­vi­dad se sue­len se­guir ma­ni­fes­tan­do, pe­ro la hi­per­ac­ti­vi­dad evo­lu­cio­na has­ta ser más fí­si­ca que mental”. Es de­cir, si eres de las que siem­pre le es­tán dan­do vuel­tas a la ca­be­za, di­ces lo pri­me­ro que se te pa­sa por la men­te y no eres ca­paz de “Me han diag­nos­ti­ca­do dos ve­ces TDAH. La pri­me­ra no me lo creí, pues pen­sa­ba que so­lo era una for­ma de sa­car­te el di­ne­ro, pe­ro lo cier­to es que en mi pro­fe­sión hay mu­cha gen­te co­mo yo”. se­guir la tra­ma de una pe­lí­cu­la con puede que tu TDAH se ha­ya he­cho ma­yor a la vez que lo hacías tú.

“Ha­ce 30 años no ha­bía la mis­ma in­for­ma­ción que hay aho­ra y por eso mu­chas per­so­nas han te­ni­do una in­fan­cia al­go más com­pli­ca­da. Se les mar­ca­ba un camino, el mis­mo pa­ra to­dos, sin aten­der a sus di­fi­cul­ta­des, y tam­po­co se po­ten­cia­ba aque­llo en lo que des­ta­ca­ban. Eran ni­ños frus­tra­dos, pe­ro so­lo los ca­sos más le­ves son los que han po­di­do sa­lir ade­lan­te sin ayu­da”, cuen­ta Ra­fael. Una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de te­ner TDAH es que cuan­do uno de es­tos jó­ve­nes en­cuen­tra su vo­ca­ción, se de­di­ca a ella al 100 %, has­ta que lo­gra sus ob­je­ti­vos. Es el ca­so del na­da­dor y me­da­llis­ta olím­pi­co Mi­chael Phelps, que tam­bién ha ha­bla­do en va­rias oca­sio­nes so­bre sus sos­pe­chas de que pa­de­ce es­te tras­torno, o el can­tan­te Da­ni Mar­tín, que en­con­tró su camino en la mú­si­ca.

Tras­torno por dé­fi­cit de aten­ción con hi­per­ac­ti­vi­dad: en­tre la pa­to­lo­gía y la nor­ma­li­dad: flash­back,

Co­sas de fa­mi­lia

Por mu­cho que te re­ga­ña­ran y cas­ti­ga­ran cuan­do eras pe­que­ña, hay una co­sa que al­guno de tus pa­dres no te ha con­fe­sa­do to­da­vía: era igua­li­to que tú, un tras­to, un bi­cho, un tram­pe­ro... por­que sí, el TDAH es he­re­di­ta­rio en la mayoría de los ca­sos, por lo que si tú lo tie­nes, tam­bién es pro­ba­ble que tus hi­jos pue­dan desa­rro­llar­lo: “Yo siem­pre di­go que la ge­né­ti­ca es co­mo un in­te­rrup­tor –adu­ce el psi­có­lo­go–: de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias am­bien­ta­les, edu­ca­ti­vas y fa­mi­lia­res pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.