Ale­gría

Sen­tir­se des­ani­ma­da, aba­ti­da, sin ga­nas de ha­cer co­sas es nor­mal: en al­gún mo­men­to de la vi­da te pue­des en­con­trar así. Pa­ra su­pe­rar ese ba­che lo más rá­pi­do po­si­ble, te da­mos las op­cio­nes que suben el áni­mo.

AR - - MODA -

Ver la vi­da en po­si­ti­vo no es so­lo al­go bueno pa­ra nues­tra psi­que, nues­tro cuer­po tam­bién ne­ce­si­ta op­ti­mis­mo pa­ra fun­cio­nar me­jor. Los es­pe­cia­lis­tas es­tán de acuer­do: reír, es­cu­char mú­si­ca, ha­cer de­por­te, estar con la fa­mi­lia, enamo­rar­se, com­par­tir preo­cu­pa­cio­nes con los de­más, dor­mir lo ne­ce­sa­rio y lle­var una ali­men­ta­ción ri­ca en trip­tó­fano, el ‘ami­noá­ci­do de la fe­li­ci­dad’, cui­dan nues­tro áni­mo de for­ma na­tu­ral y, co­mo con­se­cuen­cia, nues­tro cuer­po. Una de las cla­ves más im­por­tan­tes pa­ra estar siem­pre po­si­ti­va es se­guir una die­ta equi­li­bra­da y com­ple­ta. ¿Por qué? Por­que en los ali­men­tos el cerebro en­cuen­tra nu­trien­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra la for­ma­ción de neu­ro­trans­mi­so­res co­mo la se­ro­to­ni­na o la do­pa­mi­na. Y gra­cias a es­tos neu­ro­trans­mi­so­res el cerebro re­gu­la el es­ta­do de áni­mo, el ape­ti­to, fa­vo­re­ce la con­ci­lia­ción del sue­ño y el estar de buen hu­mor. El cerebro for­ma do­pa­mi­na y se­ro­to­ni­na a par­tir de ami­noá­ci­dos esen­cia­les que se en­cuen­tran en los ali­men­tos, en­tre los que des­ta­can el trip­tó­fano y la ti­ro­si­na.

La ali­men­ta­ción, cla­ve

Así que, si son mu­chos los días que no te en­cuen­tras ge­nial, in­ten­ta in­cre­men­tar el con­su­mo de hue­vos, pes­ca­dos, car­nes, le­gum­bres o cho­co­la­te, que ayu­dan a te­ner un ni­vel ade­cua­do de trip­tó­fano. Pe­ro, so­bre to­do, es­fuér­za­te en desa­rro­llar una ac­ti­tud po­si­ti­va fren­te a la vi­da por­que co­mo di­ce el Den­nis S. Brown: “La úni­ca di­fe­ren­cia en­tre un buen y mal día es tu ac­ti­tud”.

Men­te po­si­ti­va, cuer­po sa­lu­da­ble coach

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.