AMAN­DA SEY­FRIED

AR - - MODA - Tex­to: ES­PE­RAN­ZA JI­MÉ­NEZ

“Ten­go su­fi­cien­te amor en mi vi­da co­mo pa­ra sen­tir­me es­tu­pen­da”

La ac­triz, a la que siem­pre re­cor­da­re­mos co­mo la hi­ja de ‘Mam­ma Mía!’, se con­fie­sa es­pon­tá­nea y apa­sio­na­da. Dis­fru­ta pa­sean­do con su pe­rro Finn y nos con­fie­sa que le en­can­ta ha­cer gan­chi­llo.

Es me­nu­da de cuer­po y con su 1,59 me­tros de es­ta­tu­ra irra­dia fra­gi­li­dad. Sus in­men­sos ojos azu­les, siem­pre cu­rio­sos y abier­tos al mun­do, le dan una in­creí­ble apa­rien­cia aniña­da... pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. Aman­da Sey­fried es re­fe­ren­te de to­da una ge­ne­ra­ción de ac­tri­ces ame­ri­ca­nas. Se­gu­ra de sí, disciplinada y tra­ba­ja­do­ra, de­bu­tó co­mo mo­de­lo a los 11 años, a los 15 pa­só a la in­ter­pre­ta­ción y aho­ra con 30 ha acu­mu­la­do en su cu­rrí­cu­lum pe­lí­cu­las tan co­no­ci­das y dis­pa­res co­mo o Tie­ne pen­dien­te el es­treno de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de el acon­te­ci­mien­to te­le­vi­si­vo de prin­ci­pios de 2017, y ha fir­ma­do su par­ti­ci­pa­ción en el th­ri­ller en la que com­par­ti­rá pro­ta­go­nis­mo con Clive Owen. Y, ade­más, es em­ba­ja­do­ra de la fra­gan­cia de Gi­venchy, una fa­ce­ta que la ha lle­va­do a su­mer­gir­se en el apa­sio­nan­te mun­do del per­fu­me. Una mu­jer irre­sis­ti­ble es mu­chas co­sas jun­tas. En pri­mer lu­gar sa­be quién es y qué quie­re. Es ele­gan­te, sigue las ten­den­cias, es au­daz y va­lien­te. Por eso yo as­pi­ro a ser una mu­jer irre­sis­ti­ble, y creo que cual­quier mu­jer aspira a ser­lo tam­bién. Pe­ro, a ve­ces, ser irre­sis­ti­ble puede ser pe­li­gro­so. To­do el mun­do quie­re co­no­cer­te y lo que al prin­ci­pio puede ser un ha­la­go, lue­go te lle­va a per­der el nor­te si no te co­no­ces y te quie­res a ti mis­ma. Hay que apren­der a de­cir no, por­que to­das te­ne­mos in­se­gu­ri­da­des que en un mo­men­to da­do nos pue­den lle­var a co­me­ter una ton­te­ría. No me sien­to có­mo­da cuan­do me pon­go cor­ta­pi­sas. Soy una mu­jer muy es­pon­tá­nea y apa­sio­na­da, y me gus­ta ser­lo. Es al­go que irra­dia des­de tu in­te­rior cuan­do tie­nes cla­ro to­do lo an­te­rior y te cui­das a ti mis­ma, pe­ro, so­bre to­do, cuan­do sa­bes la di­fe­ren­cia en­tre ser egoís­ta y que­rer­te a ti mis­ma, que son co­sas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Yo di­ría que mi icono de la be­lle­za es Ju­lian­ne Moo­re. Creo que es im­pre­sio­nan­te. No so­lo es guapa: tie­ne unos va­lo­res in­creí­bles, un ca­rác­ter ex­cep­cio­nal y es ca­paz de se­pa­rar su vi­da fa­mi­liar y su ca­rre­ra sin ol­vi­dar que su fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te pa­ra ella. Cuan­do va­lo­ras a tus se­res que­ri­dos por en­ci­ma de to­das las co­sas, creo que vas siem­pre por el buen camino. Ju­lian­ne Moo­re es una mu­jer mul­ti­dis­ci­pli­nar y es­tá in­vo­lu­cra­da en dis­tin­tos co­me­ti­dos. Co­la­bo­ra con la­bo­res

Mam­ma mia!, Car­tas a Ju­lie­ta, Los mi­se­ra­bles Lo­ve­la­ce. Twin Peaks, Anon, Li­ve Irre­sis­ti­ble,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.