¿Cuán­to que­ma ca­da de­por­te?

AR - - MODA - Tex­to: SIL­VIA CAPAFONS

El ejer­ci­cio hay que dis­fru­tar­lo, pe­ro tam­bién te­ne­mos que sa­ber sa­car­le par­ti­do. Ni to­das las ac­ti­vi­da­des tie­nen los mis­mos be­ne­fi­cios, ni se con­su­men las mis­mas ca­lo­rías. Te mos­tra­mos las más apro­pia­dos pa­ra ti es­te ve­rano.

Sa­bes que te ha­ce sen­tir bien y que tu men­te y tu cuer­po lo agra­de­cen, pe­ro, al­gu­nas ve­ces, prac­ti­car de­por­te cues­ta. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad al me­nos du­ran­te dos ho­ras y me­dia a la se­ma­na. Sin em­bar­go, en Es­pa­ña so­lo lo ha­cen tres de ca­da diez mu­je­res de en­tre 25 y 50 años. Puede que nos fal­te el tiem­po o que fla­queen las fuer­zas, e in­clu­so que no se­pas cuál es el más in­di­ca­do pa­ra ti. Ya no se­rá una ex­cu­sa. Des­cu­bre qué dis­ci­pli­na es la más ade­cua­da a tu mo­do de vi­da y a los ob­je­ti­vos que quie­res con­se­guir. Apor­ta nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios y tie­ne la ven­ta­ja de que se puede prac­ti­car con fa­ci­li­dad en cual­quier lu­gar (ciudad, pla­ya o mon­ta­ña). Ade­más, es uno de los de­por­tes que más ca­lo­rías que­man en me­nos tiem­po, y ahí ra­di­ca una gran par­te de su éxi­to. La otra, se­gún sus se­gui­do­res, es su ca­pa­ci­dad de adic­ción. ¡Cuan­do em­pie­zas, no pue­des pa­rar! Sin em­bar­go, en ve­rano la so­bre­do­sis de ca­lor es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra de­jar­lo has­ta la vuel­ta de va­ca­cio­nes, ¿ver­dad? Ma­ri­na Va­ra Mo­rán, del mé­to­do Hy­po­xi en Stu­dio Ma­ja­dahon­da (hy­po­xi.es), nos da las ra­zo­nes pa­ra con­ver­tir la ca­rre­ra en la ac­ti­vi­dad del ve­rano: “Hay más ho­ras de luz y me­jo­ra el cli­ma, lo que in­vi­ta a ejer­ci­tar­se al ai­re li­bre. Hay que te­ner en cuen­ta que el ca­lor au­men­ta la sen­sa­ción de fa­ti­ga y la des­hi­dra­ta­ción, por lo que con­vie­ne evi­tar­lo en las ho­ras cen­tra­les del día, be­ber agua fre­cuen­te­men­te, usar ro­pa trans­pi­ra­ble y pro­tec­ción so­lar”. Otra op­ción que pro­po­ne la ex­per­ta pa­ra quie­nes no quie­ren per­der tiem­po es de­can­tar­se por el HIIT (High In­ten­sity In­ter­val Trai­ning o ‘en­tre­na­mien­to en in­ter­va­los de al­ta in­ten­si­dad’): “Son se­sio­nes de ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar que al­ter­na al­tas y ba­jas in­ten­si­da­des en pe­rio­dos cor­tos de tiem­po, por lo que el can­san­cio es me­nor. Y mo­vi­li­za gran can­ti­dad de gra­sas”. Eso sí, en ve­rano re­sér­va­lo pa­ra las pri­me­ras o úl­ti­mas ho­ras del día. Pue­des prac­ti­car­lo “en la ori­lla de la pla­ya y en ca­mi­nos de mon­ta­ña, que tie­nen des­ni­ve­les, lo que au­men­ta el gas­to ca­ló­ri­co y ha­ce que­mar más gra­sa, ade­más de me­jo­rar la to­ni­ci­dad del tren in­fe­rior”, apun­ta la ex­per­ta. El por tan­to, es ideal cuan­do no dis­po­ne­mos de un ho­ra­rio fi­jo que de­di­car al de­por­te. En el as­pec­to fí­si­co es una de las me­jo­res dis­ci­pli­nas si quie­res eli­mi­nar gra­sa o fla­ci­dez en la zo­na de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo: ab­do­men, glú­teos, ca­de­ras, y pier­nas en ge­ne­ral. No­ta­rás có­mo in­cre­men­tas la ca­pa­ci­dad car­dio­vas­cu­lar, pier­des pe­so, to­ni­fi­cas y com­ba­tes la os­teo­po­ro­sis.

coach run­ning,

Por­que nos de­vuel­ve a la in­fan­cia, nos per­mi­te rea­li­zar­lo en fa­mi­lia y dis­fru­tar sin ago­ta­mien­to, mon­tar en bi­ci nun­ca pa­sa de mo­da. Pe­ro si ha­bla­mos de gas­to ca­ló­ri­co, no es lo mis­mo ir por el pa­seo ma­rí­ti­mo que ejer­ci­tar­se en el gim­na­sio o en la mon­ta­ña. En as­fal­to o sue­lo sin des­ni­vel se que­man unas 230 ca­lo­rías por ho­ra, mien­tras que con el que in­clu­ye cam­bios de rit­mo y re­sis­ten­cia, o en la mon­ta­ña po­de­mos lle­gar a 400, ca­si el do­ble. Eso sí, el es­fuer­zo es mu­cho ma­yor. Ir so­bre rue­das nos per­mi­te me­jo­rar el co­ra­zón y to­ni­fi­car pier­nas y bra­zos.

spin­ning,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.