Relax en do­sis in­ten­si­vas

AR - - VIAJES -

1

En es­ta ciudad puen­te en­tre Amé­ri­ca La­ti­na y EE.UU., don­de se ha­bla más es­pa­ñol que in­glés, las no­ve­da­des y las mo­das se ve­ne­ran de for­ma ex­tra­or­di­na­ria. Mia­mi aco­gió los años do­ra­dos de Holly­wood, el

ame­ri­cano, fue epi­cen­tro de los os­ten­to­sos ochen­ta y cu­na del y del po­der la­tino. Hoy, es­ta ciudad de al­tí­si­mos ras­ca­cie­los fren­te al océano, pro­fe­sa una nueva re­li­gión, la de la vi­da sa­lu­da­ble. Los ama­ne­ce­res en las pla­yas de su lar­ga bahía es­tán sal­pi­ca­dos de de to­das las eda­des y de cuer­pos si­len­cio­sos que ha­cen yo­ga sen­ta­dos mi­ran­do al mar. Las bu­lli­cio­sas ca­lles de Mia­mi Beach al­ter­nan sus ca­fés de ai­re cu­bano y sus

con barras de 2 La sa­lud y el de­por­te son ac­ti­vi­da­des pré­mium en los nue­vos ho­te­les. 1. Una de las pis­ci­nas del ho­tel Ac­qua­li­na es so­lo pa­ra adul­tos. 2. fren­te al mar del ho­tel Mon­te­car­lo con spa, y bi­ci­cle­tas. 3. Me­nú sa­lu­da­ble en el ho­tel Ac­qua­li­na. y res­tau­ran­tes ve­ga­nos. Los ho­te­les, que an­tes se des­vi­vían por te­ner las dis­co­te­cas más ani­ma­das, aho­ra so­lo tie­nen ojos pa­ra sus spas y mue­ren por in­cor­po­rar a sus equi­pos a los me­jo­res ma­sa­jis­tas del mun­do, chefs ex­per­tos en co­mi­da ma­cro­bió­ti­ca o yo­guis de la In­dia. Re­co­rrer es­tos nue­vos tem­plos de la vi­da sa­lu­da­ble es co­mo vi­si­tar una feria de no­ve­da­des ca­da cual más so­fis­ti­ca­da.

Re­cons­truir cuer­po y men­te

Es un con­cep­to di­fí­cil de en­ten­der en paí­ses co­mo el nues­tro, don­de el ac­ce­so a la sa­ni­dad es gra­tui­to. Pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos, tan acos­tum­bra­dos co­mo es­tán a la sa­ni­dad pri­va­da, los hos­pi­ta­les com­pi­ten en­tre sí por ofre­cer los me­jo­res ser­vi­cios mé­di­cos, la tec­no­lo­gía de tra­ta­mien­to 3 más avan­za­da y las es­tan­cias de sus pa­cien­tes lo más pla­cen­te­ras po­si­ble. Cier­tas pa­to­lo­gías com­ple­jas, co­mo ope­ra­cio­nes de co­ra­zón, tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos u ope­ra­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca, se con­vier­ten, pa­ra per­so­nas de al­to ni­vel ad­qui­si­ti­vo, en una opor­tu­ni­dad pa­ra re­cons­truir­se en to­dos los sen­ti­dos. No ca­be du­da de que el re­po­so re­sul­ta más lle­va­de­ro así.

Hos­pi­ta­les tan pun­te­ros co­mo el Mou­nt Si­naí y el Bap­tist de Mia­mi atraen ca­da año a mi­les de pa­cien­tes del nor­te del país y de los ve­ci­nos de ha­bla his­pa­na gra­cias a sus mé­di­cos es­tre­lla y a los ser­vi­cios de alo­ja­mien­to, acom­pa­ña­mien­to y se­gui­mien­to mé­di­co que in­clu­yen en­tre sus de­par­ta­men­tos. En diez años, Mia­mi se ha con­ver­ti­do en un des­tino de pri­mer or­den pa­ra gen­te

art dé­co to­pless run­ners beach clubs smoot­hies healthy,

Sui­te ja­cuz­zi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.