El roc­ke­ro que via­ja en bi­ci­cle­ta

El lí­der del gru­po Tal­king Heads re­co­rre el mun­do con su bi­ci ple­ga­ble y nos abre los ojos al rit­mo y los se­cre­tos de ciu­da­des co­mo Lon­dres, Ber­lín o Ma­ni­la.

AR - - GASTRO -

Fue en 1980 cuan­do Da­vid Byr­ne, lí­der de la ban­da de post punk Tal­king Heads, co­men­zó a usar la bi­ci­cle­ta pa­ra mo­ver­se por la ciudad de Nueva York. Des­pués, al co­no­cer las bi­cis ple­ga­bles, de­ci­dió em­plear­las pa­ra via­jar por el mun­do, pues pen­só que ese me­dio de trans­por­te le da­ría otra pers­pec­ti­va de las ciu­da­des que vi­si­ta­ba. Así sur­gie­ron sus Dia­rios de bi­ci­cle­ta, que aho­ra edi­ta Re­ser­voir Books.

En ellos, nos cuen­ta sus pa­seos por lu­ga­res co­mo Ma­ni­la, don­de pe­da­lear por el área de Bi­non­do es asom­brar­se con la can­ti­dad de má­qui­nas de ka­rao­ke exis­ten­tes: “¡Es­tán in­clu­so en la ca­lle!”, es­cri­be Byr­ne so­bre es­te “cas­co an­ti­guo de la ciudad de ca­lles si­nuo­sas y ven­de­do­res”, mien­tras pe­da­lea a tra­vés de la his­to­ria de es­ta ur­be pa­ra lle­gar al res­tau­ran­te Joel y de­gus­tar “el po­llo, el pin­cho de hí­ga­do y el arroz de ajo, que es­tán ri­quí­si­mos”. Y así va des­gra­nan­do po­co a po­co to­das las ciu­da­des que vi­si­ta.

Y por la ma­gia que otor­gan los li­bros, lle­ga­mos a Ber­lín pa­ra vi­si­tar uno de los mu­seos me­nos men­cio­na­dos en las guías, el de la Sta­si: “Es­tá un po­co le­jos del cen­tro de la ciudad, en un com­ple­jo gi­gan­tes­co que sir­vió de cuar­tel ge­ne­ral a los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad de Ale­ma­nia orien­tal”, nos in­di­ca, mien­tras na­rra có­mo la Sta­si guar­da­ba gran can­ti­dad de ar­chi­vos: “Al­gu­nos con­sis­tían en fras­cos con re­ta­les de pren­das sus­traí­das en se­cre­to a al­gún po­bre des­gra­cia­do de cu­yo pa­trio­tis­mo se des­con­fia­ba”. Esos tra­pos ser­vían, si el sos­pe­cho­so des­apa­re­cía, pa­ra que un pe­rro pu­die­ra ras­trear­le. Y así, anéc­do­ta tras anéc­do­ta, Byr­ne sigue su ru­ta pa­ra, con el ol­fa­to acer­ta­do de un buen via­je­ro, des­ve­lar­nos el al­ma y los se­cre­tos de otros lu­ga­res, des­de Lon­dres a Síd­ney. Y no­so­tros nos de­ja­mos lle­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.