Vi­das cru­za­das

El ac­tor Raúl Aré­va­lo ha con­fia­do en su ín­ti­mo ami­go An­to­nio de la To­rre y en Ruth Díaz pa­ra pro­ta­go­ni­zar ‘Tar­de pa­ra la ira’, la his­to­ria de una ven­gan­za que su­po­ne su ópe­ra pri­ma co­mo di­rec­tor.

AR - - SUMARIO - Tex­to: ANA SANTOS

An­to­nio de la To­rre, Ruth Gar­cía y Raúl Aré­va­lo.

Ha­cer una pe­lí­cu­la con un fa­mi­liar es al­go es­tu­pen­do”, afir­ma An­to­nio de la To­rre, aun­que no ha­bla exac­ta­men­te de nin­gún pa­rien­te: “Raúl Aré­va­lo y yo nos con­si­de­ra­mos mu­tua­men­te co­mo her­ma­nos”, con­ti­núa. Y se lan­za a una loa sin­ce­ra y emo­ti­va que con­clu­ye con un cas­ti­zo: “Es­te sa­be la­tín”. Los dos ac­to­res no com­par­ten ADN, ni si­quie­ra pro­ce­den­cia o ge­ne­ra­ción –De la To­rre, Má­la­ga, 1968; Aré­va­lo, Ma­drid, 1979–, pe­ro des­de que sus ca­mi­nos se cru­za­ron ha­ce una dé­ca­da en el ro­da­je de Azu­lOs­cu­roCa­siNe­gro, a las ór­de­nes de Da­niel Sán­chez Aré­va­lo –el di­rec­tor que cam­bió sus vi­das y gran ami­go de am­bos–, An­to­nio y Raúl se con­vir­tie­ron en miem­bros de un mis­mo clan. Co­mo si hu­bie­ran he­cho un pac­to de san­gre, des­de en­ton­ces los he­mos vis­to ac­tuar jun­tos en Gor­dos, Pri­mos, La gran fa­mi­lia es­pa­ño­la o La is­la mí­ni­ma; acu­mu­lar no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Go­ya –ocho An­to­nio y cin­co Raúl, y tie­nen uno ca­da uno– y ha­cer­se ma­yo­res en la gran pan­ta­lla, aun­que eso –tam­bién coin­ci­den– no le gus­te de­ma­sia­do a nin­guno de los dos.

“Es­cri­bí el guión de Tar­de pa­ra la ira pen­san­do en An­to­nio”, di­ce sin la me­nor du­da Raúl. Y eso su­po­ne re­tro­ce­der en el tiem­po sie­te años, los que lle­va el ac­tor ma­dri­le­ño tra­tan­do de cum­plir su sue­ño des­de que era un ni­ño: di­ri­gir una pe­lí­cu­la. San­gre, su­dor y lá­gri­mas pa­ra ha­cer reali­dad una his­to­ria de vio­len­cia que tra­ta de ajus­tar cuen­tas con el pa­sa­do y que ve­rá la luz el pró­xi­mo nue­ve de sep­tiem­bre: “Es­toy con­ten­to y or­gu­llo­so de ha­ber­lo con­se­gui­do –ad­mi­te–. ¡Aho­ra so­lo me fal­ta te­ner un hi­jo y plan­tar un ár­bol!”. “¿Te­ner un hi­jo?”. “Bueno, es una for­ma de ha­blar, pe­ro, sí, tam­bién me gus­ta­ría...”.

Aré­va­lo cre­ció en Mós­to­les –com­par­tió pe­dia­tra con Iker Ca­si­llas– jun­to a un pa­dre, pro­pie­ta­rio de un res­tau­ran­te, que “no era un ci­né­fi­lo de los de Go­dard”, pe­ro sí le lle­va­ba al ci­ne y le de­ja­ba ele­gir las pe­lí­cu­las del vi­deo­club: “Al­qui­la­ba las de Bru­ce Lee y Chuck No­rris, y las tí­pi­cas ochen­te­ras que he­mos vis­to to­dos; no co­men­cé a con­su­mir ci­ne ‘in­tere­san­te’ has­ta que fui más ma­yor –reconoce–. Pe­ro cuan­do mi pa­dre se com­pró una cá­ma­ra de ví­deo, yo, que de pe­que­ño

era muy ver­gon­zo­so e in­tro­ver­ti­do, em­pe­cé a gra­bar a mi her­ma­na y a los ve­ci­nos, ha­cía cor­tos de te­rror en el co­le­gio, es­cri­bía co­sas, in­ven­ta­ba his­to­rias... Des­pués vino lo de ser ac­tor, pe­ro mi pa­sión siem­pre fue di­ri­gir”. De na­da sir­vió que su pro­ge­ni­tor le di­je­ra aque­llo de: “¿Có­mo te vas a de­di­car pro­fe­sio­nal­men­te a es­to? Haz una ca­rre­ra”. Raúl cur­só pri­me­ro de His­to­ria y se aca­bó. Se unió a la fa­mo­sa trou­pe de Com­pa­ñe­ros y pa­re­cía que la co­sa iba bien, pe­ro tu­vo que vol­ver a tra­ba­jar en un su­per­mer­ca­do (“Me re­co­no­cían y me pe­dían au­tó­gra­fos, era muy cu­rio­so”, afir­ma) y a ha­cer ani­ma­cio­nes en Ikea an­tes de po­der vi­vir de la in­ter­pre­ta­ción.

Tal vez co­mo agra­de­ci­mien­to a esa ben­di­ta cá­ma­ra de ví­deo, el se­ñor Aré­va­lo tie­ne un pa­pel, con fra­se, en Tar­de pa­ra la ira. Su ma­dre y su tía tam­bién, y su her­ma­na, Ta­ma­ra, con una so­bre­sa­lien­te tra­yec­to­ria a sus es­pal­das, es la je­fa de so­ni­do: “Me lle­vo su­per­bién con ella, pe­ro du­ran­te el ro­da­je tu­vi­mos un par de ro­ces tí­pi­cos en­tre her­ma­nos por los que el res­to del equi­po se mo­ría de ri­sa. Yo le de­cía: ‘Me tie­nes que res­pe­tar’, y ella res­pon­día: ‘Es que a mí no me ha­blas co­mo a los de­más’. Y te­nía ra­zón. So­lo la re­ñía con ma­los mo­dos a ella”, reconoce.

Tres no son mul­ti­tud

La irrup­ción de Ruth Díaz (Rei­no­sa, 1975) en la ópe­ra pri­ma de Raúl fue co­sa del des­tino, y re­sul­ta di­ver­ti­do oír las dos ver­sio­nes de la mis­ma his­to­ria: “Yo bus­ca­ba una ac­triz que no aca­ba­ba de en­con­trar. A Ruth la ad­mi­ra­ba pro­fe­sio­nal­men­te y la co­no­cía de ‘ho­la’ y po­co más, pe­ro no la te­nía en ese mo­men­to en la ca­be­za –ex­pli­ca Raúl–. Has­ta que, un día, mi ex­no­via, Ali­cia Ru­bio, que tam­bién ha­ce un pa­pel fan­tás­ti­co en la pe­lí­cu­la, me di­jo: ‘¿Has pen­sa­do en Ruth Díaz?’. Ha­bía­mos vis­to ha­cía po­co un cor­to di­ri­gi­do y pro­ta­go­ni­za­do por ella, Por­siem­pre­ja­món, que nos ha­bía gus­ta­do mu­cho. ‘¡Ahí va, que bueno!’, pen­sé. Que­dé un día con ella pa­ra leer el guión, pe­ro ni si­quie­ra le hi­ce una prue­ba: lo te­nía cla­rí­si­mo”.

Ruth se mue­re de ga­nas por sa­ber có­mo ha con­ta­do el je­fe su en­cuen­tro, pe­ro una vez sa­tis­fe­cha la cu­rio­si­dad lo na­rra a su ma­ne­ra: “Me lla­mó en enero de 2015: ‘Ho­la, soy Raúl Aré­va­lo. Me ha da­do tu te­lé­fono la ac­triz Nu­ria Ga­go’, gran ami­ga mía. Me em­pie­za a ha­blar so­bre su pe­li, la tra­ma, An­to­nio, el res­to del re­par­to... y me di­ce: ‘¿Vas a ha­cer al­go aho­ra?’. Le res­pon­dí que es­ta­ba más o me­nos li­bre, y él: ‘Ah, va­le, ¡qué bien!’, pe­ro no aca­ba­ba de de­cir­me pa­ra qué me lla­ma­ba. Y en­ton­ces pen­sé: ‘Aho­ra es cuan­do me pre­gun­ta quién me he he­cho la fo­to­gra­fía de mi cor­to por­que le ha en­can­ta­do’, pe­ro va y me suel­ta: ‘Hay una chi­ca en la pe­li y eres tú, Ruth’. A mí se me caían las lá­gri­mas de la emo­ción de que me lla­ma­ra pa­ra ofre­cér­me­lo y le de­cía: ‘Mi­ra, se­gu­ro que hay una ca­de­na y una pro­duc­to­ra de­trás que quie­ren a al­guien más po­pu­lar...’. Pe­ro Raúl es­ta­ba muy con­ven­ci­do y afir­ma­ba que te­nía ple­na li­ber­tad pa­ra ha­cer la pe­lí­cu­la que que­ría. Pa­sa­ron va­rias se­ma­nas has­ta la si­guien­te lla­ma­da, y yo ya creía que me iba a ex­pli­car: ‘Ruth, lo sien­to pe­ro...’. Afor­tu­na­da­men­te, no fue así”.

Ruth Díaz es­tá per­fec­ta en la piel de una mu­jer gol­pea­da por la vi­da que pi­de a gri­tos una se­gun­da opor­tu­ni­dad, pe­ro ella pre­fie­re no echar las cam­pa­nas al vue­lo. Tras un gran de­but en El Ca­len­ti­to, de Chus Gu­tié­rrez, ha­ce on­ce años, la cri­sis y el na­ci­mien­to de su hi­ja Lu­na –que ha­ce de su so­bri­na en Tar­de pa­ra la ira– pu­sie­ron en stand by su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Pe­se a que no ha­bía de­ja­do de ha­cer tea­tro e in­ter­ve­nir en se­ries de te­le­vi­sión, el pa­pel de­fi­ni­ti­vo no aca­ba­ba de lle­gar: “Ha­ce tiem­po que no me pa­sa­ba al­go así, y es ver­dad que es­ta es una pe­lí­cu­la muy bue­na y muy es­pe­ra­da. Pe­ro a lo lar­go de mi tra­yec­to­ria ha ha­bi­do pro­yec­tos en los que me de­cían: ‘¡Oh, es­tás ge­nial!’, y no han tras­cen­di­do –afir­ma–. O épo­cas en que las propuestas lle­ga­ban con cuen­ta­go­tas o no lle­ga­ban. Pe­ro, bueno, tam­bién me vino muy bien, por­que des­cu­brí otro mun­do. Gra­cias a las épo­cas en las que no me lla­ma­ban, me di cuen­ta de que po­día sa­car ade­lan­te mis pro­pios pro­yec­tos, co­mo el cor­to que ga­nó va­rios pre­mios, o es­tu­diar en una es­cue­la de guion, que era al­go que siem­pre me ha­bía ape­te­ci­do”.

Un hom­bre de ci­ne

Ha­blar del ci­ne es­pa­ñol de la úl­ti­ma dé­ca­da es ha­blar de An­to­nio de la To­rre. Ha­ce so­lo dos me­ses que aca­ba de ser pa­dre de su se­gun­do hi­jo, Da­niel, y pa­re­ce que aho­ra se to­ma las co­sas con un po­co más de cal­ma: “No me gus­ta­ría dar un ti­tu­lar ti­po: ‘El he­cho de ser pa­dre...’, pe­ro es ver­dad que las prio­ri­da­des cam­bian y te das cuen­ta de que al­guien te ne­ce­si­ta”, reconoce. Pe­ro hu­bo una épo­ca en la que era di­fí­cil en­con­trar un pro­yec­to de los bue­nos que no in­clu­ye­ra su nom­bre. Ha tra­ba­ja­do con los me­jo­res: Al­mo­dó­var, Álex de la Igle­sia, Al­ber­to Ro­drí­guez, Sán­chez Aré­va­lo, Mar­tín Cuen­ca, Gra­cia Que­re­je­ta..., y le si­gue cos­tan­do de­cir que no: “Es­to yo lo acha­co a mi com­ple­jo de po­bre. Mi ma­dre era prác­ti­ca­men­te anal­fa­be­ta y mi pa­dre, que em­pe­zó a tra­ba­jar a los do­ce años y era un tío muy in­te­li­gen­te, pros­pe­ró y ha­bía cier­tas co­mo­di­da­des en ca­sa, pe­ro esa sen­sa­ción de ne­ce­si­dad se ha que­da­do en la fa­mi­lia –afir­ma–. Me da un po­co de pe­na for­mar par­te de esa Es­pa­ña que vi­ve por de­ba­jo de sus po­si­bi­li­da­des; lo sien­to co­mo un de­fec­to.

“Mi pa­sión siem­pre fue di­ri­gir. Des­pués vino lo de ser ac­tor”

Raúl Aré­va­lo

“Gra­cias a las épo­cas en las que no me lla­ma­ban, me di cuen­ta de que po­día sa­car ade­lan­te mis pro­pios pro­yec­tos”

Ruth Gar­cía

“Yo he te­ni­do mu­cha suer­te pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro si­go vi­vien­do con mie­do a no te­ner tra­ba­jo” An­to­nio de la To­rre

Yo he te­ni­do mu­cha suer­te pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro si­go vi­vien­do con mie­do”. Es­ta re­fle­xión ayu­da a en­ten­der la tra­yec­to­ria vi­tal de De la To­rre. Él siem­pre deseó ser ac­tor, pe­ro es­tu­dió pe­rio­dis­mo. Y se pue­de de­cir que triun­fó: “Yo que­ría ser pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo, co­mo Bu­ta­ni­to [Jo­sé Ma­ría Gar­cía], y tras un tiem­po ha­cien­do in­for­ma­ción ge­ne­ral en Má­la­ga, me ins­ta­lé en Se­vi­lla pa­ra tra­ba­jar en la re­dac­ción de de­por­tes de Ca­nal Sur. Pe­ro la ca­bra ti­ra al mon­te y me fui a Ma­drid pa­ra in­ten­tar ser ac­tor. Me apun­té en la es­cue­la de Cris­ti­na Ro­ta y me sa­lió al­gu­na co­sa en te­le­vi­sión, pe­ro mi in­se­gu­ri­dad me hi­zo re­tro­ce­der. Ade­más, tam­bién me gus­ta­ba ser pre­sen­ta­dor. Era un po­co co­mo ser ac­tor, ¿no? Pe­ro mi re­pre­sen­tan­te se­guía apos­tan­do por mí e in­ten­té com­pa­gi­nar las dos co­sas: tra­ba­ja­ba los sie­te días de la se­ma­na y me pa­sa­ba el día en el tren; por la ma­ña­na ro­da­ba al­go y por la tar­de gra­ba­ba un re­por­ta­je de la li­ga Aso­bal, una lo­cu­ra. Has­ta que hi­ce Azu­lOs­cu­roCa­siNe­gro y tu­ve que de­ci­dir mi ca­mino”. De he­cho, cuan­do re­co­gió el Go­ya por es­ta pe­lí­cu­la to­da­vía era fun­cio­na­rio de la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca y agra­de­ció el pre­mio a sus com­pa­ñe­ros de Ca­nal Sur por apo­yar­le “cam­bián­do­le los tur­nos”. Tam­bién se acor­dó de su di­rec­tor, Da­niel Sán­chez Aré­va­lo, que me­ses an­tes ha­bía va­ti­ci­na­do: “Creo que na­die ha es­cri­to un pa­pel a la al­tu­ra de tu ta­len­to, y yo lo voy a ha­cer”. Pe­ro el al­ma de pe­rio­dis­ta de An­to­nio de la To­rre to­da­vía no se ha es­fu­ma­do. No so­lo por fa­ci­li­tar el tra­ba­jo a sus ex­co­le­gas res­pon­dien­do a to­do lo que se le pre­gun­te, sino por­que de vez en cuan­do se in­ter­cam­bian los pa­pe­les y te aca­ba arras­tran­do a un in­tere­san­te de­ba­te. En el co­le­gio le lla­ma­ban ‘el pa­sao’, por su ten­den­cia a en­si­mis­mar­se, pe­ro aho­ra es to­do ener­gía: “Me que­da mu­cho del pe­rio­dis­ta que fui: si­go man­te­nien­do la cu­rio­si­dad y las ga­nas de con­tar co­sas –afir­ma–. Lo que ha­go es muy pe­que­ño, pe­ro una pe­lí­cu­la pue­de ayu­dar a re­fle­xio­nar. Cuan­do oi­go que el ci­ne es en­tre­te­ni­mien­to me pa­re­ce ca­si una agre­sión a la fun­ción del ci­ne. Va­le, hay pe­lí­cu­las pa­ra en­tre­te­ner, pe­ro an­tes es cul­tu­ra, es ar­te, trans­mi­te unos va­lo­res y pue­de ayu­dar a cam­biar al mun­do”.

Pe­si­mis­ta y cas­ca­rra­bias

Con Tar­de pa­ra la ira, Aré­va­lo tam­bién ha que­ri­do po­ner al es­pec­ta­dor en una te­si­tu­ra in­có­mo­da, que ten­ga que plan­tear­se qué ha­ría en una si­tua­ción co­mo la que plan­tea la pe­lí­cu­la: “No sé de dón­de me vie­ne, pe­ro siem­pre me ha in­tere­sa­do mu­cho el te­ma de la vio­len­cia. En el res­tau­ran­te de mi pa­dre, cuan­do sa­lía en la te­le una no­ti­cia es­pan­to­sa so­bre un ase­si­na­to, siem­pre ha­bía al­gún clien­te que de­cía: ‘Si le hacen lo mis­mo a mi hi­ja, co­jo una es­co­pe­ta y lo ma­to’, y a mí eso me da­ba mu­cho que pen­sar. La ver­dad es que cues­ta ima­gi­nar­se a Raúl en un arran­que vio­len­to, aun­que ase­gu­ra ser un po­co “pe­si­mis­ta y cas­ca­rra­bias”: “Ten­go co­sas que no me gus­tan y sue­lo ir a te­ra­pia pa­ra lu­char con­tra ellas. Me voy ha­cien­do ma­yor y ca­da vez me pa­rez­co más a mi pa­dre. Le ado­ro y es­toy or­gu­llo­so de ser co­mo él en mu­chas co­sas, pe­ro en otras, no tan­to. Por ejem­plo, mis pa­dres, que nos han edu­ca­do con mu­cho ca­ri­ño, son un po­co se­cos, y mi her­ma­na y yo he­mos sa­li­do to­do lo con­tra­rio. Les da­mos be­sos y nos di­cen que es­ta­mos ton­tos. Aun­que, bueno, aho­ra que se han ju­bi­la­do es­tán cam­bian­do”, cuen­ta. ¿Es­tá Raúl Aré­va­lo pre­pa­ra­do pa­ra las crí­ti­cas en su es­treno co­mo di­rec­tor?: “Sí, cla­ro. Es lo bueno de ser ac­tor. He es­cu­cha­do co­sas bue­ní­si­mas so­bre mí y co­sas te­rri­bles, y es­toy en­tre­na­do. In­clu­so yo me veo fa­tal en al­gu­nas pe­lí­cu­las, pe­ro no me tor­tu­ro. Acep­tar las crí­ti­cas es fun­da­men­tal pa­ra cre­cer, aun­que su­pon­go que pa­ra un di­rec­tor, que lle­va años con una his­to­ria y va a tar­dar mu­cho en po­der ha­cer otra, es más com­pli­ca­do”. Él, por si aca­so, ya es­tá pen­san­do en el si­guien­te pro­yec­to: “Ten­go tres ideas en la ca­be­za, y aho­ra to­ca de­ci­dir qué ca­mino se­guir”. Pe­ro la in­ten­ción de Raúl no es aban­do­nar la in­ter­pre­ta­ción. Pron­to le ve­re­mos en Oro, la es­pe­ra­da pe­lí­cu­la de Agus­tín Díaz Ya­nes: “Am­bien­ta­da en el si­glo XVI, tra­jes de épo­ca, pe­leas de es­pa­das... El sue­ño de cual­quier ac­tor”, afir­ma. Ruth ha to­ma­do bue­na no­ta de los con­se­jos de Raúl y, tras el éxi­to de su pri­mer cor­to, tam­bién fan­ta­sea con es­tre­nar­se de­trás de la cá­ma­ra. El pro­yec­to ya es­tá en mar­cha, pe­ro va len­to. A la pre­gun­ta de por qué hay tan po­cas mu­je­res di­rec­to­ras, res­pon­de: “Su­pon­go que el ma­chis­mo que arras­tra­mos tie­ne mu­cho que ver, pe­ro creo que no­so­tras nos atre­ve­mos me­nos, nos cues­ta lan­zar­nos, ¿no? No lo sé... –reconoce–. En mi ca­so, tam­bién ten­go que ha­cer ma­la­ba­res con mi hi­ja”. Por no ha­blar de otro ‘in­con­ve­nien­te’: la di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar bue­nos per­so­na­jes fe­me­ni­nos o la ten­den­cia a es­co­ger ac­tri­ces de 20 años pa­ra acom­pa­ñar a hom­bres de 40: “Ca­si to­dos los guio­nes gi­ran en torno a ellos, pe­ro to­do lle­ga­rá. De mo­men­to, me bas­ta se­guir ca­mi­nan­do con la gen­te que quie­ro”, afir­ma con op­ti­mis­mo. Y aho­ra, unas me­re­ci­das va­ca­cio­nes y el es­treno de una pe­lí­cu­la que va a dar mu­cho que ha­blar.

“Me que­da mu­cho del pe­rio­dis­ta que fui: si­go man­te­nien­do la cu­rio­si­dad y las ga­nas de con­tar co­sas” An­to­nio de la To­rre

“Cuan­do Raúl me lla­mó pa­ra es­ta pe­lí­cu­la se me ca­ye­ron las lá­gri­mas de emo­ción” Ruth

“Me voy ha­cien­do ma­yor y ca­da vez me pa­rez­co más a mi pa­dre. Le ado­ro y es­toy or­gu­llo­so de ser co­mo él en mu­chas co­sas, pe­ro en otras no tan­to” Raúl Aré­va­lo

Fo­tos: MIRIAM YELEQ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.