Hoja de ruta pa­ra un sexo diez

La ca­ma, ese lu­gar que ofre­ce cons­tan­tes pro­me­sas de pla­cer, y que a ve­ces se con­vier­te en un cam­po de mi­nas, tie­ne ma­nual de uso y dis­fru­te. Lo cuen­ta la pe­rio­dis­ta Ma­rian Be­ni­to en su úl­ti­mo li­bro, y nos da con­se­jos so­bre al­go en lo que a to­das nos gust

AR - - SUMARIO - Tex­to: SONIA MURILLO

Nos lo cuen­ta la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Ma­rian Be­ni­to.

Po­cas per­so­nas na­cen con un ta­len­to in­na­to pa­ra se­du­cir, y aun­que es una ha­bi­li­dad que se va ad­qui­rien­do con el tiem­po, no es ma­la idea ir per­fec­cio­nan­do la téc­ni­ca. De ese mo­do, las re­la­cio­nes se­xua­les pue­den pa­sar de ser bue­nas a ma­ra­vi­llo­sas. Pe­ro, tran­qui­la, no ne­ce­si­tas co­ger apun­tes y es­tu­diar­te de me­mo­ria las téc­ni­cas de los gran­des se­duc­to­res de la his­to­ria. Bas­ta con que to­mes no­ta men­tal de al­gu­nas es­tra­te­gias, por­que a día de hoy si­guen fun­cio­nan­do. Por ejem­plo, nos cuen­ta Ma­rian, “Ca­sa­no­va nun­ca se­du­cía a sus aman­tes de la mis­ma for­ma. Se es­for­za­ba por co­no­cer­las a fon­do pa­ra com­pla­cer­las de una for­ma úni­ca y ade­cua­da a sus de­seos y ne­ce­si­da­des”. Tam­bién men­cio­na a uno de los ma­yo­res mi­tos eró­ti­cos de nues­tro tiem­po, Ma­rilyn Mon­roe: “Su sen­sua­li­dad no era in­na­ta. Es ver­dad que su fí­si­co la ayu­da­ba, pe­ro prac­ti­ca­ba sus mi­ra­das y sus po­ses an­te el es­pe­jo, y esa es la cla­ve de su éxi­to”. Co­mo ves, so­lo ne­ce­si­tas de­di­car al­go de tiem­po a me­jo­rar lo que ya sa­bes. Es co­mo si su­pie­ras

co­ci­nar y te apun­ta­ses a cla­ses de al­ta co­ci­na. Se tra­ta de per­fec­cio­nar to­dos esos co­no­ci­mien­tos y ap­ti­tu­des que ya tie­nes pa­ra con­ver­tir­te en to­da una ex­per­ta.

Pri­me­ro, se­dú­ce­te a ti mis­ma

La pe­rio­dis­ta re­co­mien­da ol­vi­dar­se de los mie­dos, com­ple­jos y ver­güen­zas pa­ra em­pe­zar a dis­fru­tar más de tu cuer­po: “Se­du­cir­se a una mis­ma es un pa­so pre­vio pa­ra sen­tir­se desea­da por otros. Si no te gus­tas, si te da mie­do o te sien­tes blo­quea­da, qui­zá de­bas con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta. Las mu­je­res tie­nen que con­ce­der­se el de­re­cho de vi­vir su se­xua­li­dad con to­da la na­tu­ra­li­dad del mun­do. Una mu­jer que ha apren­di­do a mas­tur­bar­se dis­fru­ta­rá más del sexo. Hay mu­chas mu­je­res a las que se les re­sis­ten los or­gas­mos, y el pro­ble­ma vie­ne mu­chas ve­ces por­que no se han au­to­ex­plo­ra­do lo su­fi­cien­te”. Otro de los te­rre­nos que más se re­sien­ten en la vi­da se­xual fe­me­ni­na es el de las fan­ta­sías. Mu­chas mu­je­res no se atre­ven a ex­pre­sar qué es lo que las ex­ci­ta y otras ni si­quie­ra se lo han plan­tea­do: “Cuan­do se­pas qué es lo que te gus­ta, de­bes in­ten­tar com­par­tir­lo con tu pa­re­ja. De­be ha­ber com­pli­ci­dad y unos de­seos com­pa­ti­bles den­tro de un con­tex­to res­pon­sa­ble. Siem­pre des­de el res­pe­to, se pue­de pe­dir to­do y sa­bien­do que un ‘no’ por par­te de la otra per­so­na no de­be su­po­ner un pro­ble­ma. Hay que va­lo­rar la va­len­tía del que lo pi­de, pe­ro nun­ca acep­tar si es que no es­ta­mos se­gu­ros”. Des­cu­brir lo que te gus­ta y lo que no es cla­ve pa­ra dis­fru­tar en la ca­ma. Cuan­do lo ten­gas cla­ro, se­rá mu­cho más fá­cil.

Des­pier­ta tus sen­ti­dos de día

“Uno de los erro­res más fre­cuen­tes en el sexo es el de re­pe­tir siem­pre los mis­mos pa­tro­nes. Sal­vo por los pri­me­ros en­cuen­tros con una per­so­na, en los que to­do es ilu­sión y ner­vios, ter­mi­na­mos aco­plán­do­nos a una ru­ti­na por­que fun­cio­na y es más có­mo­do”. Pa­ra evi­tar­lo, la ex­per­ta re­co­mien­da des­per­tar el de­seo con pe­que­ños ges­tos co­ti­dia­nos co­mo man­dar men­sa­jes de tex­to con con­te­ni­do im­plí­ci­to, sa­lir a dar un pa­seo y co­ger­se de la mano, dar­se un abra­zo que des­pier­te los ins­tin­tos, be­sar­se con pa­sión en un con­tex­to no se­xual, co­mo, por ejem­plo al ha­cer la ce­na, o mi­rar­le in­ten­sa­men­te en una reunión de ami­gos... “Lo fun­da­men­tal es crear ilu­sión, man­te­ner el mis­te­rio y ha­cer ver a tu pa­re­ja que siem­pre hay al­go nue­vo que pue­des apor­tar. Las mu­je­res te­ne­mos más ca­pa­ci­dad pa­ra se­du­cir, so­mos más ima­gi­na­ti­vas e in­tui­ti­vas y te­ne­mos que sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho de esas ha­bi­li­da­des”.

Dis­fru­ta mien­tras pla­ni­fi­cas

Tam­po­co es que sea ne­ce­sa­rio se­guir un ho­ra­rio, pe­ro en al­gu­nos ca­sos en los que el es­trés pro­vo­ca­do por

el tra­ba­jo y las car­gas fa­mi­lia­res mer­man con­si­de­ra­ble­men­te el tiem­po que la pa­re­ja pue­de de­di­car­se mu­tua­men­te, sí que es bue­na idea. Ma­rian re­co­mien­da en es­tos ca­sos re­ser­var unas ho­ras de­ter­mi­na­das a rea­li­zar una ac­ti­vi­dad que ayu­de a crear el am­bien­te pro­pi­cio pa­ra el sexo: “Pue­de ser una ce­na ro­mán­ti­ca, de­jar a los ni­ños con los abue­los... Al­go que os em­pu­je en esa di­rec­ción es esen­cial pa­ra se­du­ci­ros mu­tua­men­te y que vues­tro en­cuen­tro en la ca­ma sea sa­tis­fac­to­rio. Si se ha­ce so­lo por cum­plir, no va­le”. En­tre la pa­re­ja tie­ne que ha­ber em­pa­tía y co­mu­ni­ca­ción. Si no, se co­rre el ries­go de caer en la in­fi­de­li­dad”. En es­te sen­ti­do, Ma­rian adu­ce que el co­que­teo con otras per­so­nas pue­de ser in­clu­so po­si­ti­vo pa­ra las pa­re­jas que lle­van tiem­po sin in­ti­mar, “por­que con­si­gue des­per­tar el de­seo y ese ins­tin­to que es­ta­ba apa­ga­do pue­de ayu­dar­te a re­vi­vir tu re­la­ción”.

Tra­ba­ja el be­so per­fec­to

Cuan­do so­mos ado­les­cen­tes nos po­de­mos pa­sar ho­ras y ho­ras be­san­do, pe­ro pa­re­ce que al lle­gar a la edad adul­ta los be­sos se es­con­den de­ba­jo de las sá­ba­nas y so­lo re­cu­rri­mos a ellos co­mo me­ros pre­li­mi­na­res. Pe­ro son mu­cho más que eso y des­de lue­go que pue­den con­ver­tir­se en un ar­ma in­fa­li­ble a la ho­ra de con­quis­tar a la otra per­so­na: “El be­so per­fec­to es apa­sio­na­do. An­tes de dar­lo de­be ha­ber mu­chí­si­mo de­seo por par­te de las dos per­so­nas. Es­te es uno de los ac­tos que ne­ce­si­tan ma­yor re­ci­pro­ci­dad. Hay que em­pe­zar por las ca­ri­cias, por el con­tac­to piel con piel. El jue­go pre­vio de se­duc­ción ha­rá que va­ya au­men­tan­do el de­seo. Des­pués, el be­so su­ce­de­rá ca­si es­pon­tá­nea­men­te. De­be ser hú­me­do e in­ten­so. Es cu­rio­so, pe­ro no to­das las cul­tu­ras lo hacen y por in­na­to que pa­rez­ca el ac­to de be­sar, re­quie­re al­go de prác­ti­ca, so­bre to­do si se quie­re al­can­zar la per­fec­ción. Un buen be­so no ga­ran­ti­za el éxi­to, pe­ro con un pri­mer be­so mal da­do, es di­fí­cil que ha­ya com­pli­ci­dad en el sexo”.

Apro­ve­cha el po­der de tu men­te

La ex­per­ta tam­bién ad­vier­te de la po­si­bi­li­dad de con­se­guir or­gas­mos men­ta­les: “Re­quie­re un gran po­der de con­cen­tra­ción y me­di­ta­ción pa­ra lle­gar. Se tra­ta de una ex­pe­rien­cia per­so­nal muy ín­ti­ma que pue­de re­sul­tar en­ri­que­ce­do­ra en mu­chos sen­ti­dos”. La men­te es po­de­ro­sa y pue­de con­ver­tir un coi­to nor­mal en una au­tén­ti­ca fies­ta. Lo cier­to es que es­ta prác­ti­ca ca­da vez go­za de ma­yor po­pu­la­ri­dad, y en par­te se de­be a los ta­lle­res de Ur­ban Tan­tra que im­par­te la edu­ca­do­ra se­xual Bar­ba­ra Ca­rre­llas en EE.UU. (y que pue­des en­con­trar en su web). En ellos, guía a los asis­ten­tes pa­ra que ten­gan or­gas­mos sin con­tac­to fí­si­co. Bar­ba­ra ad­vier­te de que las reac­cio­nes cor­po­ra­les y las que se pro­du­cen en el ce­re­bro son exac­ta­men­te las mis­mas que en un or­gas­mo tra­di­cio­nal. Los men­ta­les son fru­to de la prác­ti­ca, hay que sa­ber com­bi­nar la res­pi­ra­ción con la vi­sua­li­za­ción de es­ce­nas eró­ti­cas mien­tras se aprie­tan los múscu­los del sue­lo pél­vi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.