Es­pe­cial ce­jas

Mar­ca­das, pe­ro bien es­truc­tu­ra­das, na­tu­ra­les y li­ge­ra­men­te des­pei­na­das. Así son las ce­jas más de­man­da­das en los cen­tros es­pe­cia­li­za­dos. Te de­ci­mos có­mo lo­grar el ‘ar­co per­fec­to’.

AR - - SUMARIO - Tex­to: SILVIA CAPAFONS Ce­le­bri­ties

Des­cu­bre có­mo pue­des te­ner la mi­ra­da de Pe­né­lo­pe Cruz.

Pe­né­lo­pe Cruz siem­pre ha lu­ci­do unas ce­jas po­de­ro­sas pa­ra po­ten­ciar la fuer­za de su mi­ra­da. An­tes, más des­di­bu­ja­das y des­or­de­na­das; aho­ra, bien mar­ca­das. No es de ex­tra­ñar que se ha­yan con­ver­ti­do en ob­je­to de de­seo de mu­chas de no­so­tras, por­que, sin nin­gún gé­ne­ro de du­das, un par de ce­jas bien di­se­ña­das res­tan años y su­man be­lle­za al ros­tro. Ja­red Bai­ley, ex­per­to mun­dial en ce­jas de Be­ne­fit, nos cuen­ta có­mo se lle­van es­ta tem­po­ra­da: “Atrás que­da­ron las ce­jas ex­ce­si­va­men­te de­pi­la­das, ta­tua­das, re­pei­na­das y de­ma­sia­do fi­nas. Es­tán de mo­da muy na­tu­ra­les, grue­sas, den­sas y li­ge­ra­men­te des­pei­na­das (sin exa­ge­rar). Es fun­da­men­tal adap­tar siem­pre la for­ma y el gro­sor a la fi­sio­lo­gía de ca­da per­so­na. Ese es el pri­mer pa­so pa­ra acer­tar de pleno”. Ade­más, nos da un tru­co ex­tra: “Mar­car un po­co el ar­co nos ale­gra el ros­tro y apor­ta un efec­to lif­ting, pues abren el ojo”.

¿Có­mo de­pi­lar­las bien?

Ma­ría So­láns, ma­qui­lla­do­ra de y di­rec­to­ra de la es­cue­la Mary Ma­ke-Up re­co­mien­da usar pin­zas o hi­lo y huir de la ce­ra, ya que “los ti­ro­nes des­ga­rran el pár­pa­do”. Hay que co­ger los pe­li­tos des­de la raíz pa­ra evi­tar ro­tu­ras, ti­rar con sua­vi­dad en la di­rec­ción en que cre­cen y de uno en uno”. Des­de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía (AEDV) nos acon­se­jan, ade­más, evi­tar la ex­po­si­ción al sol tras la de­pi­la­ción pa­ra que no apa­rez­can man­chas. Aun­que su con­se­jo nú­me­ro uno pa­ra con­se­guir un ar­co ar­mó­ni­co con el ros­tro es res­pe­tar la for­ma na­tu­ral de las ce­jas y no em­pe­ñar­se en dar­les una for­ma de­ma­sia­do ra­di­cal. ¿Su re­co­men­da­ción? De­jar un gro­sor me­dio y el ar­co su­pe­rior mar­ca­do con una li­ge­ra ele­va­ción la­te­ral.

¿Có­mo apren­do a ma­qui­llar­las?

Se­gún Ma­ría So­láns, po­de­mos uti­li­zar som­bras de ojos pa­ra con­se­guir un efec­to su­til y des­di­bu­ja­do, “aun­que si lo que quie­res es que pa­rez­ca más po­bla­da, es pre­fe­ri­ble uti­li­zar lá­piz. Es me­jor ma­qui­llar siem­pre en la di­rec­ción de los pe­li­tos, pa­ra apor­tar pro­fun­di­dad en la zo­na más al­ta del ar­co”, co­men­ta. El ex­per­to de Be­ne­fit re­co­mien­da “em­pe­zar a ma­qui­llar la ce­ja jus­to por la zo­na que que­da de­ba­jo, y des­pués re­lle­nar con lá­piz. Y siem­pre di­fu­mi­nar con un ce­pi­lli­to al fi­nal”. Bai­ley acon­se­ja rea­li­zar an­tes un “ma­pa de ce­jas” pa­ra de­ter­mi­nar las tres lí­neas cla­ve que nos ayu­da­rán a dar­le la for­ma co­rrec­ta. Pa­ra sa­ber dón­de de­be co­men­zar la ce­ja, tra­za­mos una lí­nea ima­gi­na­ria des­de la ale­ta de la na­riz pa­san­do por el la­gri­mal has­ta al­can­zar­la. Pa­ra sa­ber dón­de de­be­ría ar­quear­se, tra­za­mos una nue­va lí­nea ima­gi­na­ria que co­mien­ce en la ale­ta de la na­riz y pa­se por el bor­de ex­terno del iris. Fi­nal­men­te, pa­ra ave­ri­guar dón­de de­be ter­mi­nar se tra­za otra lí­nea des­de la ale­ta de la na­riz que pa­se por el la­do ex­terno del ojo”.

¿Cuál es el tono per­fec­to?

To­do de­pen­de del co­lor de tu ca­be­llo. Si eres ru­bia, lo más ade­cua­do es que te ma­qui­lles con un lá­piz o gel de tono al­go más os­cu­ro que tu co­lor de pe­lo. Si eres cas­ta­ña o mo­re­na, de­bes es­co­ger un tono si­mi­lar al tu­yo na­tu­ral. La di­rec­to­ra de la es­cue­la Mary Ma­ke-Up lo re­su­me así: “Las ru­bias de­ben usar un ma­rrón cla­ro y huir de los que ti­ran a na­ran­ja; las cas­ta­ñas, ma­rrón me­dio, y las mo­re­nas, un lá­piz os­cu­ro”. Ja­red acon­se­ja ir pro­ban­do di­fe­ren­tes co­lo­res has­ta dar con el tono ideal pa­ra ca­da una.

¿Có­mo ha­cer que du­re to­do el día?

Es la ma­yor preo­cu­pa­ción, por­que a ve­ces em­pie­zan a es­tro­pear­se con el pa­so de las ho­ras, pe­ro tam­bién pa­ra ello nues­tros ex­per­tos tie­nen so­lu­ción. La zo­na de la ce­ja de­be es­tar lim­pia y se­ca an­tes de co­men­zar a pin­tar, pa­ra que no que­den res­tos de cre­mas o acei­tes. Pa­ra ase­gu­rar­nos de que es así, con­vie­ne es­pe­rar unos mi­nu­tos tras la ru­ti­na cos­mé­ti­ca ha­bi­tual. Se­gún el ex­per­to de Be­ne­fit, la cla­ve es­tá en uti­li­zar un pro­duc­to fi­ja­dor des­pués de apli­car­te el ma­qui­lla­je. Tam­bién pue­des uti­li­zar pro­duc­tos de lar­ga du­ra­ción, in­clu­so wa­ter­proof.

¿Qué pa­sa con las ca­nas?

Ja­red nos da la so­lu­ción: “Con­ven­dría te­ñir­las en un cen­tro es­pe­cia­li­za­do pa­ra que ade­más pa­rez­can más den­sas, y si lue­go hay cal­vas, ma­qui­llar­las. Si pre­fe­ri­mos no te­ñir, po­de­mos re­cu­rrir a un gel con mi­cro­fi­bras que apor­te co­lor”. En un bar de ce­jas de Be­ne­fit (los hay en to­da Es­pa­ña), el tin­te, acom­pa­ña­do de una de­pi­la­ción pre­via, cues­ta 32 eu­ros. Tam­bién se pue­de op­tar so­lo por el tin­te, pe­ro tie­ne que ser es­pe­cí­fi­co pa­ra ce­jas, co­mo hacen en Da­vid Lo­ren­te (Ma­drid). Su pre­cio es de 10 eu­ros y ade­más te hacen una prue­ba pre­via de aler­gia pa­ra evi­tar sor­pre­sas des­agra­da­bles.

¿Y cuan­do se cae el pe­lo?

Co­mo el del res­to del cuer­po, es­te pe­lo se cae y tie­ne una fa­se de nue­vo cre­ci­mien­to que du­ra al­re­de­dor de un mes. Ese es su ci­clo na­tu­ral, pe­ro en oca­sio­nes, bien por na­tu­ra­le­za, fal­ta de vi­ta­mi­nas, ci­ca­tri­ces o al­te­ra­cio­nes en la piel, bien de­bi­do a al­gu­nas en­fer­me­da­des (li­quen plano, lu­pus, alo­pe­cia area­ta o tri­co­ti­lo­ma­nía, es de­cir la ma­nía de ti­rar de ellas) la ce­ja apa­re­ce po­bre. Jun­to a los tra­ta­mien­tos cos­mé­ti­cos re­vi­ta­li­zan­tes pa­ra po­ten­ciar su cre­ci­mien­to, con­ta­mos con otras op­cio­nes es­té­ti­cas co­mo las ex­ten­sio­nes de ce­jas. Se rea­li­zan con pe­los he­chos de se­da na­tu­ral, de los que ele­gi­mos el co­lor y el gro­sor, y se pe­gan con un ad­he­si­vo to­tal­men­te se­gu­ro, imi­tan­do la di­rec­ción y for­ma de las na­tu­ra­les. Du­ra en­tre dos y tres se­ma­nas. En D-Uñas, con cen­tros en to­da Es­pa­ña (de 40 a 120 €). La mi­cro­pig­men­ta­ción es otra so­lu­ción y con­sis­te en ta­tuar­las con pig­men­tos. Aun­que exi­ge un re­to­que pe­rió­di­co, re­sul­ta muy prác­ti­co (des­de 350 €). Tam­bién exis­te la op­ción del tras­plan­te, que se ha­ce de for­ma si­mi­lar al de ca­be­llo. Se ex­traen uni­da­des fo­li­cu­la­res de la re­gión do­nan­te (nu­ca, pu­bis o axi­la) y pos­te­rior­men­te se in­jer­tan en la zo­na. La in­ter­ven­ción du­ra en­tre dos y tres ho­ras (en In Hair Cli­nic, del doc­tor Fe­de­ri­co Ma­yo, de 2.000 a 3.000 €).

¿Exis­te el ‘con­tou­ring’ de ce­jas?

“Sí, exis­te. y con­sis­te en di­si­mu­lar de­fec­tos ju­gan­do con la for­ma de las ce­jas. Así, cuan­to más jun­tas es­tán, más fi­na pa­re­ce­rá la na­riz y al con­tra­rio: unas ce­jas se­pa­ra­das con­si­guen apor­tar cuer­po a una na­riz de­ma­sia­do es­tre­cha. Si que­re­mos alar­gar óp­ti­ca­men­te el ros­tro, di­bu­ja­re­mos las ce­jas más lar­gas, mien­tras que si lo que desea­mos es ha­cer que pa­rez­ca ova­la­do, las acor­ta­re­mos”, ex­pli­ca Ja­red Bai­ley. Son tru­cos de ex­per­to que con­si­guen dar ar­mo­nía al ros­tro y que po­nen el to­que má­gi­co a un ma­qui­lla­je lu­mi­no­so y re­ju­ve­ne­ce­dor. Unas ce­jas cui­da­das son el pri­mer pa­so pa­ra lo­grar una mi­ra­da diez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.